Opinión

Santrich, sin fin…

No cante victoria señor Santrich: la Corte le quitó la competencia a la JEP y ahora usted no es un exguerrillero que no pagaría un día de cárcel, sino un simple congresista

Por:
junio 07, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Santrich, sin fin…
El último episodio: Santrich se refugia en la Guajira con Joaquín Gómez

¿La Corte Suprema está por encima de la JEP? Esta pregunta que se me vino a la cabeza cuando leí que el alto tribunal había ordenado la liberación del señor Zeuxis Pausias Hernández Solarte y retirando el proceso de la Fiscalía General con el argumento de que la competencia para investigar y juzgar a un parlamentario es de su exclusividad. Voy a tratar de explicar este enredo, aunque no soy abogada, ni mucho menos constitucionalista.

Primer acto: a Santrich lo agarró la justicia ordinaria, encabezada por Néstor Humberto Martínez con el apoyo de la DEA. Filtraron un video incompleto para argumentar que el exguerrillero estaba comerciando con la mafia mexicana un envío de coca. Y lo detuvieron con fines de extradición. Lágrimas de Santrich.

Segundo acto: la Jurisdicción Especial para la Paz asumió la competencia del caso para determinar si el delito del que era acusado había sucedido antes o después de la firma del Acuerdo de Paz. Si había sido antes, lo investigaría y juzgaría la JEP, de lo contrario perdería sus beneficios y caería de nuevo en manos de Néstor Humberto. Aplausos emocionados de Santrich.

Tercer acto: la JEP nunca recibió las pruebas de la DEA, previo extravío de una carta de la ministra de Justicia en las que las solicitaba. Como las pruebas no llegaron o llegaron incompletas, la JEP dictaminó que no se podía determinar cuándo había cometido el delito y ordenó que lo soltarán y que no lo extraditaran. Brincos de felicidad de Santrich.

Cuarto Acto: apenas puso un pie en libertad, Néstor Humberto Martínez dijo haber recibido nuevas pruebas, que no eran otras que las que antes había solicitado la JEP, y le echó mano de nuevo. Lo encanó, esta vez, en su propia prisión, el bunker de la Fiscalía. Lágrimas de Santrich.

Quinto Acto: A continuación el fiscal Martínez renunció dizque porque no estaba de acuerdo con la JEP, ni con los resultados de la votación en el Congreso sobre las objeciones presidenciales a dicha Jurisdicción. Felicidad de Santrich.

Sexto Acto: La Corte Suprema que no había dicho este preso es mío, salió sorpresivamente a tomar cartas en el asunto, se arrogó la competencia del caso, ordenó su libertad inmediata y abrió indagatoria sobre los hechos de narcotráfico de los que está siendo acusado. Es decir, una, dos y tres jurisdicciones para un solo reo. La última es la jurisdicción para aforados, aquellos protegidos con fuero especial, bajo la sombrilla del más alto tribunal colombiano. Aplausos y risas de Santrich.

Y en esto vamos, pero las cosas no han terminado. Puede suceder todavía que la Corte Suprema ordene la recaptura de Santrich con fines de extradición porque encuentra mérito en las pruebas recibidas por la DEA. Esto sería posterior a que le declare la muerte política por encontrarlo culpable y le quite la curul de Representante a la Cámara. También puede pasar que Santrich renuncie a la curul, como han hecho otros acusados, para regresar a cualquiera de las jurisdicciones por las que ya pasó, la ordinaria o la JEP. O puede que no lo encuentren culpable y le retiren todos los cargos.

En todo caso lo que sí parece seguro es que la Corte Suprema, al asumir competencia en este caso, sentó jurisprudencia en el sentido de que un parlamentario, así esté cobijado por los acuerdos de Paz como sería el caso de Santrich, no le pertenece a la JEP. Se deduce entonces que los miembros de las Farc elegidos congresistas ya no podrán ser juzgados por la JEP, porque tienen fuero parlamentario. Mejor dicho, la Corte con este fallo estaría haciendo trizas los acuerdos de Paz. Un exguerrillero como Iván Márquez, hoy conminado a presentarse ante la JEP, no tendría ninguna obligación de hacerlo por tener fuero parlamentario, así no se haya posesionado. ¿Entienden este enredo?

Conclusión: No cante victoria señor Santrich que con la Corte se ha topado y la Corte le quitó la competencia a la JEP. Ahora usted no es un exguerrillero que no pagaría ni un día de cárcel, sino un simple congresista. Si lo encuentran culpable puede perder su curul, ser condenado por narcotráfico a muchos años de prisión y de pronto hasta extraditado. Así que ¿de qué se ríe, señor Santrich?

 

www.margaritalondono.com

 

 

 

-Publicidad-
0
2153
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Matador, ¿machista?

Matador, ¿machista?

“Mi única obsesión es la verdad”

“Mi única obsesión es la verdad”

Revocar congresos

Revocar congresos

Greta Thunberg, ¿diosa o diabla?

Greta Thunberg, ¿diosa o diabla?

Amazonía y Chile: Bolsonaro, Trump y Uribe

Amazonía y Chile: Bolsonaro, Trump y Uribe

Este oficio nuestro

Este oficio nuestro

País de Asesinos

País de Asesinos

¿Cambiar el ICBF o cumplir la Ley?

¿Cambiar el ICBF o cumplir la Ley?