Sobre la romantización de la cuarentena y otros privilegios de clase

"Las clases obreras y medias, saldremos vivos, pero con una condena de por vida, endeudados hasta más no dar y sin ninguna otra opción que vendernos como esclavos"

Por: Juan Gómez
abril 03, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Sobre la romantización de la cuarentena y otros privilegios de clase
Foto: Pixabay

Dentro de la tendencia de comparar la lucha contra la pandemia del COVID-19 con una guerra cabe anotar que, en términos militares, la medida de cuarentena podría definirse como una táctica de “tierra quemada”. En dicha táctica se busca detener el avance enemigo arrasando con la infraestructura existente, lo mismo que se está haciendo con el virus; restringir la salida de personas para detener el ascenso del número de contagios.

Por regla este suele ser el último recurso en una guerra, pues si bien hace que el avance sea más lento, es profundamente contraproducente para quienes habitan en dichas áreas, pues no solo los deja a la deriva, si no que les priva de los medios para su subsistencia, a lo que se suma que en caso de ser efectiva a largo plazo y el territorio pueda ser recuperado, el atraso en el que se le sumerge lo castiga con consecuencias negativas que se viven a pesar de la victoria.

Algo muy similar es lo que estamos viviendo hoy en día. Nos hacen quedar en casa para evitar el contagio, pero nos dejan a la deriva, nos ordenan parar y nos dan uno que otro paño de agua tibia para que lo aceptemos, ignorando que en este país mueren muchas más personas por enfermedades más agresivas sin que se tome ninguna acción. Y entonces surgen sofismas como: “la vida por encima de la economía” y quienes se lo creen ignoran que la economía no es un ser pensante y sintiente, que la economía es una variable que afecta la vida de todos, que no será la economía la que muera de hambre, si no las personas que se vean afectadas por dicha variable. ¿Y adivinen quienes se verán más afectados?

Las clases obreras y medias, que sí, saldremos vivos, pero con una condena de por vida, endeudados hasta más no dar y sin ninguna otra opción que vendernos como esclavos de quienes si podrán conservar su capital intacto durante esta emergencia y cuando esta se supere, saldrán a decir que ellos se meterán la mano al bolsillo para reactivar al mundo. Ah y el sofisma sigue, nos montan un circo y los privilegiados salen a mostrar su lado más humano, cientos de videos donde nos enseñan rutinas, recetas y pasatiempos para estos momentos ¿creen que nos alimentamos de buenas intenciones?

Qué clase de ser estúpido piensa que a don José, el que vive del diario, le preocupa encontrar una alternativa invertir su tiempo, si en realidad a él y a millones de familias colombianas esta cuarentena no les está dando más tiempo, si no que se los está quitando. Y la gran fuente de esta falla, los entes gubernamentales, tanto nacionales como locales, están blindando su imagen y ocultando su inoperancia para ejercer una acción efectiva contra el virus trasladando dicha responsabilidad al pueblo, diciéndonos cínicamente, que a pesar de que pagamos y mantenemos un sistema de salud, no podemos hacer uso de él. ¿Curioso no?

Un sistema que se paga por gran parte de la población, ya sea bajo modalidad de afiliados, beneficiarios de dichos afiliados y beneficiarios de subsidios, ahora resulta que no puede atender a todos, ¿dónde está el sentido de que lo paguemos? Y es que en nuestra realidad el verdadero virus mortal es la corrupción. Pero está bien, comprémosles el punto, aceptemos ser responsables y ejerzamos acción de prevención. No digo que no preservemos la vida, no digo que continuemos viviendo de la manera agresiva y temeraria con la que vivíamos antes de esta contingencia ni tampoco que sigamos en el juego de los grandes capitales y pongamos en juego nuestras vidas para mantenerlos a flote. Digo que deben ponerse sobre el papel mejores soluciones, la cuarentena es la vía fácil para quien es incapaz de actuar, así como lo es la táctica de tierra quemada para quien es incapaz de defender a su pueblo.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
2600

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
La crisis del coronavirus desde los ojos del humanismo

La crisis del coronavirus desde los ojos del humanismo

Nota Ciudadana
Estatua de la libertad, ¿en el lugar equivocado?

Estatua de la libertad, ¿en el lugar equivocado?

Nota Ciudadana
Violencia, el coronavirus colombiano

Violencia, el coronavirus colombiano

Nota Ciudadana
Coronavirus, el mejor amigo del gobierno Duque

Coronavirus, el mejor amigo del gobierno Duque