Si el gobierno y los indígenas no ceden, nos toca interceder

Es inevitable, a ambas partes les toca “tragarse el sapo” con el fin de lograr acuerdos mínimos para salvaguardar vidas y avanzar como sociedad

Por: JOSÉ NILSON LECTAMO SILVA
marzo 29, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Si el gobierno y los indígenas no ceden, nos toca interceder
Foto: Twitter @CamiloRomero

Está claro que al gobierno colombiano no le caben en la cabeza los pueblos indígenas. A la par, está claro que a los pueblos indígenas no les cabe en la cabeza el gobierno nacional.

Además, está claro que ni el gobierno colombiano ni los pueblos indígenas quieren ceder en sus aspiraciones y formas de negociación legítima: los unos como gobierno nacional, los otros como gobierno indígena, ambos partes fundamentales de nuestro Estado colombiano.

Está claro que miles de ciudadanos, entre los cuales se encuentran personas de escasos recursos, campesinos, indígenas, microempresarios, empresarios e industriales, se están viendo afectados por la negligencia de un gobierno que no escucha y por los manifestantes que no permiten ni un corredor humanitario.

Está claro que ni el presidente Duque va a Monterilla en el Cauca, ni los pueblos indígenas van a Bogotá.

Frente a estas posiciones tan distantes y ante la necesidad imperante de propiciar un diálogo real, quisiera aventurar a plantear que somos el resto de la sociedad colombiana quienes invitemos a ambas partes a sentarse a un espacio neutro para propiciar el diálogo franco y sincero entre el gobierno nacional y las autoridades indígenas.

Me atrevería a proponer que sea la academia quien lidere este escenario, que sean las universidades públicas y privadas unidas quienes propicien este espacio, dado que son estas instituciones quienes ostentan el arma más poderosa para transformar el mundo, la educación. Y menciono la academia pública y privada para mantener el equilibrio argumental, consciente y capaz de generar consenso y respetar el disenso: la Universidad de Antioquia, la Universidad del Cauca, la Universidad Indígena Intercultural, la universidad Sergio Arboleda, la Universidad de los Andes, la Universidad Externado de Colombia y todas aquellas que puedan aportar en el acercamiento y la construcción de diálogo y entendimiento.

A este espacio de diálogo es necesario convocar personas de lado y lado con capacidad de traducir el diálogo en propuestas técnicas, administrativas y presupuestalmente viables. En este diálogo de seguro ambas partes tendrán que ceder unos mínimos. Es imposible para el gobierno nacional cumplir 1350 acuerdos pactados desde hace más de 20 años con los pueblos indígenas, pero sí es posible que quienes han cuidado y protegido históricamente el medio ambiente lo continúen haciendo con garantías e instrumentos normativos.

Al mismo tiempo, es posible que el capítulo étnico quede con recursos claros de inversión y debe ser posible que estos recursos queden claramente establecidos en cada una de las dependencias competentes, porque así funciona nuestro modelo de administración pública. Igualmente, es posible propiciar un ajuste institucional, así como garantizar la inclusión de variables étnicas en los planes, programas y proyectos de cada entidad adscrita al gobierno nacional.

Ni el gobierno nacional ni los pueblos indígenas pueden negar que la discusión es política, por supuesto que es política, de fondo y de forma sobre las visiones de mundo, seguramente tardaremos años como sociedad en hacer conciencia de su importancia, hoy el reto como ciudadanos es el de propiciar escenarios que permitan sopesar las distintas visiones como sociedad, por ahora, en el marco del respeto por el otro, es urgente avanzar en una discusión técnica, sin tanto discurso de “político en campaña”.

A todos los colombianos en algún momento de nuestra vida nos ha tocado “tragarnos el sapo”, ceder un poco, a fin de lograr acuerdos mínimos para salvaguardar vidas y avanzar como sociedad. No podemos cambiar el pasado, pero sí podemos hacer mucho para mejorar el presente y proyectar el futuro.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
3057

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¿De vuelta a la seguridad democrática?

¿De vuelta a la seguridad democrática?

Nota Ciudadana
Regresó el uribismo y con él, el terror entre los líderes sociales

Regresó el uribismo y con él, el terror entre los líderes sociales

Atención de Trump con Duque: hospedarlo en la Casa Blair

Atención de Trump con Duque: hospedarlo en la Casa Blair

Nota Ciudadana

"Mijo aléjese de esas amistades que no le convienen y se lo van tirar”