Opinión

Si yo fuera Maradona, ¡viviría como él!

Yo no quiero ser como Pelé. Burgués, cómplice, conforme. Yo quiero tener la rebeldía de Diego

Por:
noviembre 26, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Si yo fuera Maradona, ¡viviría como él!
Diego no morirá nunca

A principios de este siglo Maradona viajó a Pekín. Lo acompañaba el periodista Alejandro Fantino. Le dieron ganas de conocer la Ciudad Prohibida. “Acá nadie sabe quién soy, aprovechemos”. Al salir del hotel empezaron a llover chinos. En una cuadra lo rodearon dos mil personas. Se tuvieron que meter en el hotel de nuevo, espantados por la turba de fanáticos que querían robarse un pedacito de él.

Es imposible, con nuestras vidas miserables, con nuestra imposibilidad de esculpir algo tan hermoso como los dos goles a los ingleses, juzgar a Diego. ¿Qué mierda vamos a saber de los dolores de los dioses? Todos querían algo del Diego. Era como Jean-Baptiste Grenouille, el protagonista de El Perfume, que terminó despedazado por el encanto que producía su olor. Diego llegó a ser el personaje más mediático en una época en donde no existían redes sociales. Si iba a Inglaterra en los ochenta hasta Freddy Mercury quería sacarse una foto con él. Era la única persona a la que podía pasarle el teléfono Mick Jagger o podía hacer sentir como un niño a Kobe Bryant. No solo fue el hombre más hábil jugando fútbol, sino que también era bueno en todos los deportes. Jugaba al tenis con maestría, la encestaba cada vez que podía y manejaba la presión como ningún otro deportista en el mundo.

En las eliminatorias al mundial del 86 Argentina vino a jugar el Campín. El público bogotano había dejado sus buenas maneras, su frialdad, para gritarle porquerías al equipo de Bilardo. Maradona era el blanco de todos los objetos que lanzó la gente a la cancha. En el entrenamiento previo, sin despelucarse, Maradona tomó entre sus pies una naranja y empezó a hacer la veintiuna. El público cambió los abucheos por un aplauso atronador. Ese día Argentina ganó 3-1.

________________________________________________________________________________

Diego es el símbolo del pobre que le roba al rico, del David que es capaz de derrotar a Goliat

________________________________________________________________________________

Yo no quiero ser como Pelé. Burgués, cómplice, conforme. Yo quiero tener la rebeldía de Diego. Por eso a esta hora al frente de la Casa Rosada diez mil argentinos hacen fila para gritarle su amor por última vez. Diego era el niño de comuna que se levantó ante todas las adversidades, el joven que quería sacar a su familia de la pobreza jugando al fútbol y ser campeón del mundo con Argentina, una certeza que tenía clara desde los 13 años. Diego es el símbolo del pobre que le roba al rico, del David que es capaz de derrotar a Goliat. Por eso no podemos entender el dolor que se siente ahora en Nápoles. Cuando Diego fue presentado en el estadio San Paolo en 1983 ese equipo nunca había ganado una liga. Maradona no solo les entregó dos scudettos y una copa UEFA sino que los concientizó de que ellos eran tratados, en las ricas ciudades del norte, como los negros de Italia. El fervor de los napolitanos a Maradona se revela en un detalle absolutamente inusual: llenar su estadio en las semifinales del mundial del 90 para hincharle al equipo de Maradona y no a su selección, algo que nunca le perdonarían.

A Diego su vida se le empezó a escapar de las manos a los 16 años, cuando era la estrella de Argentinos Juniors. Desde ese año los medios lo acosaron, no pudo salir jamás a la calle, su único polo a tierra era Claudia Villafañe, su esposa, y cuando este lazo se rompió el barrilete cósmico salió volando al espacio sideral. La cocaína, las pastillas, las personas que poblaron el planeta Diego, terminaron quemando al ídolo. ¿Quién puede juzgarlo? Si, tiene razón Manu Chao, si yo fuera Maradona, viviría como él. Si tuviera ese poder intentaría socavar a la Fifa y gritarles que son el gran ladrón y hubiera sucumbido a una rumba de cinco días en Londres con Keith Richards y Pete Townshend. En un mundo sin poesía, dominado por tecnócratas nazis, es mejor ser Pelé que Maradona. En un acto de resistencia, con Diego aún sin ser sepultado, apelo al caos, a la rebelión, a la magia de verlo vengarse de los ingleses por las Malvinas usando sólo una mano. Diego no morirá nunca.

-.
0
8600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿Entonces el trago y la marihuana hicieron más fuerte a Martin de Francisco?

¿Entonces el trago y la marihuana hicieron más fuerte a Martin de Francisco?

La falta que le hace a Coronell la marca Semana

La falta que le hace a Coronell la marca Semana

La razón por la que Alejandro Gaviria no es rival para Uribe

La razón por la que Alejandro Gaviria no es rival para Uribe

El vallenato más bello del mundo

El vallenato más bello del mundo

El dolor que tenemos porque Metallica se tome en serio a J Balvin

El dolor que tenemos porque Metallica se tome en serio a J Balvin

Twitter, esa enfermedad mental

Twitter, esa enfermedad mental

Este 2022 votaré Gaitán para presidente

Este 2022 votaré Gaitán para presidente

Una foto con Popeye: el pecado que no le perdonan a Mariana Pajón

Una foto con Popeye: el pecado que no le perdonan a Mariana Pajón