Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Que se maten los pobres en Medellín a tiros, ¿la apuesta del comandante de la Policía?

Según un general de la Policía de solo se matan los que tienen líos judiciales… Suena a pura justificación de “el que nada debe nada teme”

Por: Juan José Jaramillo
Agosto 08, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Que se maten los pobres en Medellín a tiros, ¿la apuesta del comandante de la Policía?
Fotos: caracoltv.com.co y cosecharoja.com

“Aquí a la gente de bien no la asesinan, a los que están matando son aquellos que tienen problemas judiciales”. No puede ser que esa frase la diga el comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, Óscar Gómez Heredia. Medellín literalmente se desangra y vive una de las peores épocas, pero Gómez dice que los que se están matando son los que tienen problemas judiciales, como si estuviera justificando.

Entre el domingo 30 de julio y el 7 de agosto la Policía registró 20 homicidios. Esos fueron los días de la gran Feria de las Flores, en donde gente de bien, rolos y extranjeros llegaron para celebrar, mientras las pandillas y bandas criminales se disparaban en las comunas… Pero como no se dispararon en Las Palmas, el barrio de ricos, todo está bien.

La gente de bien es de las peores expresiones que uno puede escuchar, y recoge lo peor de nuestra cultura clasista colombiana. Las abuelas nuestras, acostumbradas de tener una visión feudalista y casi esclavista, hablaban que la gente de bien eran los ricos y poderosos, mientras que los pobres, negros e indios ni de cerca podrían ser gente de bien. Esa visión la mezclaban con el típico el que nada debe, nada teme. Era escandaloso hace 50 años, hoy raya con la discriminación, y es inaceptable que la diga el jefe de la Policía para justificar las muertes en su jurisdicción. Suena a una manera de tapar su inoperancia.

Pero además de clasista, esta afirmación es falsa. Sin tener un número exacto, muchos de los que asesinan es porque no se dejaron meter en el mundo del delito. Pelados que se niegan a ser campaneros, muchachas que se niegan a llevar droga, señoras que vieron otro asesinato y pueden delatar… Sabemos ya que las víctimas en Colombia casi siempre son inocentes, pero para el comandante Óscar Gómez Heredia cree que no, que son de los que deben algo.

El rector de la Institución Educativa Rafael Uribe Uribe, Manuel Jaime Arango, fue asesinado según Policía y Fiscalía por robarle una moto. Con esa versión la teoría y excusa del comandante Gómez queda desvirtuada, pues son cientos de personas asesinadas o lesionadas en atracos. Pero además Análisis Urbano, el portal que revela cómo funciona la violencia en Medellín, cuenta que la orden de asesinato vino de alias Vampi, jefe de una de las bandas criminales, justo después de las denuncias del rector por las ventas de droga cerca del colegio. Siendo así, ya no es que el rector tuviera líos judiciales, sino que lo mataron por intentar hacer el bien.

El 26 de julio encontraron un cadáver en un Aveo. Adentro estaba Edwin Fernando, un señor que se ganaba la vida vendiendo arepas. Le pegaron más de 100 puñaladas porque se negaba a pagar la vacuna que le exigían para poder vender arepas. En las comunas de Medellín cada arepa y cada huevo que se vende tiene un precio, y el que no paga termina asesinado. Pero según Óscar Gómez Heredia, algún lío debía tener.

El mismo portal Análisis Urbano reveló como Los Chivos tenían armas, con apodos y todo, con las que tenían armado un plan cinematográfico para asesinar al Alcalde de Medellín, Federico Gutierrez. Si Dios no lo quiera lo hubieran logrado, ¿qué se podría inferir de la frase “Aquí a la gente de bien no la asesinan, a los que están matando son aquellos que tienen problemas judiciales”?

En julio pasado 54 personas fueron asesinadas. En agosto ya van 18. La violencia azota la ciudad, y el encargado de velar por la seguridad ciudadana, el comandante Óscar Gómez Heredia se dedica a estigmatizar a los muertos. Es una vergüenza que una madre tenga que recoger a su hijo con 100 puñaladas y encima escuchar que el señor que tenía que prevenirlo diga que es que tenían problemas judiciales. No solo es necesario que el comandante de la Policía Óscar Gómez Hurtado pida perdón, sino que se replantee su permanencia en el cargo, pues yo no creo que me deba cuidar alguien que piensa todavía que hay gente de bien.

PD: ¿Cuánta gente de bien no está encanada, prófuga o peor aún, debería estarlo pero logran que no los capturen?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
11680

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus