Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Séptimo Día acusa a los indígenas de tener nexos con la guerrilla

‘Si los periodistas no rectifican, las organizaciones indígenas piensan entablar acciones legales’

Por: Juan Camilo Caicedo M.
Agosto 04, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Séptimo Día acusa a los indígenas de tener nexos con la guerrilla
Fotos: tomada de radiomacondo.fm/ eluniversal.com.co

A pesar de que aún falta la emisión de un programa más sobre “¿La corrupción llegó a los cabildos indígenas?”, programa de Séptimo Día TV, del Canal Caracol, los dos programas que se han emitido los últimos dos fines de semana han dejado por el piso la imagen de las comunidades indígenas, pasando por encima de sus tradiciones culturales, su historia y relacionándolos con grupos al margen de la ley.

El domingo 26 de julio y el domingo 2 de agosto se emitió en el Canal Caracol TV, en el programa Séptimo Día, un especial sobre los indígenas, el cual, según los mismos periodistas del programa, les tomó más de seis meses la investigación para la elaboración de los tres programas, en los cuales uno esperaría, de parte del Canal Caracol, de los productores de Séptimo Día y de sus periodistas en cabeza de Manuel Teodoro, neutralidad a la hora de contarle a la opinión pública lo que encontraron luego de realizar la investigación; pero, por el contrario, estos programas reflejaron una mala intención de parte de los periodistas de Séptimo Día, por atacar a los indígenas, relacionarlos con las Farc y dejar en el ambiente la imagen de que los indígenas son milicianos de este grupo guerrillero.

Aquellos televidentes que vimos dichos programas, faltando un programa por emitir, quedamos con el sin sabor de un trabajo periodístico, el cual pareciera que tuviese fines electorales en beneficio de la senadora Paloma Valencia, y con el objetivo de acabar con la imagen de los indígenas de nuestro país.

Es frustrante saber que para la elaboración de tres programas se tomaron seis meses de investigación, y que en esos meses fue tan pobre la alimentación de contenido e investigación de los periodistas de Séptimo Día. Nadie concibe que en seis meses solo hicieran notas para relacionar a los indígenas con las Farc, pero que, además, aseveren que la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), tuviese acuerdos con las Farc. La ONIC no fue la única organización víctima de las acusaciones y de los señalamientos de los periodistas de Séptimo Día, también el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), en donde se le acusa al CRIC de tener presencia en las filas de las Farc. Por último, se señala a Feliciano Valencia sin tener pruebas de ser aliado de las Farc, acusación que, al igual que las dos anteriores, es totalmente falsa.

Como mínimo, Séptimo Día debe rectificar sus acusaciones sin sustento jurídico y ofrecer públicamente disculpas por haber estigmatizado, sesgado, criminalizado y colocado en situación de riesgo la vida de las autoridades indígenas de la ONIC, el CRIC y del líder, Feliciano Valencia; de lo contrario, se analizará por parte de las organizaciones indígenas anteriormente mencionadas la posibilidad de entablar acciones legales.

No se puede si quiera concebir que los periodistas y comunicadores sociales, en vez de tener responsabilidad social, ética, y neutralidad, elaboren las notas y las noticias con enfoques sesgados, que carezcan de responsabilidad social y falta de ética, se esperaría mayor elaboración de parte de uno de los canales con más presencia en casi todo el territorio colombiano como lo es el Canal Caracol.

Las dinámicas de los indígenas no son iguales a las del resto de los colombianos, por ende, su legislación es diferente, sus costumbres son diferentes, su cultura es diferente, su forma de vida es distinta, y esto no se puede romper ni acabar solo porque a los periodistas de Séptimo Día y a la senadora Paloma Valencia no les gusta la autonomía de los indígenas, y, con esta, sus derechos autonómicos.

De ninguna manera se debe limitar la libertad de expresión, ni censurar a los comunicadores sociales y periodistas; todo lo contrario, se debe incentivar su trabajo, pero esto se debe hacer con ética, profesionalismo, responsabilidad social y neutralidad.

La conclusión que sacan las personas al ver estos programas, faltando uno más, es que los indígenas son milicianos de las Farc, que la ONIC y el CRIC tienen acuerdos con las Farc, y que el programa quiere mostrar una imagen de desprestigio hacia los indígenas, con el fin de acabar con sus tradiciones culturales, sus derechos autonómicos y  generar un mal ambiente en los colombianos alrededor de las diferentes comunidades indígenas que hay en nuestro país. Puede que lo anterior tenga tintes políticos, pues estamos en época preelectoral, no hay que descartar esa posibilidad.

Esperemos que los paramilitares, quienes se han abanderado desde años atrás el exterminio de nuestros pueblos indígenas, no tomen represalias contra las organizaciones y los líderes indígenas señalados, pues si eso se llegara a dar, de seguro los colombianos responsabilizaremos al programa Séptimo Día y a sus periodistas de las represalias y las implicaciones que esta desastrosa manipulación de la información pueda tener en la vida de los pueblos indígenas.

Twitter: @JUANCAELBROKY

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
6268

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus