¿Se debilitó el apoyo del movimiento Creemos a Federico Gutiérrez?

De acuerdo con esta perspectiva, la fuerza política que llevó a Fico a la Alcaldía de Medellín ya no lo respalda como antes

Por: Jhon Jairo Acevedo Vélez
mayo 07, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Se debilitó el apoyo del movimiento Creemos a Federico Gutiérrez?

Federico Gutiérrez se dio a conocer en la ciudad de Medellín por su estilo sencillo y cercano con sus coterráneos, por caminar las calles de cada barrio, cada comuna, conociendo de primera mano las necesidades de su comunidad. Esta cercanía y forma fresca de hacer política le permitieron llegar al Concejo de Medellín en dos periodos (2004-2007) y (2008-2011), en la última con una votación de 14.000 votos, que lo convirtió en el concejal más votado. Posteriormente, se presentó a la Alcaldía de Medellín como candidato (2011), donde obtuvo 120.000 votos, y en su segundo intento, fue apoyado por 244.636 ciudadanos, que le dieron la llave para llegar a la Alpujarra para liderar los destinos de los medellinenses.

Su visión política la proyectó en formar un movimiento cívico de ciudadanos, que denominó “Movimiento Creemos”, que obtuvo un total de 11.085 votos, el cual le permitió a dos integrantes de su movimiento llegar por primera vez al cabildo municipal: Daniel Carvalho Mejía (6.133 votos) y Daniela Maturana Agudelo (4.711 votos), quienes participaron en la propuesta de gobierno y luego, como concejales electos, en la construcción del Plan de Desarrollo Municipal (2015-2019).

Lógicamente, el reconocimiento de “Fico” y su larga trayectoria política al servicio de la ciudad por parte de la ciudadanía ayudaron a que este movimiento obtuviera dos escaños en el Concejo Municipal y con ello contar con un apoyo político y cercano a las políticas públicas que lidera Federico Gutiérrez y que, en reiteradas ocasiones, Daniel Carvalho Mejía y Daniela Maturana Agudelo, han salido a defender las actuaciones del alcalde en diferentes escenarios de la ciudad y apoyar, con argumentos tanto técnicos como políticos, el plan de desarrollo “Medellín Cuenta con Vos”.

Es claro que el alcalde de Medellín le ha apostado al tema de la seguridad ciudadana, bandera de su administración, respaldada por los resultados en contra de la delincuencia organizada. Ha enfrentado con toda decisión y valor civil la criminalidad en la ciudad en todos los frentes, a pesar de la donbernabilidad y el pacto del fusil que se había apoderado de la ciudad por acuerdos soterrados, donde administraciones anteriores permitieron que la delincuencia se tomara la ciudad con el ánimo de esconder el problema y facilitar su falsa gobernabilidad y presentar como exitosa su política de seguridad, acompañada de estadísticas que mostraban bajos índices de criminalidad (muertes violentas-robos-extorsiones) pero que en realidad era una política acordada e impuesta por las organizaciones criminales a la administración municipal de turno, para no producir más muertes y con ello, evitar elevar las estadísticas de criminalidad que le restaban favorabilidad a su imagen como alcaldes.

Esta guerra frontal al crimen organizado como política pública de seguridad ha mostrado su otra cara: el débil apoyo de su movimiento significativo de ciudadanos “Creemos” que hacen parte del Concejo Municipal, representado por los concejales Daniel Carvalho Mejía y Daniela Maturana Agudelo, en esta lucha contra la delincuencia. El asunto es claro: en época de elecciones cada político busca afiliarse a los nuevos vientos políticos del momento y desmarcarse de otros con el fin de crear afinidad con unos y por supuesto, alejarse de otros, más aún, cuando un tema tan candente, como lo es la seguridad, pone en riesgo su propia imagen: es en este escenario donde aparecen los concejales referidos.

La crítica surge por la indiferencia (Daniela Maturana) y la oposición (Daniel Carvalho) a la política de seguridad de Federico, a pesar de ser elegidos con los votos del movimiento creemos (Federico Gutiérrez), quienes deberían ser los aliados naturales de su política y contener cualquier crítica destructiva y engañosa que atente contra la ciudad y la institucionalidad representada en el alcalde.

Cuando se cuestionan las acciones del alcalde por el tema de seguridad por parte de Sergio Fajardo Valderrama, candidato a la presidencia, las voces que salen a su respaldo son concejales que no se hicieron elegir con las banderas del alcalde, que no son del movimiento del alcalde, pero defienden su política de seguridad. Al respecto, el periodista político, Juan Carlos Hurtado, que participa del programa “La suma de los mejores” cuestiona estas actitudes de los concejales del “Movimiento Creemos”, que dejan entrever un desacuerdo por la forma de asumir los problemas de la ciudad y muestran con ello que Daniela y Daniel “no quieren al alcalde, no les interesa el alcalde, le tienen fastidio al alcalde” (1) o ya no creen en el alcalde.

En primer lugar, el tema de la seguridad es un tema institucional, que se acoge al programa de gobierno plasmado en el Plan de Desarrollo (2016-2019) “Medellín cuenta con Vos”, aprobado por los concejales que hacen parte del movimiento creemos y avalado por el concejo de la ciudad. De esta manera, el alcalde actúa coherentemente a su programa de desarrollo, ataca la delincuencia y busca devolver la tranquilidad a la ciudad, no con pactos amañados, sino desde la legitimidad y credibilidad de sus instituciones, que sí creen en el alcalde.

En segundo lugar, la donbernabilidad fue fraguada, para conocimiento del concejal Carvalho, durante la administración de Sergio Fajardo Valderrama, alcalde (2004-2007); Luis Carlos Restrepo, Alto Comisionado para la Paz del gobierno de Álvaro Uribe Vélez; Alonso Salazar Jaramillo, Secretario de Gobierno de la administración Fajardo y; Gustavo Adolfo Villegas, Director del Programa de Reinserción a la Civilidad, pacto realizado con Diego Fernando Murillo Bejarano, de la Oficina de Envigado, para disminuir los índices de criminalidad, según el periodista Rubén Darío Benjumea Moncada (2).

En tercer lugar, estas divisiones políticas que afectan lo fundamental, que es la seguridad, la convivencia, el desarrollo y el progreso social, es aprovechado por la delincuencia que busca crear alianzas criminales entre los combos en disputa, para enfrentar la institucionalidad representada en el alcalde, que es la primera autoridad policial de la ciudad.

Para terminar, la alcaldía de Federico Gutiérrez no ha acabado, y no es el momento de hacer cónclaves en el Poblado para buscar su reemplazo; todo lo contrario, es el momento de apoyar desde la institucionalidad y particularmente desde el Concejo Municipal estrategias para garantizar una gobernanza a prueba de críticas infundadas, que quieren distorsionar la historia política de Medellín y confundir a la ciudadanía en un tema fundamental como es la seguridad. Esta no es una opción, es un derecho ciudadano y sin ella no hay bienestar, desarrollo ni progreso. Al respecto, Daniela Maturana ha afirmado lo siguiente: “creemos confianza ciudadana”. Eso es lo que espera toda la ciudadanía.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
2962

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Centro de Medellín: pensado para los peatones y para la cultura

Centro de Medellín: pensado para los peatones y para la cultura

Feria de las Flores: la cara más linda de Medellín

Feria de las Flores: la cara más linda de Medellín

¿Quién quiere matar al alcalde de Medellín?

¿Quién quiere matar al alcalde de Medellín?

Nota Ciudadana

"¿Fico, dónde estás?", la pregunta de los habitantes del barrio San Luis de Medellín