Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

El Sur de la Florida: un desarrollo urbano apartado de su realidad ambiental

“Florida es una civilización artificial, diseñada y con aire acondicionado para aislar a sus residentes y turistas de las realidades de su paisaje natural”

Por:
Septiembre 10, 2017
El Sur de la Florida: un desarrollo urbano apartado de su realidad ambiental

Hoy en día, el sur de la Florida se ha transformado en un paraíso subtropical para millones de residentes y turistas, una gigantesca megalópolis. Por lo tanto, es fácil olvidar que el sur de la Florida fue una vez la última frontera de Estados Unidos, generalmente descartada como un desierto inhabitable e indeseable. Iza Hardy escribió en un libro de 1887 titulado “Naranjas y cocodrilos: Esbozos del sur de la Florida”. Y Hardy sólo se aventuró hasta el sur de Orlando, que es en realidad el centro de la Florida, cerca de 250 millas al norte de Miami. Miami ni siquiera fue incorporada como ciudad hasta 1896. E incluso entonces un visitante temprano declaró que, si él fuera dueño de Miami y el infierno, él alquilaría Miami y viviría en el infierno.

Realmente la única razón por la que el Sur de la Florida permaneció tan desagradable y tan vacía durante tanto tiempo: el agua. La región era demasiado empantanada y pantanosa para el desarrollo. Sus tierras bajas eran demasiado vulnerables a las tormentas e inundaciones. En el siglo XX, la Florida declaró la guerra al agua, jurando someter a la Madre Naturaleza, y eventualmente creando vastas franjas de llanuras libres de inundación para que personas como el presidente Trumph pudieran construir sus campos de golf. El control del agua, incluso más que el aire acondicionado o el spray de insectos, permitió el espectacular crecimiento del sur de la Florida. Y ahora que mucho de su pantano ha sido drenado, es un lugar bastante impresionante para vivir, mucho mejor que Boston o Brooklyn en el invierno, y, por razones económicas y políticas obvias, mucho mejor que La Habana o Caracas todo el año.

Los ingenieros norteamericanos contra la Madre Naturaleza, construyeron un sistema de manejo de agua, 2.000 millas de diques y canales junto con bombas poderosas para tomar el control de casi cada gota de agua que cae en el sur de la Florida, llevándola al mar para evitar inundaciones en las llanuras. Hicieron posible que los estadounidenses cultivaran 400,000 acres de campos de azúcar en el norte de los Everglades, crear Disney World en las cabeceras de los Everglades, y conducir las autopistas Palmetto y Sawgrass, donde solían estar las palmas y las juncias.

Inundaciones por el huracán Irma

Pero sólo hicieron que el sur de la Florida fuera seguro la mayor parte del tiempo, no todo el tiempo. Como la mitad de los Everglades ha sido drenada o pavimentada para la agricultura y el desarrollo, en la temporada de lluvias, los administradores de agua tienen que descargar el exceso de agua en los estuarios y lo que queda de los Everglades. Agua que ya no está disponible en la estación seca, por lo que el sur de la Florida ahora se enfrenta a sequías estructurales que crean incendios forestales en los Everglades y ponen en peligro el agua potable de la región, que pasa a sentarse debajo de los Everglades. Mientras tanto, los propios Everglades (una vez calificados como un remanso vil, ahora reverenciado como un tesoro ecológico) tienen todo tipo de problemas propios, incluyendo 69 especies en peligro de extinción. En 2000, el Congreso aprobó el proyecto de restauración ambiental más grande de la historia para tratar de resucitar los Everglades, un esfuerzo sin precedentes para solucionar los problemas de agua del sur de la Florida para las personas y las granjas, así como la naturaleza. Pero 17 años después, prácticamente no se ha avanzado. Es un verdadero lío.

Pero la madre naturaleza todavía consigue manifestarse. El control del agua ha devastado a los amados Everglades y al resto del ecosistema del sur de la Florida de formas que ponen en peligro la forma de vida, así como la flora y la fauna locales. Y a veces, como se recuerda en estas épocas, el agua no puede ser controlada. Los huracanes rutinariamente han desgarrado el sur de la Florida incluso antes de que cientos de rascacielos relucientes y miles de subdivisiones de techos rojos brotaran en su camino. Hace veinticinco años, el huracán Andrew atravesó las afueras del sur de Miami, destruyendo gran parte a su paso.

 

Pero la cuestión fundamental es que el sur de la Florida es una civilización artificial, diseñada y con aire acondicionado para aislar a sus residentes y turistas de las realidades de su paisaje natural. Llaman al departamento de control de animales cuando los caimanes vagan por los patios traseros, y no se les ocurre que son los humanos quienes vagan por el patio trasero de los cocodrilos. La mayoría de los habitantes del Sur de la Florida no piensan mucho en el cambio climático, a pesar de que está creando tormentas más intensas, a pesar de que el aumento de los mares alrededor de Miami Beach ahora inunda los barrios bajos en días soleados durante la marea alta. La gente tiende a no pensar demasiado en las amenazas existenciales a los lugares donde viven. Sólo viven.

*Tomado de Politico – Michael Grundwald

Publicidad
0
10475
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
El colombiano que puede ser alcalde de Miami

El colombiano que puede ser alcalde de Miami

Alfred Santamaría quien nació en Barranquilla y dejó el país a los 13 años, aspiraría a reemplazar a Jeb Bush por los republicanos
‘No más lamentos si no hacemos nada para evitar personas como Omar Mateen’

‘No más lamentos si no hacemos nada para evitar personas como Omar Mateen’

Opinión de Mauricio Soza sobre el ataque al club gay en Estados Unidos que dejó más de 45 muertos