¿Tendremos otro año igual a los demás?

¿Será posible, bajo estas absurdas condiciones, revertir algún día estas tendencias?

Por: Octavio Cruz González
enero 28, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
¿Tendremos otro año igual a los demás?
Foto: Leonel Cordero

No pretendo hacer otro listado más de la cantidad de promesas incumplidas e incumplibles que permanentemente escuchamos, pero el hecho es que en Colombia iniciamos este año tal cual terminó el otro. O sea, volviendo y haciendo continuo un consecutivo atemporal, el cual nos ha sido impuesto con el correr del tiempo, en cuanto que nos mantenemos viviendo entre mentiras y engaños, sin importarnos como ciudadanos lo más mínimo de donde provengan estas y estos.

Pueden salir de las bocas de los mismísimos congresistas, provenir directamente de labios de nuestro presidente, incluso desde los pulpitos de las iglesias, o a partir de lo que informan las industrias, igual de los partidos políticos, inclusive de los mismos centros educativos, supuestamente constituidos históricamente para enseñar la ética individual y pública; actuando y siendo entonces una ciudadanía que choca permanentemente contra su propia realidad, la misma que está siendo impuesta por nuestra clase política y dirigencial, donde apenas, como individuos, cumplimos el papel de idiotas útiles, puesto que estos llevan bastante tiempo convencidos, y empoderados, sobre el papel que cumplen para ellos las instituciones del Estado, como igual su erario.

Han utilizado los recursos de las necesidades generales como la principal fuente de todos sus ingresos, contando que, como sociedad, nos acostumbramos a actuar con total indiferencia e indolencia ante sus actos inmorales, desechando de paso la única, la mayor y la mejor alternativa que disponemos, la de unirnos, ajenos a nuestras diferencias y creencias políticas y religiosas, para así poder hacer verdadero control fiscal, pudiendo incluso lograr alcanzar, con esto, evitar los efectos de una corrupción avasallante, que aquellos nos han impuesto como normalidad social.

Siendo un país demasiado rico en recursos, naturales y humanos, hemos sido y estamos completamente convencidos de ser pobres, física y mentalmente, lo cual necesariamente nos transforma en seres patológicamente inútiles e incapaces para combatir los males que tanto nos aquejan. ¿Será posible, bajo estas absurdas condiciones, algún día, revertir estas tendencias? ¿Aunque sepamos que estamos en manos, y en poder, de unas clases dirigentes mentirosas e inmorales, tendremos la capacidad de elegir personajes diferentes? ¿O será, más bien, que estamos inmersos en una realidad imposible de cambiar, y por tanto condenados a padecerla eternamente?

A cada uno de los colombianos nos corresponde contestar estas cuestiones, para intentar encontrar otro camino, ojalá distinto al rumbo que desde tiempo atrás tenemos, casi que signado por nuestro destino egoísta y antisocial, ajeno al amable y comunal que necesitamos para mejorar nuestro horizonte como nación.

-.
0

"Las mujeres negras: bravas, perezosas y brujas": el racismo en la campaña contra Francia Márquez

Los sapos que no se tragarían los uribistas frente al Acuerdo de Petro

Los sapos que no se tragarían los uribistas frente al Acuerdo de Petro

¿A qué le temen los empresarios en un gobierno de Petro?

¿A qué le temen los empresarios en un gobierno de Petro?

Informe Final de la Comisión de la Verdad, Renuncia de Zapateiro, ¿Fin a las corralejas?: El Resumen

Informe Final de la Comisión de la Verdad, Renuncia de Zapateiro, ¿Fin a las corralejas?: El Resumen

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus