El silencio de los fusiles

"Hemos dado un paso histórico, pero debemos seguir trabajando para reafirmar que los acuerdos puedan materializarse y tengan seguridad jurídica"

Por: DIOGENES ARMANDO PINO SANJUR
junio 27, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
El silencio de los fusiles

El 27 de junio Colombia dejará de conocer a las Farc como grupo armado, porque en Mesetas (Meta) harán tránsito a la vida política. En un acto simbólico harán entrega de las armas y darán por terminado un conflicto de más de 53 años que ha ocasionado, muerte, dolor y sufrimiento al pueblo colombiano.

Son muchos los obstáculos que ha tenido que sortear el proceso de paz con la guerrilla de la Farc, pero con este acto se demuestra la voluntad inquebrantable de este grupo en apagar sus fusiles y cambiar la guerra por la política, de comenzar a construir una nueva Colombia desde las urnas y con propuestas.

A pesar del compromiso de las Farc con la dejación de armas, hemos encontrado como este proceso puede tener un retroceso, puesto que no se ha implementado lo pactado, lo que conlleva que la guerrilla no cuente con las garantías jurídicas que le permitan su reinserción a la vida civil y la participación política.

Por el contrario, como es costumbre encontramos como los opositores al proceso plantean como objetivo electoral que si el pueblo colombiano los respalda y ganan las elecciones en 2018 modificaran los acuerdos, amenazando con ello los avances alcanzados y condenando el proceso a un fracaso.

Colombia es un país que ha sufrido con la violencia, donde miles de familias han puesto su cuota de muerte, desplazamiento y dolor, por eso alcanzar la paz es un anhelo y un sueño que en otras ocasiones veíamos lejano, pero gracias a la perseverancia del gobierno y a la voluntad de paz de la guerrilla la vemos cada vez más cerca, no permitamos que regresemos a la barbarie por objetivos electoreros.

Nuestros hijos merecen que les brindemos una oportunidad, donde su futuro este centrado en una excelente educación, en un mejor sistema de salud, oportunidades laborales, mejoramiento de sus condiciones de vida, bienestar y no en empuñar un fusil y sufrir los estragos de una guerra nefasta y sin sentido.

Hemos dado un paso histórico, pero debemos seguir trabajando para reafirmar que los acuerdos puedan materializarse y tengan seguridad jurídica. Es preferible encontrar a los comandantes de las Farc discurseando con el ánimo que los apoyemos en sus ideales y proyecto político, que dando orden para que secuestren, bombardeen poblaciones, matan militares y recluten niños.

Con la entrega, se están silenciando 7 mil armas, que no serán utilizadas para agredir un Colombiano más, esto es un avance histórico que debemos apoyar y respaldar, no podemos permitir que la violencia nos trunque los sueños, nos extinga la esperanza, somos un país con grandes virtudes y mucho potencial, pongámoslo al servicio del perdón, la reconciliación y la paz, no del odio, la polarización y la guerra.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
394

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Lecciones para la paz: somos tan patriotas que nos creemos únicos

Lecciones para la paz: somos tan patriotas que nos creemos únicos

Nota Ciudadana
No habrá paz sin acceso a la energía

No habrá paz sin acceso a la energía

Nota Ciudadana
¿Cómo sería la educación colombiana en 2034?

¿Cómo sería la educación colombiana en 2034?

Nota Ciudadana
Reflexiones desde Barcelona sobre el proceso de paz

Reflexiones desde Barcelona sobre el proceso de paz