Las sombras de Miller

34 años de la muerte del escritor estadounidense

Por:
junio 08, 2014
Las sombras de Miller

Hace 34 años murió en Los Ángeles el escritor estadounidense Henry Miller; sus obras, como su propia vida, son el auténtico testimonio de una transgresión.

En el prefacio de la obra Los libros de mi vida, escrito cuando Miller tenía algo más de 70 años, el novelista escribe: “Para el escritor un libro es algo que debe vivirse, es una experiencia, no es un plan que se ejecute de conformidad con normas y especificaciones.” En ese volumen autobiográfico, como en toda su obra, encontramos un hombre que trazó su retrato en las páginas de una sucesión de ciudades, sótanos, viajes, amigos y mujeres amantes, centenares de ellas que, como trenes incansables, atraviesan de lado a lado las páginas de sus obras que, durante años, estuvieron prohibidas porque corrompían a los lectores estadounidenses.

Empezó a escribir novelas después de los 40 años y con su primera obra, Trópico de cáncer (1934),  encontramos a un artista que, en medio de un mundo sumido en una profunda crisis, anda y desanda, durante largas jornadas de bohemia acompañadas por el desenfreno sexual y etílico, las calles de París en los años previos a la Segunda Guerra. En esta galería de entrepiernas húmedas y plegarias obscenas por un mundo que se deshace a pedazos, Miller realiza un primer gesto de desprecio (vendrían otros como en el libro Pesadilla de aire acondicionado de 1945 y en 1952 El tiempo de los asesinos) contra una sociedad tan puritana que, como la norteamericana, está seducida por la banalidad y las falsas ilusiones.

En Trópico de capricornio (1939)y El coloso de Marusi (1941) los personajes que cuentan las historias siguen siendo un eco de las experiencias vividas y de las luchas internas de un escritor que antes de los 16 años abandonó el colegio (como Holden Caufield, ícono de la rebeldía adolescente y protagonista de la novela de J.D. Salinger El guardián entre el centeno), comenzó a ejercer la sastrería, el oficio de su padre, y se casó con Beatrice Sylvas, su primera esposa. Tres años después se separa de Beatrice, abandona el trabajo como sastre y a partir de allí vendrían los viajes, la literatura, las mujeres, muchas mujeres, los libros y los amigos.

El escritor de la trilogía de libros en los que reconstruye las relaciones amorosas con sus esposas y amantes (entre ellas June Miller y la escritora Anais Nin) denominada la crucificción rosa: Sexus (1949), Plexus (1953) y Nexus (1960), es un artista que bendice la desnudez y el sexo y responde iracundo contra una sociedad adoradora del automóvil, del confort y en la que hay una ruptura trágica entre el hombre y la naturaleza; “Si fuéramos verdaderamente lúcidos, nos aturdiría el horror de la vida cotidiana" sentenciaba un hombre que vivió en un combate sin tregua entre sus dioses y sus demonios y a quién lo sorprendió la muerte en junio de 1980 viviendo con la, mucho más joven que él, japonesa Hokie Tokuda, su cuarta esposa. Que los adolescentes y los espíritus enfebrecidos del mundo no paren de leer los libros de Henry Valentine Miller.

-Publicidad-
0
568
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus