Sobre el Fondo de Estabilización de Precio del Café

¿Cómo obtener un ingreso cafetero constante y rentable? ¿Cuál sería el aporte del gobierno nacional? ¿De dónde saldrían los recursos estatales y en que cuantía?

Por: Oscar Gutiérrez Reyes
Junio 13, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Sobre el Fondo de Estabilización de Precio del Café
Foto: Pixabay

El 15 de mayo, la Comisión III del Senado dio primer debate al proyecto de Ley 117 sobre creación de un fondo de estabilización del precio del café. En representación de Dignidad Cafetera y Agropecuaria hablé en la comisión. Agradezco al senador Navarro y a la comisión la deferencia se tuvo con nosotros.

Para los productores de café, o de cualquier otro género agropecuario, disponer de precios de sustentación o de un precio que garantice —a través de un fondo o de periódicos subsidios estatales— un ingreso remunerativo por su actividad, no solo ordena el mercado, sino permite a quienes se dedican a tales actividades, ejercerlas sin estar sometidos a recurrentes crisis de ingreso, deudas bancarias impagables y riesgo de pérdida de la tierra que es, su principal medio de producción. Tener precios estables y sobre todo rentables es condición definitiva para desarrollar una economía agrícola próspera.

Ahora bien, ¿cómo definir esos precios, estables o rentables? Sin duda, no pueden ser precios que escasamente recojan los costos de producción o den —al productor— un ingreso de equilibrio entre esos costos —para producir el bien agrícola o pecuario— y el precio de venta de este. Los precios de estabilización de los productos del agro no necesariamente dan rentabilidad al productor, mientras que, los precios de sustentación garantizan obtener una tasa de ganancia para el productor. Los precios de sustentación son estables y rentables.

¿Cuánto debe ser esa tasa de ganancia? Debe ser igual a la tasa de ganancia media de la sociedad. Y, ¿quién la define? Existe la macroeconomía para definirla. Pero, podría afirmarse que debería ser igual a la tasa a la cual prestan —a los productores— los bancos comerciales, el capital financiero. O, puede definirse cualquier otro indicador, pero en todo caso deberá recoger siempre, lo indicado.

Al hablar de un precio de referencia debe dejarse resuelta la fórmula de calcular el mismo. Ello demanda un ejercicio que defina el costo de producción del bien referido, elemento indispensable para definir la franja de precios en la cual se moverá el ingreso mínimo del productor. Eso significa que deberá tenerse un modelo de costos de producción —incluido el costo de la tierra— que recoja todos los componentes y arrope a la gran mayoría de los productores.

Sin una tabla que desglose y defina los costos de producción y que permita —de acuerdo con su productividad y área sembrada— definir el ingreso mínimo, no será posible construir una franja de precios que compendie el costo de producción —por libra o kilo producido— que debe ser, la unidad de referencia.

El café tiene particularidades que hacen complejo fijar su precio de venta ya que, como producto de exportación, su precio interno se calcula con base en variables que no manejan los productores a saber: El precio de la libra en la bolsa de Nueva York —un precio, casi siempre, de especulación—. El precio del dólar en el mercado colombiano —definido por la revaluación o devaluación— y controlado por el Banco de la República y la prima del café colombiano que casi nadie sabe como se define, quién la define y a quién se paga. Esas tres variables definen, en el día a día, el precio interno del grano. Por eso, el precio de sustentación tiene que fijarse sobre precios de producción, tasa de ganancia y fijarse en pesos colombianos constantes.

Después del rompimiento del pacto internacional de cuotas —por la política de libre comercio aplicó Estados Unidos— la constante de la relación entre precio externo y precio interno es: largos períodos de precios bajos y cortos, cortísimos, períodos de precios altos. De ahí, las periódicas crisis de ingreso de los productores y las reiteradas protestas de los últimos 30 años.

La eliminación, en la práctica, del Fondo de Sustentación del precio del café, que funcionó durante casi 50 años, condujo a recurrentes crisis de ingresos y a la caída de la producción nacional del grano.

¿Cómo obtener un ingreso cafetero estable y rentable?

El proyecto 117 Senado plantea una especie de prima que asegure el ingreso a los cafeteros ante una caída de precios. Los productores propietarios de menos de 3 o 5 hectáreas recibirían un subsidio o aporte del Estado, a través del Fondo de Estabilización —para cubrir la prima del seguro de riesgo sobre el precio— y aquellos productores de más de 3 o 5 hectáreas tendrían que aportar una parte. Otra, la aportaría el Fondo Nacional del Café.

Lo que se subsidia no es el precio del grano, sino una prima de seguro del precio, o franja de precio, acordada. Eso introduce al capital financiero en el Fondo de Estabilidad del Precio del Café. Ese mecanismo, así propuesto, debe ser discutido ampliamente en el Congreso y por los productores cafeteros.

Muchas las preguntas: ¿Cuál sería el aporte del gobierno nacional? ¿De dónde saldrían los recursos estatales y en que cuantía? ¿A partir de qué precio interno se aplicaría el seguro de riesgo? ¿Cuánto sería el precio piso a partir del cual se cubre al productor? ¿El Fondo de Estabilización contrataría la prima con compañías de seguros públicas o privadas?

Se dice por parte del senador Navarro y Federación Nacional de Cafeteros que la prima costaría entre 120 y 150 millones de dólares anuales. ¿Debe aprobarse un fondo de estabilización cuyo eje será un nuevo negocio para el capital financiero? ¿Debe ser un Fondo de Sustentación de Precios Estatal? ¿Debe ser operado por Federación de cafeteros y el Gobierno Nacional? ¿Debe ser vigilado por organismos de control del Estado y con veeduría de Dignidad Cafetera?

Hay acuerdo para presentar a plenaria —del nuevo Senado— la iniciativa. Pero, todas estas preguntas, habrán de resolverse en su trámite. Dignidad Cafetera explicará el proyecto de ley y hará seguimiento buscando sacar adelante una ley que proteja, realmente, el ingreso de los caficultores. El compromiso de Dignidad Cafetera y Dignidad Agropecuaria se cumplirá, así ello implique, como seguramente será, la movilización y lucha social de los caficultores del país.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
732

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Timonazo del gobierno Duque para salvar 560 000 familias cafeteras

Timonazo del gobierno Duque para salvar 560 000 familias cafeteras

Nota Ciudadana
Por el derecho a la sindicalización

Por el derecho a la sindicalización

Nota Ciudadana
Los cafeteros en Colombia siguen pobres

Los cafeteros en Colombia siguen pobres