Se cumple un año de la muerte de Fidel Castro

"Fue un fascista redomado, pues no hay que olvidar que el sátrapa cubano montó su circo romano después del triunfo de la revolución"

Por: Ariel Peña González
noviembre 24, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Se cumple un año de la muerte de Fidel Castro
Foto: Reuters

La recién elegida Comisión de la Verdad en Colombia, así haga muchas acrobacias, jamás podrá exculpar la responsabilidad del sátrapa de Fidel Castro en el conflicto político-militar que ha vivido el país en las ultimas 6 décadas, ya que como lacayo de la URSS cumplía las ordenes del Kremlin para llevar a Colombia y a todas las naciones latinoamericanas al comunismo totalitario, convirtiéndolas en colonias del imperio soviético y de esa manera ganarle el hegemonismo de EE.UU. en la Guerra Fría.

Hace un año murió Fidel Castro, quien ofendió de manera inconmensurable hasta el último instante de su vida al pueblo cubano y a Latinoamérica, pues vivió haciendo el mal y murió haciendo el mal. Castro fue el peor tirano que ha conocido la región en los dos últimos siglos. El aparato de propaganda comunista de Cuba hace algunos años mencionó que hubo 638 atentados fallidos contra su máximo jefe, lo cual es una cifra alucinante. Sin embargo, querían mostrar la “inmortalidad del comandante” siguiendo la mitología marxista y sobredimensionando la imagen del dictador, por ello la consigna de “¡hasta la victoria siempre!” queda convertida en un mar de babas.

Por su parte, Hugo Chávez en Venezuela se convirtió en alumno destacado de Fidel Castro, asaltando la inteligencia de nuestros pueblos al reciclar el comunismo totalitaria, repudiado en Europa con la caída del muro Berlín, para implementarlo en la patria de Bolívar. Así convirtió a ese país en una colonia cubana, situación promovida por el socialismo del siglo XXl, que es el mascarón de proa que usa el marxismo-leninismo para engañar a nuestras naciones. Además, el déspota cubano fundó ladinamente con Luis Ignacio Lula da Silva el foro de São Pablo en 1990.

Así pues, el comunismo totalitario, fuente de odio, mentira y  muerte, es propio de individuos como el difunto dictador cubano, quien asumió el crimen como la mejor manera de hacer “la revolución”, teniendo una moral corrompida, envileciendo a las masas y conduciéndolas a la esclavitud con los embustes de la revolución y el socialismo.

Las atrocidades de Fidel Castro fueron monumentales, porque no solo los isleños tuvieron que resistir la perversidad de ese personaje, sino que la región soportó toda clase de conspiraciones en contra de la libertad y la democracia, habida cuenta de que Castro como sirviente del imperio soviético en plena Guerra Fría orquestó la creación de 26 grupos guerrilleros en 13 países de Latinoamérica en la década de los sesenta, sin descontar su participación el 9 de abril de 1948 en el Bogotazo con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán. Para la época Castro ya era comunista, según afirmación de él mismo en el Vll Congreso del Partido Comunista Cubano en abril de 2016, diciendo que tenía alrededor de 20 años cuando abrazó esos dogmas y en los sucesos del Bogotazo tenía 21.

Según algunos historiadores y analistas fue evidente la conspiración comunista en el asesinato de Gaitán como una chispa que prendería la pradera para la insurrección popular y toma de poder, resaltando que para el marxismo el crimen es su credo, pues es el responsable de cerca de 150 millones de asesinatos en el último siglo. Además, no se puede olvidar la vindicta que practicó  Stalin en contra de Trotski, mandándolo asesinar por Ramón Mercader, quien después de pagar algunos años de cárcel en México, donde cometió el crimen en 1940, fue protegido por Fidel Castro en Cuba.

Como se ve Fidel Castro fue un fascista redomado, pues no hay que olvidar que el sátrapa cubano montó su circo romano después del triunfo de la revolución. Igualmente, de manera desalmada, que es la mínima calificación que se le puede dar a semejante individuo, en una gigantesca concentración en  La Habana, después de arengar a la multitud, Castro planteó: “ aquellos que estén de acuerdo para que los contrarrevolucionarios sean fusilados, que levanten la mano”, entonces se reanudó la pena de muerte que desde hacía años no existía en Cuba, dando rienda suelta a la bestialidad y el odio propios del marxismo-leninismo.

El déspota cubano fungió como peón de brega del imperio soviético al mandar a miles de mercenarios cubanos al África en la década de los setenta del siglo pasado para defender los intereses de la URSS, con el cuento del “internacionalismo proletario”, siendo eso un ultraje a la civilización y a la libertad de las naciones. Así violaron la independencia de los países y la autodeterminación de los pueblos, mostrando cómo el comunismo totalitario no ha respetado las normas internacionales, porque sus intereses infames lo ubican por encima de la convivencia humana.

Castro planteó: “que así como el opio sirvió para las guerras coloniales en Asia. Entonces nada más justo que los pueblos devolvamos esa acción como venganza histórica”. Por eso, se dice que utilizó la cocaína en la década de los ochenta de siglo XX. Según algunos indicios parece que el gobierno de Cuba estuvo involucrado en el narcotráfico hacia USA con el cartel de Medellín, pero pérfidamente siendo un asunto del alto gobierno de la isla, tomaron como chivos expiatorios al general  Arnaldo  Ochoa, “héroe de Angola”, y a otros tres militares quienes fueron fusilados el 14 de julio de 1989 para no tener problemas mayores con el gobierno de Estados Unidos.

Las mentiras y las acciones inmoralesfueron los principios del tirano, siendo el máximo exponente de esas prácticas abyectas en Latinoamérica como responsable de  más de 200 mil asesinatos en Cuba e incalculables en otras partes del mundo. Por lo anterior en algún tiempo se convertirá en polvo histórico execrable, y la historia no lo absolverá por ser asesino de miles de seres, torturador de pueblos y tirano implacable.

Indiscutiblemente, Fidel Castro, quien falleció el 25 de noviembre de 2016, fue el peor verdugo de los pueblos latinoamericanos en los dos últimos siglos, por ello la historia nunca olvidará sus crímenes.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
696

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Marxismo, a propósito de la contienda electoral

Marxismo, a propósito de la contienda electoral

Nota Ciudadana
Caretas del comunismo totalitario

Caretas del comunismo totalitario

Nota Ciudadana
La profunda incompatibilidad entre la religión y el marxismo

La profunda incompatibilidad entre la religión y el marxismo

Nota Ciudadana
¡Hay que borrar la imagen del Che de las universidades públicas!

¡Hay que borrar la imagen del Che de las universidades públicas!