Señores de las FARC: es mejor que no entreguen las armas

"Al fin y al cabo Álvaro Uribe, experto en desmovilizaciones, ha vaticinado de manera insistente que este proceso de paz desencadenará una nueva ola de violencia"

Por: Cristian Arias
marzo 14, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Señores de las FARC: es mejor que no entreguen las armas

Ha recomenzado la fiesta: el asesinato sistemático de los líderes de los movimientos sociales y de izquierda a quienes acribillan como guerrilleros y terroristas. El abrebocas de lo que vendrá si se firma el proceso de paz. Otro abrebocas pero a nivel del lenguaje es el estreno de Fernando Londoño como youtuber. Su mensaje es claro: legitimar ante la opinión pública toda acción posible para contrarrestar a las fuerzas “subversivas y terroristas”, que a su juicio se están apoderando del país.

Las diferentes bandas criminales ya comenzaron su accionar de “limpieza”, que incluirá desde congresistas hasta voceros, ediles y representantes de las comunas, líderes indígenas y campesinos, todos estos pertenecientes a la Marcha Patriótica y al Polo Democrático. Ni aún los animalistas están a salvo de las intimidaciones de muerte. Para los grupos paramilitares, en particular para las Águilas Negras, no hay distinción, no hay salvación: o se van de la ciudad y del país o se mueren. Comparto el fragmento de un panfleto enviado por el bloque Capital de las Águilas Negras a algunos líderes políticos de izquierda de Bogotá, mencionados con nombres propios:

"A usted triplehijueputa y su parranda de malparidos milicianos, guerrilleros y defensores del terrorismo en Bogotá, gonorreas defensores de la impunidad, que están metidos en cuanta marcha y reunión organizan los comunistas de la marcha patriótica y el polo…vamos a sacarlos a plomo de la ciudad…van a ser los primeros que vamos a empacar en bolsas de basura…Tienen 24 horas para iirsen de las ciudad".

Otro fragmento de un pasquín, ahora dirigido a los líderes de las organizaciones defensoras de animales de Bogotá, mencionados con nombres propios, reza así:

"A ustedes triple hijueputas y su parranda de maricas comunistas, animalistas, verganos y guerrilleros defensores del terrorismo en Colombia que están metidos en cuanta manifestación y reunión sale con los maricas de siempre…vamos a sacarlos a punta de plomo de Colombia…Colombia no puede seguir en manos de maricas que no saben que dicen y permiten que el comunismo se adueñe de la patria y ustedes partida de hijueputas serán los primeros que sacaremos en bolsas de basura o jugando futbol con sus cabezas".

Imagino que lo de “vergano” corresponde a la relación semántica entre vegetarianismo y homosexualidad…y pensar que hay tantos y tantos que sin ser asesinos piensan de igual modo.

Es la retórica de la muerte que ronda a Colombia y arrincona cualquier posibilidad de reconciliación. Así las cosas las FARC, que ya prevén ser la cena de los cocodrilos en los próximos años, difícilmente entregarán las armas. Y si las entregan correrán el riesgo de ser acribillados, uno por uno, así el gobierno les asegure y les jure que no será así; así pregone que las nueve poderosísimas bandas criminales que operan en el país – la nueva generación del paramilitarismo- no representan una amenaza a la seguridad nacional. Desde luego que no representan ninguna amenaza, puesto que en el imaginario político de la oligarquía colombiana este concepto solo cobra sentido cuando el objeto de tal peligro es la élite política, militar y empresarial del país. Si entregan las armas y comienza la carnicería, las FARC no tendrán otra opción que rearmarse y reiniciar un ciclo de confrontación armada. Y entonces volveremos a lo que ya sabemos que sucederá: al recrudecimiento de la violencia desde todos sus frentes y en todas sus formas posibles.

Por eso, señores de las FARC, mejor no entreguen sus armas. Al fin y al cabo el expresidente Álvaro Uribe, experto en desmovilizaciones, ha vaticinado de manera insistente que éste proceso de paz tal como va, desencadenará una nueva ola de violencia. Señores de las FARC: devuélvanse al monte. Así  todos quedarán tranquilos: Londoño y la élite uribista que lograrán su propósito de agudizar el discurso bélico contra toda posibilidad de movilidad social de los grupos y organizaciones sociales; los uribistas de base que respirarán aliviados porque ya no tendrán terroristas aspirando a los cargos públicos; los paramilitares que consolidarán y legitimarán su poder territorial ante la presencia de la guerrilla, reactivando sus métodos de exterminio; y las fuerzas militares que no sólo conservarán intactas sus estructuras armadas sino que encontrarán la oportunidad de legitimar sus acciones en aras de incrementar la guerra interna.

Pero no, no todos quedarán tranquilos. Será el deseo de la mitad de los colombianos para quienes la pesadilla del acuerdo de paz será sólo eso: una terrible pesadilla. Pero queda la otra mitad de colombianos que soñamos con un país reconciliado. Para ellos, para nosotros, nos queda la esperanza de que el Estado garantice que no haya más sangre derramada luego de la firma de la paz. De lo contrario tendremos que soportar otro largo ciclo de violencia, otros cien años de soledad.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
9669

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Las FARC y los acuerdos de paz a la luz de la Corte Penal Internacional

Las FARC y los acuerdos de paz a la luz de la Corte Penal Internacional

Nota Ciudadana
La doble moral colombiana y el 11 de septiembre

La doble moral colombiana y el 11 de septiembre

El heredero del Mono Jojoy y otros siete excomandantes de las Farc que se fueron sin dejar rastro

El heredero del Mono Jojoy y otros siete excomandantes de las Farc que se fueron sin dejar rastro

Todo un reto