Salir de la cloaca del petróleo y la minería: la lucha por un modelo de desarrollo más viable

Para los dirigentes sectoriales y gremiales de la minería y el petróleo, no existen otros recursos ni crecimientos económicos que los que generan sus actividades

Por: Jorge Ramírez Aljure
mayo 24, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Salir de la cloaca del petróleo y la minería: la lucha por un modelo de desarrollo más viable
Foto: Pixabay

Han saltado desde todos los gremios sus presidentes, gerentes y CEOS de las industrias extractivas para decir a los cuatro vientos que lo único que nos salva de la horrible situación que arrastra Colombia es que su actividad sea respetada por el próximo y el resto de gobiernos que lo sucedan, pues de lo contrario, la economía se haría insostenible.

Y el próximo gobierno sería el de Gustavo Petro, ya que los demás no deberán verse aludidos, porque simplemente han favorecido ese tipo de crecimiento por considerarse que, dentro de los prospectos del capitalismo libertario, el de la explotación de hidrocarburos y minerales es uno de los más apetecidos.

Los ingresos que el país consigue en estos momentos gracias a los buenos precios de las materias primas (que bien sabemos cuándo comienzan pero no cuándo terminan y menos qué le han dejado a sus habitantes más pobres en toda su historia) adquieren por boca de estos líderes ribetes económicos fantásticos tanto presentes como futuros.

Que —aventuran— generarán ingresos directos cuando no impuestos cuantiosos para las arcas del Estado, que se deberán dedicar a solucionar la grave crisis social que afronta el país. Una sensibilidad por los más débiles que no se les conocía, pero de todos modos bienvenida pese a que detrás de ella —y detrás es un decir— aparecen las orejas inmensas del modelo de producción extractiva para pedir su continuación por lo que resta de los siglos, eliminando talanqueras y tratados que según sus criterios, antes que favorecer la impoluta y productiva explotación llevada a cabo durante siglos por sus afiliados, la frenaría llevándonos —por primera vez, hay que agregar— al hambre y el caos general en pocos días.

Para nuestros dirigentes sectoriales y gremiales de la minería y el petróleo no existen otros recursos ni crecimientos económicos que los que generan sus actividades, con total desprecio de lo que puedan dejar en materia de degradación ecológica, desarrollo no sostenible y mucho menos de calentamiento del planeta con posibilidades reales de acabar con la vida humana, como lo ha advertido la ONU con base en los datos suministrados por los científicos del clima.

Ante esta deplorable obsesión el Pacto Histórico está decidido a poner en marcha, de llegar al  poder, proyectos que llamó de 'Cambio por la vida'.

Entre estos —y no precisamente el día de su posesión como fabulan sus enemigos— a no firmar nuevos contratos de explotación petrolera, y menos a adelantarla a base del fracking, método que solo por la cantidad de agua que requiere, y que termina gravemente contaminada como para seguir alimentando nuestros acueductos de pueblos y ciudades, merece un rechazo absoluto.

Rechazo que se acrecienta ante la conjetura de sus defensores de que este se adelantará luego de pruebas piloto y cálculos científicos concluyentes. Como si fuera fiable, en una intervención invasiva de esas características a las entrañas de la naturaleza, garantizar que lo hecho por esta durante millones de años y que ha sido finalmente el soporte de vida de los seres humanos, no se alterarà en materia grave, y seguirà siendo garantía de bienestar para quienes la habitan.

El cuidado de nuestra riqueza ecológica es una tarea  innegociable. No solo por lo que representa en este momento de crisis climàtica como instrumento de captación directa de CO2 de la atmósfera sino como objeto de reposición de todo lo que en materia de bosques y selvas hemos destruido de manera irresponsable.

Además, campo amplio para crear fuentes de ingreso para la inmensa juventud que ni estudia ni trabaja, en lugar de gastar esos dineros en una justicia colapsada por los hechos criminales y en la construcción de nuevas cárceles para castigarla, cuando quienes la componen no tienen otro camino que el hambre o caer en las garras del crimen organizado.

Pero para la biodiversidad de fábula que poseemos, todo lo anterior apenas sería un simple adelanto. Ya que ningún gobierno se ha gastado hasta ahora un centavo en lo que, como descubrimiento y desarrollo de formas de vida diferentes, contiene esta riqueza inigualable.

Y que de hacerlo nos entregaría secretos para los más diversos adelantos científicos, que revolucionarían la agricultura, la industria y los servicios. Incluida la biomímesis que consiste en estudiar y utilizar soluciones surgidas del comportamiento de la naturaleza para aplicarlas a los problemas humanos. 

Toda una carrera errada en materia de desarrollo autónomo por dedicarnos a lo más simple, a hurgar la tierra sin ninguna contemplaciòn para sacar, con ventajas para unos pocos intermediarios nacionales y las transnacionales extranjeras, las riquezas del subsuelo, sin importar los daños que le causemos a la naturaleza extraordinaria que nos tocó en suerte y con ella a sus habitantes.

De ese tamaño es el reto que Gustavo Petro le ha  planteado al país, que dadas las circunstancias anteriormente nombradas por las que pasa el mundo, solo tiene razones de peso material y moral incuestionables.

Mientras que para Colombia representa, al lado del cuidado del agua y el crecimiento de las energìas renovables, la oportunidad de construir un desarrollo diferente y propio, basado en nuestra biodiversidad sin lìmites, que hasta ahora se ha quedado para que nuestros presidentes, sin excepción, se precien de su existencia ante todos los foros internacionales.   

-.
0
200
Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

Leonidas Iza: el indígena que tiene en jaque al presidente Lasso de Ecuador

El racismo, lo más duro que enfrentó Francia Márquez en su campaña

El racismo, lo más duro que enfrentó Francia Márquez en su campaña

Los diseñadores de las pintas de los Petro Alcocer

Los diseñadores de las pintas de los Petro Alcocer

Un cura misionero, el guía espiritual de Petro

Un cura misionero, el guía espiritual de Petro

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus