San Gil, la patria chica de la adrenalina

Para los que quieren la aventura extrema

Por:
abril 04, 2014
San Gil, la patria chica de la adrenalina
Foto: LatinNewsXXI

Es tan imponente, que apenas asoma ante nuestros ojos en la serpenteante carretera que nos trae de San Gil camino de Bucaramanga, produce una mezcla de sensaciones que van de la admiración ante la obra majestuosa de la naturaleza al sobrecogimiento del estómago en aquellos que tienen respeto a las alturas. Es apenas el aperitivo desde los miradores del camino. Lo mejor está por llegar. Y llega carretera abajo con la visible señal que anuncia el Parque Nacional del Chicamocha. Impactante ya desde la zona del parqueadero, conforme se sube al mirador de la cima y se abre el ángulo de visión, el estremecimiento de las sensaciones aumenta contemplando el resultado de la erosión sobre el lecho fluvial, los grandes desfiladeros en ambas orillas.

SAN GIL CHICAMOCHA2

Foto: LatinNewsXXI

El monumento al orgullo santandereano es el punto intermedio de la subida a pie, y desde él se puede respirar y sentir todas las enormes estampas que se divisan de cada uno de sus extremos. Una obra de arte que es ya un símbolo del parque y hace alusión a la Revolución de los Comuneros. Arriba del todo una terraza de un bar es la cima de la ascensión y en sus 360 grados de circunferencia abre a la retina y a la cámara toda la gallardía de este regio rincón andino. La reputación del lugar está justificada y desde luego merecida fue la vitola que la marcó como maravilla de la naturaleza, candidata nominada en su día de la campaña para ser elegida entre las Siete Maravillas Naturales del Mundo en la categoría de cuevas, formaciones rocosas y valles.

SAN GIL CHICAMOCHA1

Foto: LatinNewsXXI

San Gil es una referencia en Colombia para el turismo de naturaleza principalmente en lo que se refiere a actividades extremas. Antes de llegar, le queda a uno constancia de ello en Barbosa, puerta santandereana en su confluencia con Boyacá, atravesada por un río Suárez que pocos kilómetros más adelante ya deja muestras de la bravura que lo hace uno de los escenarios preferidos para el kayak y rafting de más alto nivel. Aparecen cañaverales por doquier en el avance de una ruta llena de paisajes espectaculares que no se abandonan hasta llegar a San Gil, la meca de los amantes de estos deportes fluviales. En el malecón encuentro a John Javier, joven miembro de la empresa Rafting Chicamocha, organizadora de expediciones que son una garantía para los amantes del deporte extremo o de la mera contemplación paisajística, desde las plácidas cabalgatas por la naturaleza, hasta el atrevido parapente en el cañón, pasando por la espeleología en las célebres cuevas de la zona, el rápel y el torrentismo en cascadas maravillosas, y por supuesto la navegación por los raudales de los ríos Fonce y Suárez. John Javier asegura que en los meses de temporada alta se da un gran número de visitantes buscando las emociones fuertes de estos parajes. En el caso del Cañón del Chicamocha, muchos extranjeros acuden a él por dos razones, la primera porque se trata de un cañón más profundo que el famoso Cañón del Colorado, tiene un promedio aproximado de 2 kilómetros de profundidad y 227 kilómetros de recorrido. No solamente es el Río Chicamocha el que lo recorre por el fondo de la falla, sino que al espectáculo se unen los ríos Fonce y Suárez para entre todos formar más adelante el caudaloso Río Sogamoso. La otra razón es la economía, pues la práctica del sobrevuelo no solamente resulta más satisfactoria para las sensaciones de quienes la practican, sino también más económica que en los países de origen de muchos de estos visitantes.

SAN GIL BARICHARA 1

Foto: LatinNewsXXI

El río Fonce es ideal para los que se inician en el rafting de nivel o clase I y II, las de rápidos suaves, donde caer de la embarcación no supone mayor problema, el río Suárez sin embargo se recomienda para nivel III en adelante, corrientes rápidas, irregulares y con rocas obstruyendo el camino, en una palabra, adrenalina pura para avanzados.

Desafío al vacío

Por la módica cantidad de 38.000 pesos por adulto, poco más de veinte dólares americanos, se puede viajar en el teleférico que desde el año 2009 desafía la altura y las emociones de sus pasajeros, atravesando el cañón de lado a lado en una extensión de más de seis kilómetros y tres estaciones. Es único en el mundo. Su primer tramo es de dos kilómetros entre el parque y el río, mientras el segundo entre el Río y la Mesa de los Santos supera los cuatro kilómetros de continuo derroche visual en los poco más de veinte minutos que demora el recorrido. En cualquier caso el viaje en teleférico con las imponentes vistas es un paseo de niños comparado con otras alternativas que tiene el parque para los más osados que desafían continuamente a la gravedad.

SAN GIL RIO FONCE PUEBLO

Foto: LatinNewsXXI

Un gigantesco columpio permite balancearse enfrentando el precipicio. Nada recomendable si no le gustan las sensaciones fuertes, y menos todavía la que viene a ser una de las más grandes atracciones del parque, el cable a modo de canopy conocido aquí como cablevuelo. Existen tres, el primero de 450 metros en la parte posterior, en cuyo intrépido paseo se puede admirar todo el cañón; el segundo es más corto pero la altura hasta el suelo que se queda a los pies lo mantiene con una alta dosis de vértigo; el último está destinado a los niños.

Como guinda natural a este conjunto majestuoso encontramos un parque donde ver la especie particular de cabras del Cañón del Chicamocha, y otro parque de avestruces, que viven también al abrigo de esta auténtica joya de la naturaleza no solamente colombiana, sino americana y mundial, donde la temperatura fluctúa entre los 11 y los 32 grados centígrados entre el día y la noche a una altura de 1.450 metros sobre el nivel del mar.

BARICHARA

Declarado Monumento Nacional, pasa por ser uno de los pueblos más bonitos de Colombia y apenas se encuentra a media hora de camino de San Gil. Erigida sobre la leyenda del milagro de la piedra, esta pequeña localidad es una reliquia de la arquitectura colonial enmarcada en un entorno natural sobresaliente. De piedra es la belleza de sus calles, sus casas e iglesias. El monumento que se ve a la entrada del pueblo dedicado a la hormiga culona tan típicamente santandereana es el anuncio de acceso a un oasis de paz, encanto y aire puro. La paz puede alcanzarse de varias maneras, incluido el sobrevuelo de un parapente, habitual en la zona merced a su topografía. Espeleología, trekking, torrentismo, canotaje y bicicleta de montaña hacen también de Barichara otro destino natural.

SAN GIL GALLINERAL

Foto: LatinNewsXXI

EL GALLINERAL

Una especie de bosque encantado en los deltas del río Fonce y la quebrada Curití. Un vergel de flora y fauna que recibe al visitante con un grupo de ardillas apostadas en los árboles de la entrada, esperando recibir su premio en forma de maní por los amantes de las fotografías entrañables. Aparecen por doquier troncos y ramas majestuosas del árbol Pithecollobium dulce, tan característico por sus musgos colgantes, parásitos vegetales que dan un aspecto de cuento de hadas a lo largo y ancho del lugar. Enormes ceibas, coloridas heliconias, llamativas mariposas y el sonido del fluir del agua del río y la quebrada. La magia de Santander adquiere en este rincón de San Gil una connotación de ensueño. La tierra de los sueños hecha realidad en cuatro hectáreas de tierra santandereana.

 

-Publicidad-
0
5265
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
La otra investigación del procurador que asusta a Rodolfo Hernández

La otra investigación del procurador que asusta a Rodolfo Hernández

Nota Ciudadana
Otra Hidroeléctrica en Santander reducirá el cauce del río Fonce

Otra Hidroeléctrica en Santander reducirá el cauce del río Fonce

El cambio de la plaza de San Gil: capricho de Richard Aguilar

El cambio de la plaza de San Gil: capricho de Richard Aguilar

Nota Ciudadana
El mercado campesino que desapareció en California, Santander

El mercado campesino que desapareció en California, Santander