Tirofijo resucitó

Un colombiano crea un relato de ficción sobre el encuentro entre Alape, Márquez y Tirofijo, luego del concierto de los Rolling Stones en La Habana

Por: David Fernández
marzo 31, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tirofijo resucitó

Una vez terminado el vibrante y extraordinario concierto de los Rolling Stones en la ciudad de la Habana, los señores de las Farc, desorientados, confundidos y no menos bloqueados ante tremenda carga de Rock and Roll y atiborrados con un idioma que ellos odiaron por muchos años, regresaron a la cómoda y paradisíaca residencia que les asignó el gobierno castrista. Pastor Álape iba abrazando a su novia guerrillera tarareando Satisfaction  y caminando en zig-zag en virtud a los traguitos que se tomó a hurtadillas. Atrás le seguía Iván Márquez, que iba abrazado con la guerrillera holandesa Tanja, cuyo amor por su comandante es tan falso como los matrimonios que arreglan en algunas comunidades orientales. Timochenko, quien no había tomado absolutamente nada, pues mientras los Rolling Stones tocaban sus delirantes canciones, él se la pasó meditando durante el concierto de cómo se habían perdido de muchas cosas que la pequeña burguesía ofrecía. Antes, había sufrido una depresión en el partido de béisbol porque lamentaba que ese episodio no hubiese ocurrido en Colombia bajo el poder de las Farc.

Pues bien, cuando llegaron al Resort asignado, encontraron un alboroto armado. ¡Quién lo creyera! Tirofijo había resucitado y los estaba esperando con una furia parecida a la que exhibían los talibanes en sus mejores tiempos. Todos estaban sorprendidos y se arrodillaron al unísono como feligreses ante un santo. "Dejense de pendejadas y levantense, pues tenemos que hablar seriamente, partida de guevones".

-Pero, maestro -contestó nervioso Pastor Álape- permítanos abrazarlo.

-Tu cállate, imbécil, que por tu culpa la pequeña burguesía nos está dando duro por Twitter- dijo Tirofijo visiblemente irritado y con una ganas tremendas de hacerle un juicio sumario a Álape.

Tirofijo volvió su rostro adusto a Timochenko y le preguntó a quemarropa: ¿de quién fue la idea de ir al concierto? Timochenko empezó a gagear y a musitar palabras inentendibles. Hasta que rompió en llantos por la embarrada. Iván Marquez quiso decir algo, pero Tirofijo lo mandó a callar diciéndole lo siguiente: tu me vas a explicar varias cositas, entre ellas el noviazgo con la gringa Toña.

-Supremo y eterno líder, ella es holandesa, no gringa, y se llama Tanja, no Toña. Y es revolucionaria. Amiga de nuestra causa-, expresó Ivan Marques un poco asustado.

-No me vengas con excusas baratas, el que no hable español al estilo guerrillero o cubano es un vil enemigo, y está señorita podría mañana arrepentirse como lo hizo Tania, la guerrillera que reclutaron las panteras negras en los Estados Unidos. ¿Acaso no les enseñé que desconfiaran hasta de su madre? Además, con tantas niñas que hemos reclutado, ninguna les simpatizó? ….Bueno, no me han respondido la pregunta que les hice: ¿de quién fue la idea de ir al concierto?

-De Raúl Castro, reputado maestro-, dijo Timochenko con lágrimas en los ojos.

-Mentiras, respondió airado Tirofijo-. Ese viejo, como yo, no le gusta esa vaina. ¿Acaso no recuerdan que cuando la revolución comenzó esa música era considerada una perversión para nuestra sana y límpida batalla imperialista?

-Pero el invitó a los rolin-es-ton, maestro, y nosotros fuimos porque no teníamos nada que hacer hoy.

Mira, pendejo, Raúl invitó a los rolien-eston por estrategia; para apaciguar a unos marihuaneros de la isla que andaban con la cantaleta: ¡quiero rock! Yo les pregunto, partida de inútiles: ¿desde cuando acá ustedes les gusta el rock? ¿Qué pasó con la guabina y el joropo que tanta veces bailamos en las montañas? ¿Qué pasó con la música de Silvio Rodriguez y el himno Gracias a la Vida, de Merceditas Sosa? Ahora se volvieron peor que los pequeños burgueses, pues; imitándolos en sus malas costumbres y alienados a una cultura que embrutece hasta los tuétanos. Y peor aún, cantando en inglés el idioma del imperialismo. Cojan ejemplo de Romaña, que prefirió quedarse armando más tomas a lo Conejo, en vez de andar bailando como el tal 'Mic llager'.

-Bueno, hablando de otra cosa, ¿de quién fue la idea de firmar el 23 de marzo? -, preguntó Tirofijo con los ojos desorbitados por la ira.

Esa sí no fue idea de nosotros, supremo y santo líder. Fue de Juanma, contestó Timochenko ya recuperado de su llanto de niño.

-A propósito, maestro, ¿cuándo cree usted que debemos firmar?-, preguntó Iván Marquez con temor reverencial.

-Cuando tengamos el poder -contestó Tirofijo-, con una risotada tan fuerte que hizo levantar del estado soporífero a Fidel Castro. Luego desapareció de la misma forma real y verídica como subió Mahoma al cielo desde Jerusalén.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2314

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Carta de invitación a la fiesta de la paz

Carta de invitación a la fiesta de la paz

Los tenderos vecinos de las Zonas veredales, victimas del incumplimiento del gobierno

Los tenderos vecinos de las Zonas veredales, victimas del incumplimiento del gobierno

Nota Ciudadana
Me declaro en férrea oposición a la propuesta política de las FARC

Me declaro en férrea oposición a la propuesta política de las FARC

Nota Ciudadana
¿Qué será de las FARC como partido político?

¿Qué será de las FARC como partido político?