El Show de Suso, bandera de un país mediocre

"Los invitados responden las preguntas estúpidas del singular personaje"

Por: Fabio Andrés Olarte Artunduaga.
agosto 13, 2014
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El Show de Suso, bandera de un país  mediocre
Foto: taringa.net

Hablar de la baja calidad de televisión que tenemos en Colombia, a grandes rasgos, no es nada nuevo. De hecho, es tan común que no es más que el resultado de un proceso cognitivo que sucede, constantemente, en el cerebro de varios colombianos. Lamentablemente, un número significativo de personas, mantiene a programas y canales de televisión en la cúspide de las estadísticas de teleaudiencia del país. Las bases de tal triunfo, son algunos cánceres de nuestro pueblo como la mediocridad, morbo y facilismo. Ejemplos hay miles. Las narconovelas, los noticieros, series, etc. Aunque todo esto, no es nada comparado con un programa en particular que, más allá de cualquier queja superficial, llama mi atención por los millones de seguidores que tiene. Su nombre es: The Suso's Show.

Aunque en sus inicios el Talk Show era solamente emitido, y pensado, para un público regional, a partir del 2011 cuando la más grande prostituta del país, RCN, puso sus ojos en él, se disparó la cifra de teleaudiencia del programa en todo el país. Ya no sólo iba a ser visto por el pueblo antioqueño. El humor paisa, de un momento a otro, tuvo que empezar a ser comprendido por todos los colombianos. Y al parecer lo logró rápidamente. Desde el mismo 2011, y hasta ahora, barre en los sondeos de rating de todo Colombia. Ese no es el problema, lo que me preocupa son las consecuencias de sus libretos.

El programa de comedia, por desgracia, no puede llegar a ser comparado con lo que fue en su momento cualquier espacio de Jaime Garzón o incluso con el trabajo de Martín de Francisco y Santiago Moure. Hecho que realmente es una pena, porque sería un espacio magnífico para sacar de la ignorancia a un país que sabe más de la vida de Carolina Cruz que de las leyes que, diariamente, saca el congreso.

Durante una hora, aproximadamente, Dany Alejandro Hoyos representa a un personaje que buscaba emular a nuestro extrañado Heriberto de la Calle, pero que no llega a ser más que el resultado de lo que sería una mezcla entre Cristina Saralegui y Luis Carlos Vélez. Usa ropa ridícula, deforma el lenguaje, exagera las situaciones y es una invitación constante a disfrutar del morbo. Pero eso le encanta a la mayoría de los colombianos. Por eso es exitoso y, seguramente, por eso mismo nos va como nos va en las pruebas PISA, aunque después nos sorprendemos. Un espacio como este, claramente, debería ser aprovechado por una persona con unas cualidades lingüísticas, académicas, racionales y con el carisma de un Andrés López. Tal vez él sí tiene esos momentos de genialidad que tanto necesitan ver los más jóvenes de este país desangrado. Por supuesto hablo de Dany Alejandro personificando a Suso, no tengo nada en contra del ser humano como tal. Él no deja de ser un trabajador honesto de nuestro país.

Suso, domingo a domingo, entrevista a divas del país, actores, cantantes, presentadoras, etc. Todo ese mundo rosa que mantiene al país conectado a la caja boba, cuenta detalles personales y "goza" con el particular entrevistador. Incluso hace poco sentó al 10 de nuestra selección en su set. De hecho, la presentación de James, como era de esperarse, fue uno de los picos más altos de sintonía en los últimos tiempos en la televisión nacional. Cualquier personaje de actualidad, inevitablemente, va a responder las preguntas estúpidas del singular personaje. Colombia entera se detiene. Niños, jóvenes, ancianos, ricos, pobres, mujeres, hombres, jefes, empleados, etc. No pueden dejar de seguir el programa. RCN está de fiesta, mientras la mediocridad se frota las manos. Y esto no parece estar cerca de terminar. El doble sentido, la grosería y los chistes "fáciles" de comprender para la mayoría, son una fuente de ingresos para el canal. Colombia pide más Suso a gritos.

El facilismo, bandera de millones de colombianos, hace que cada intervención de Suso, con su humor plano, seco y sin mucho fondo sea maravillosa. Porque claro, nos gusta lo fácil, lo inmediato. No tenemos un paladar exquisito, incluso, para deleitarnos con un humor más fino, elaborado y sofisticado. Los niños y jóvenes, ahora, quieren hablar como él, actuar como él, pensar como él. En suma, ser él. Suso "el paspi", en definitiva, es el humor que necesita y puede comprender un país en el que se le reduce el presupuesto a Colciencias. Colombia está, al parecer, condenada a seguir siendo feliz con una persona que tiene como "gran" obra cómica, el hecho de anteponer una s a la última sílaba de cada palabra. Nunca vamos a escuchar a Suso citando a un escritor, por ejemplo. Eso no vende, eso es de gente aburrida como los que pensamos esto. Hay que continuar con el tributo a la ignorancia.

Para concluir, solamente resta decir: ¡Gracias Suso!, muchas gracias te da el pueblo brillante que te convirtió en un icono cultural, mientras los verdaderos artistas pasan necesidades para dejar el nombre de nuestro país en alto. Por eso, en nuestra amada Colombia, aplica plenamente una de las frases célebres más conocidas del mundo que nos dejó Groucho Marx: Encuentro la televisión muy educativa. Cada vez que alguien la enciende, me retiro a otra habitación y leo un libro.

@andresolarte
#DESPIERTACOLOMBIA.

-.
0
35567
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Los municipios de Hidroituango beneficiados de Antioquia Iluminada

Los municipios de Hidroituango beneficiados de Antioquia Iluminada

Brincando en una pata con Tom Cruise

Federico Gutiérrez el nuevo alcalde de Medellín que derrotó al uribismo

Federico Gutiérrez el nuevo alcalde de Medellín que derrotó al uribismo

Nota Ciudadana
Rodolfo Hernández, ¿otro Sergio Fajardo?

Rodolfo Hernández, ¿otro Sergio Fajardo?