¿Se está preparando Trump para una Tercera Guerra Mundial?

El aumento que pidió el mandatario en el presupuesto de defensa da pistas para intuir que algo trama, ¿será así?

Por: Carlos Roberto Támara Gómez
Marzo 13, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Se está preparando Trump para una Tercera Guerra Mundial?
Foto: Twitter @realDonaldTrump

Una lectura de la presentación hecha por Donald Trump de su presupuesto 2020 revela una serie de añagazas que permitiría su atornillamiento en el poder. Afortunadamente, según parece, aquel Congreso está acostumbrado a denegar los presupuestos que vienen del ejecutivo haciendo un trabajo meritorio.

La conclusión para Colombia es agradecer a Humberto Sierra Porto que nos haya salvado de una tercera reelección pues ya estuviéramos en la quinta, descartando que el Congreso hubiera hecho una hostia como parece tampoco estaría haciéndolo todavía. ¡Loor a Humberto Sierra Porto!

Una nota del New York Times califica de deshonesto y de prioridades distorsionadas incluso para los estándares de Donald Trump tal presupuesto.

El asunto no escapa a nuestro interés pues están apareciendo columnas en Las2orillas que denuncian que este gobierno desata una guerra contra sus propios ciudadanos simplemente porque el comercio y los bancos habrían financiado su campaña. Y este fenómeno de la cooptación de gobierno y estado estaría marcando milimétricamente las campañas políticas que se están haciendo para alcaldías y gobernaciones a sabiendas de que la mermelada albaricoquera fluiría a nivel territorial.

Pero, ¿de dónde estaría saliendo el dinero?, ¿quiénes tienen tanto efectivo encaletado en Colombia? Y lo que sería más crítico, ¿cuánto se invierte, (el verbo es correcto) en elecciones en Colombia?, ¿son las elecciones la empresa capitalista de más rápido crecimiento y de mayor rentabilidad en el país? Si es así, porque no adelantamos las presidenciales para salir de este esperpento. Pero ¿y qué productos transables produce la política?, ¿cuánta riqueza social genera?, ¿llegará a costar un voto quinientos mil pesos en las próximas elecciones si se quiere capturar la mermelada territorial? Habida cuenta que el clientelismo irrigará mermelada hacia los departamentos que votaron por Uque, ¿cuánto alcanzará a costar un voto en Antioquia y quién osaría disputarle el río mermeládico al tipo que, sabemos, le llega pero finge no untarse?

La deshonestidad de Trump parecería anclarse en que pretende alargar los beneficios de su política de recorte de impuestos hasta que los beneficios de éstos capitales den la vuelta por la vía de las utilidades y regresen como acrecidos pagos fiscales. Pero ¿cómo van a regresar si el recorte no lo permite? A lo sumo se convertiría en un fondo rotatorio de más y más utilidades que nunca entrarían al tesoro público como impuestos. La única forma es que los beneficiados se avergüencen y aumenten sus aportes altruistas como sea que se les denomine, pero eso ya no es Estado.

Es deshonesto porque la gente como Trump una vez que mete plata a su bolsillo no la suelta ni dándole con martillo de bola en el codo. Duros cual sancocho de balín. Y es que para fomentarlo, se dice, se inventó la ética protestante.

“El presupuesto reclama, en cambio, que los déficits anuales de un billón de dólares en los próximos tres años se reducirán a partir de ese momento, de manera que la deuda nacional en general disminuirá del 78 por ciento del producto interno bruto actual al 71 por ciento en 2029. Sin embargo, alcanza ese modesto logro fiscal al proyectar el crecimiento del 3 por ciento hasta 2024 y un crecimiento cercano al 3 por ciento a partir de entonces. Los pronósticos más realistas producen una deuda estimada del 87 por ciento del PIB para 2029, según el Centro para un Presupuesto Federal Responsable, un grupo de expertos de Washington sobre temas fiscales”.

En esta cita hay ocultas varias gemas. Una de ellas y la más elocuente porque se lee entre líneas es que la economía de EE. UU. no crecerá más que la China y mucho menos ahora que ganará la iniciativa tras derrotar a Trump en su fementida guerra comercial. Es indudable que los chinos estarán a la expectativa de los fracasados énfasis de Trump para activar los suyos, incluidos sus planes para la Nueva Ruta de la Seda, que van viento en popa. La lección para nosotros es que mientras tanto Colombia está a punto de declararle la guerra a China induciendo una guerra en Venezuela.

Lo que hemos dicho sobre esto es que si Rusia y China y toda la Europa Oriental ya no son socialistas; incluso Cuba acaba de aprobar un cambio en su constitución, ¿hasta dónde puede llegar una concepción socialista plena en Venezuela? Y si no va a llegar más allá de donde llegaron Rusia y China, entonces estaríamos azuzando una lucha simplemente para que Adecos y Copeyanos vuelvan al poder; es decir, por ponerla María Ramos la pusimos la cagamos. ¿Quién apostaría siquiera un millón de pesos a que los dólares que llovieran para una recuperación venezolana, lo cual ponemos en duda mientras Trump esté en el poder, no van a ser acaparados por Adecos y Copeyanos que hace más de quince años no les cae ni una miga. Remember Carlos Andrés. Ni siquiera podría garantizarse que el regreso de éstos al poder nos traería de vuelta el flujo de nuestro comercio con Venezuela de diez mil milloncitos de dólares. Sería mejor negociar con China y Rusia cambios en el perfil venezolano que unirnos a un gobierno aislacionista norteamericano. Eso sería geopolítica cambiante, no mendicante.

No sería preferible dejar que Adecos y Copeyanos obtengan solos lo que no han podido lograr hasta ahora ni siquiera con tanto socavamiento de Venezuela a través de una hipócrita ayuda internacional que en cualquier parte del mundo podría calificarse de traición a la patria. Si se hiciera aquí en Colombia un ataque tan despiadado contra aquellas fuerzas militares que defienden la institucionalidad y la unidad de Venezuela, duélale a quien le duela, ¿cómo sería el aspaviento y alharaca que armarían desde el llamado Centro Democrático, y Cambio Radical y aun desde el descaecido Partido Liberal? Qué se sepa estas fuerzas militares venezolanas, a pesar de la acritud de la lucha, no han incurrido en urdir falsos positivos. ¿Cuántos miles de miles de muertos habría ya en Colombia si hubiera una cerrada oposición de izquierda siquiera la milésima parte de la venezolana? Y es que sin oposición, ¿quién ha detenido la matanza de simples líderes sociales, que no políticos? ¿Cuántos subterfugios ideológicos y políticos se han ideado para eludir o justificar tales matanzas?

La otra perla es que un recorte de impuestos tan masivo, ni siquiera para Trump, producirá crecimientos más allá del 3%. ¡Qué horror! ¿Dónde están, en qué escondrijo se ocultan los neoliberales de la superpotencia de súper megamillonarios concentracionistas del 1% de la población del mundo? Aquí brillan por su ausencia. No van a crecer más allá del 3% y sin embargo secuestran las divisas a países que podrían crecer a mayores tasas. ¿Quién entiende eso? ¿En dónde están las teorías neoliberales que sacudan toda esta barbarie?

Nada. ¡Vamos directo a una nueva crisis que parece planeada a propósito para favorecer una mayor concentración! Mientras más gente muera a causa de esas crisis menos población se tendrá para repartir la riqueza. Añoran un holocausto. Entonces neoliberalismo y neofascismo no estarían muy lejos para acabarnos la pobre vida de los pobres. Pero eso no les importa a los histriones de terciopelo.

Y la perla final es que siquiera hay un centro para un presupuesto federal responsable lejos de la influencia partidista. Necesitamos rápidamente una franquicia en Colombia de ese centro para que vigile el gasto presupuestario nacional y nos anuncie de los raudales de mermelada territorial.

¿Por qué el Centro Democrático, Cambio Radical o el Partido Verde no abren sendos departamentos de ética presupuestaria a nivel territorial ahora que supuestamente se erradicó la mermelada en el Congreso? ¡Silencio en el foro!

No obstante, ahí no para la cosa. ¿En dónde queda la despriorización? Según el aumento en el 5% del presupuesto de defensa, Trump trama una nueva guerra que, tras perder la comercial con China, parecería tener nombre propio. ¿Urde ya Trump para una segunda presidencia una Tercera Guerra Mundial? ¿Quién sería capaz de elegirlo? ¿Con ese aumento se invadiría a Venezuela? ¿Colombia urdiría una guerrilla derechista en Venezuela con parte de ese presupuesto?

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
2250

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Clinton – Trump: ¿y nuestro proceso de paz?

Cambio Climático

Cambio Climático

Uribe, no hay peor ciego

Uribe, no hay peor ciego

Nota Ciudadana
El camino de Trump cada vez se asemeja más al de Hitler

El camino de Trump cada vez se asemeja más al de Hitler