Sobre los "oligarcas", sean rusos o estén de paso por Chiribiquete

Si a los "oligarcas rusos" los llamáramos simplemente "billonarios" tal vez estos personajes llegarían a parecerse demasiado a los "nuestros"

Por: Gisela Ruiseco
marzo 07, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Sobre los
Foto: Wikimedia

Uno de esos personajes —productos de nuestros tiempos— que llamamos "billonarios" se pasó estos días por Colombia, listo para hacer el bien. ¡Que tan atareado se vio al presidente Duque! Había que llevar al ilustre señor (que no ilustrado) de paseo por Chiribiquete, emitiendo dióxido de carbono aquí y allí*. Valdrá la pena. ¡Salvaremos el Amazonas colombiano, sin siquiera tener que empezar a contemplar las causas de la destrucción!

Veamos. Hay miles de científicos trabajando a tiempo completo, dilucidando la alta complejidad de las destrucciones que estamos causando en el planeta, y las formas de mitigarlas. Líderes sociales y habitantes de las zonas de destrucción están movilizados y también son expertos en lo que está sucediendo. Hay canales democráticos para que organicemos en colectivo, también a través del Estado, el cómo iremos enfrentando las emergencias medioambientales varias.

Sin embargo, quien podría decidir qué y cómo se va a invertir para mitigar la destrucción del Amazonas es el billonario. Puede que tenga las mejores intenciones, no se le niegan. Pero, ¿por qué acudimos hoy, como sociedad, a alguien que no tiene ni de lejos el saber necesario para entender en qué está interviniendo? Está claro: porque su riqueza equivale a tres cuartas partes del PIB nacional. Hoy el dinero lo acumulan muy pocos pues, según ideología contemporánea, lo de recoger impuestos del que más tiene no es bien visto. Tampoco son hoy los Estados los que organizan los viajes a la luna.

Dependemos entonces del criterio de una sola persona enriquecida. Estamos igual que en tiempos predemocráticos, en los que seguramente se sufría en comunidad y en silencio ante la expectativa de si el rey o noble de turno saldría inteligente o bruto, malvado o benévolo. Bueno, no, no estamos igual: hoy hemos creado una desigualdad jamas vista sobre este planeta.

Pasemos a un tema completamente distinto... Que les están confiscando los yates a los «oligarcas» rusos, leemos. Ahí si, asentimos, con una pizca de superioridad ética. Un oligarca ruso… tal vez también es mafioso (siempre salen en nuestra ayuda todo el batallón —metáfora bélica muy al caso— de prejuicios). ¿Pero es que además apoya a Putin? Pues ya está: se lo merece.

No percibimos agresividad detrás de esta ahora usual expresión que oímos por doquier. Y, sin embargo, el uso del término "oligarca" en los grandes medios no es para nada normal, pues a nuestros propios grandes oligarcas occidentales hemos visto los llamamos «billonarios». Al que se le ocurra decirles oligarcas va a parar inmediatamente a la esquina de los "comunistas". Y sin embargo, la expresión está hoy, con naturalidad, omnipresente en todos los medios. Pues esta diferenciación en el lenguaje es también una entre un «nosotros» y un «ellos», buenos y malos, necesaria para hacer la guerra.

Si a los "oligarcas rusos" los llamáramos simplemente "billonarios" tal vez estos personajes llegarían a parecerse demasiado a los "nuestros". Tendría alguien que escandalizarse porque les confisquen los yates... o ¿será mas bien que hasta se nos ocurriría confiscarles también los yates a los nuestros, por ejemplo para cubrir su déficit en el pago de impuestos?

Nota: A propósito, el 1 % de la población mundial con más ingresos, ¿que nombre le ponemos?, es responsable del 17 % de emisiones de carbono globales. Si les agregamos el siguiente 9 % más rico, esta población mínima es responsable del 48 % de las emisiones que nos tienen en emergencia climática global (World Inequality Database). A mencionar también: reducir la desigualdad exacerbada en los últimos decenios ayudaría a reducir las emisiones e CO2, como apuntan McGee y Greiner (2018).

 

-.
0
100
Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

Francesco Petro, el abuelo italiano de Gustavo Petro, más rebelde que él

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

El trágico final de los dos profesores más queridos de Gustavo Petro

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

¿Podrá Gustavo Petro cambiar la política contra las drogas sin permiso de Estados Unidos?

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Francia Márquez, la mujer afro que conquistó la Casa de Nariño: historia de un milagro social

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus