Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

¿Se repetirá una histórica injusticia?

“Los cocaleros se arman para defender sus cultivos y a los campesinos inermes que viven de un salario quedan a dos fuegos, como muy seguramente ocurrió en el Tumaco”

Por: Juan José García Cabra
Octubre 12, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Se repetirá una histórica injusticia?
Foto: AFP

Los hechos acaecidos en Tumaco el jueves 5 de octubre llaman nuestra atención porque nos parece que se puede estar repitiendo la misma situación de Santo Domingo (Arauca), donde murieron 17 personas en 1998. En ese caso, fueron condenados injustamente el piloto César Romero Padilla y el copiloto Johan Jiménez Valencia a 360 meses de prisión. La misma injusticia que se repite una y otra vez por estrategias y planes de los astutos narcoterroristas de las Farc y ELN, que se valen de falsos testigos o de hacer aparecer a los bandidos como pacíficos campesinos. ¿No están detenidos injustamente el señor General Arias Cabrales y el mejor soldado de América el Coronel Mejía con falsos testigos como los que habrán de pulular y proliferar con la JEP?

La teoría expuesta en SNN por el destacado periodista Herbin Hoyos de “Las Voces del Secuestro” sobre lo acaecido en Tumaco, debe ser alienable y digna de atención.

Tumaco sufre todos los males habidos y por haber: cultivo de coca, centros y laboratorios de producción de coca, rutas de envío ilegales, bandas criminales, carteles de la droga, narcoguerrilla, gran flujo de población flotante que llega de todas partes de país en busca de trabajo, robos, peleas entre los mismos recogedores y erradicadores de hoja, crímenes y asesinatos. Y no debemos olvidar que hay unos responsables de esta situación, el gobierno y las Farc, que en el farragoso documento de 301 páginas firmado en la Habana dejaron como delito conexo a la rebelión el narcotráfico. Por eso Colombia se convirtió en un mar de coca, como bien dijo el exprocurador Alejandro Ordóñez. Por el Océano Pacífico sale cada año un promedio de 200 toneladas de cocaína. La droga es la raíz de todos los males, Tumaco es el paradigma de un negro futuro para la nación.

No quisiera estar en la ambivalente situación que hacia el futuro se les deberá presentar a los comandantes en todos los niveles; se viene la JEP, que tendrá los ojos escrutadores de los magistrados extranjeros y demás mamertos elegidos para caer como hienas a los diferentes mandos. Neutralizar a la fuerza pública, perseguirlos, enjuiciarlos y condenarlos. El Foro de Sao Paulo es muy claro. Los cultivadores de la coca no van a dejar que su próspero negocio se venga abajo. Por eso luchan, colocan minas, y enfrentan a la fuerza pública.

La erradicación manual es un total fracaso y es muy triste ver a un ejército, el mejor del mundo, doblegados erradicando manualmente las matas de coca y exponiendo sus vidas, porque hay intereses que presionan para que no haya fumigación aérea. Los cocaleros se arman para defender sus cultivos y a los campesinos inermes que viven de un salario quedan a dos fuegos, como muy seguramente ocurrió en el Tumaco.

Se trata de inculpar a la fuerza pública y para eso la prensa, los medios enmermelados, los políticos de oficio como Iván Cepeda, Roy Barreras, Benedetti,  Teodora, Marcha Patriótica  y muchas ONG arman escándalos y alharacas con tal de desprestigiar y enjuiciar a los miembros de la Fuerza Pública. Y esperemos que comience a funcionar la JEP. Además, cuando los criminales farianos o del ELN masacran, emboscan y rematan a policías y soldados, el asunto pasa de la largo, ¿será que hay ciudadanos de primera y segunda?

Lo que es inconcebible, es el cinismo del presidente, quien afirmó “No vamos a bajar la guardia contra el narcotráfico, combustible de la violencia durante tantos años”. Además, aclaró que el Gobierno no permitirá “que organizaciones al margen de la ley intimiden o presionen a la comunidad”.

El presidente Santos, quien firmó y aceptó que el narcotráfico fuera delito conexo a la rebelión, dice que el narcotráfico es el combustible de la violencia y él le prende el fósforo. ¡Lo que faltaba, que sea pirómano, para que termine con lo poco que ha dejado de la nación!

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
528

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Bavaria responde a denuncias de una largatija: “Invitamos a denunciar la manipulación de nuestros productos”

Bavaria responde a denuncias de una largatija: “Invitamos a denunciar la manipulación de nuestros productos”

Circulan por redes videos sobre una cerveza con una lagartija dentro y Bavaria cuenta por qué para ellos eso es imposible
¿Se le subieron los humos al Dr. Fajardo?

¿Se le subieron los humos al Dr. Fajardo?

"Manifestó que no participará en la consulta interparlamentaria de marzo para elegir el candidato en la primera vuelta entre los sectores que apoyaron los Acuerdos"
Se comienzan a sentir los vientos de cambio

Se comienzan a sentir los vientos de cambio

"La mayoría de los candidatos han pasado la página de la violencia y han comenzado a formular sus campañas basándose en premisas como la lucha contra la corrupción"
Narcotráfico y corrupción, los grandes males de Colombia

Narcotráfico y corrupción, los grandes males de Colombia

"Hemos enfrentado conflictos y guerras alimentadas con ese flagelo a través de los años con unos costos sociales muy grandes para el país"