Se extinguen los 'cierra puertas' payaneses

"Son habitantes de la ciudad, relegados por la aplanadora de los cambios, de la tecnología que les transformó el mundo ante sus ojos"

Por: JAIR ALEXANDER DORADOZUÑIGA
agosto 22, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Se extinguen los 'cierra puertas' payaneses
Foto: semanasantapopayan.com

Como los 'cierra puertas', así bautizó un loco genial que ya no está con nosotros a ciertos personajes de estirpe payanesa, cuya característica principal es la obsolescencia. O sea que están desfasados, caducos. Proceden de familias que gozaron de cierta tradición, o renombre en alguna faceta social o económica de la ciudad. Pero ya no. El tiempo pasó y la vida los dejó de lado. Sin embargo, mantienen ese orgullo intacto, suelen asumir posturas críticas ante los cambios que suceden a su alrededor. Viven con la nostalgia de que todo tiempo pasado fue mejor.

Recuerdan con amargura los tiempos mejores, y tratan de mantener hábitos que sus bolsillos ya no pueden pagar, pues la economía familiar hace rato que no funciona. Suelen ser solteros o divorciados, tienen la lengua bien afilada, son expertos en descuerar al prójimo. Hace tiempo que se les fue la juventud y la única función que justifica el plato de comida que le ofrecen en la casa materna es la de recaderos. Hacen mandados, pagan recibos y acompañan a sus mayores a cuanto compromiso social o médico tienen.

Los 'cierra puertas' andan con las llaves de grandes casas en el centro, el rescoldo de la pasada grandeza y en cuya herencia fundamentan su seguridad futura, porque normalmente andan con los bolsillos pelados. Madrugadores sin necesidad van humildes pero bien afeitados y aplanchados. Amigos de la bebida y los juegos de azar, juegan chance casi a diario y frecuentan los casinos. Son aficionados a pedir prestada plata y algunos son verdaderos expertos del sablazo.

Miran con desconfianza las nuevas obras de la ciudad. No son amigos de las grandes superficies comerciales, en cambio se sienten cómodos en el Parque Caldas y sus alrededores. Son desconfiados, y si tienen plata son tacaños. Se creen más listos que los demás por el simple hecho de no gastarse un peso. Irónicos hasta más no poder, sin ser asociales, suelen ser personas solitarias. Lavan sus conciencias con la inaplazable misa de la catedral. Alimentan tertulias al pie de la Alcaldía mientras llega la hora del almuerzo.

Quedan pocos de estos simpáticos personajes en peligro de extinción. Son auténticos, egoístas, criticones, pero no son mala gente. Simplemente son habitantes de la ciudad, relegados por la aplanadora de los cambios, de la tecnología que les transformó el mundo ante sus ojos. Se resisten al cambio porque no lo entienden. Viven en calles repletas de miles de desconocidos extrañando aquellos tiempos en el que todos se conocían, en el que la vida del prójimo estaba en boca de todo el mundo, en ese Popayán pequeño, como de provincia, que se fue para siempre.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
567

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Alcaldía de Popayán, primera alianza de Farc en una capital

Alcaldía de Popayán, primera alianza de Farc en una capital

Nota Ciudadana
Popayán y la demagogia electoral

Popayán y la demagogia electoral

Caos en el centro de Popayán por la llegada de Uribe

Caos en el centro de Popayán por la llegada de Uribe

Tres poderosos, con los santos a cuestas en la Semana Santa de Popayán

Tres poderosos, con los santos a cuestas en la Semana Santa de Popayán