Roberto Esper, el entrañable empresario de los medios de comunicación

El fundador del periódico La Libertad y posterior dueño de El Espacio, además de visionario, fue un tipo sencillo y muy trabajador. Un homenaje

Por: Norman Alarcón Rodas
abril 05, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Roberto Esper, el entrañable empresario de los medios de comunicación
Foto: Archivo El Heraldo

En 1923 desembarcaba en el muelle de Puerto Colombia, Atlántico, Teófilo Esper con su esposa Labibe Rebaje, provenientes del Líbano, frente al mar Mediterráneo, y el 5 de abril de 1926 nacía en el seno de esa familia Roberto Esper Rebaje, en el emblemático barrio San Roque de Barranquilla. Roberto Esper se convertiría en un personaje excepcional durante el siglo pasado y en los primeros años de la actual centuria por su capacidad de emprender diversas actividades, todas encomiables.

Siendo muy joven, y estudiando en el colegio Salesiano de la calle 30 frente a la iglesia de San Roque, que aún mantiene sus actividades académicas, le tocó trabajar para ayudar al sustento de su familia. Como lo narra en una entrevista, desde temprana edad vendía café, guarapo y otros artículos con su hermano, en medio de grandes privaciones. En una visita de Carlos Gardel a Barranquilla se le puso de punta hasta lograr una foto con el zorzal criollo, quien le dijo que iba a ser un triunfador por ser tan decidido. Roberto y su hermano trabajaron luego en el mercado público y allí los cogió el Bogotazo, acaecido por el vil asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, el patriota más insigne de la primera mitad del siglo pasado, que tuvo sus consecuencias en Barranquilla, donde mucha gente enardecida quemó emisoras y protagonizó disturbios que hasta alcanzaron la plaza de mercado y los pequeños negocios de don Roberto. Después de estos acontecimientos se ideó el supermercado Robertico, llegando a tener varias sucursales y un éxito importante con el lema de vender barato con una administración económica. Decía que su universidad “era la calle” y se consideraba “un pasajero de este mundo”.

También se convirtió en empresario de espectáculos públicos, siendo el primero en traer a la Arenosa al “jefe” Daniel Santos, luego a la magistral Sonora Matancera y a Celia Cruz, Pedro Vargas, Toña la Negra y la Tongolele, a quien muchos años después trajo Heriberto Fiorillo al Festival Internacional de las Artes en el marco del Carnaval de Barranquilla. Como si fuera poco fundó el equipo de fútbol La Libertad, que mantuvo tres años.

Pero, quizás, en lo que más descolló fue como empresario de medios de comunicación, empezando con la fundación de Radio Libertad de Barranquilla, la emisora más poderosa de la región en esa época. Allí se formaron talentosos periodistas como Marcos Pérez, Juan Gossaín y Édgar Perea, entre otros. Llegó a tener quince emisoras, una de ellas Ondas del Caribe, en Santa Marta. Fundó el periódico La Libertad en 1979, que cumple cuarenta años el domingo 7 de abril, el mismo día de la efeméride de Barranquilla. Creó en Cartagena el periódico La Verdad y compró El Espacio, de Bogotá, su última audacia. Decía que la tecnología avanza diariamente, como los celulares y que iba a realizar proyectos hasta que muriera, lo cual ocurrió el 24 de febrero de 2017. Se preocupaba por la niñez desamparada y decía que el Estado debía velar por la parte social y sus correspondientes inversiones.

Además de haber sido un hombre visionario y progresista, nunca dejó su manera de ser de sencillez y trabajo permanente. Muchas veces recibió en su oficina al Frente Amplio Cívico por el Rescate de Barranquilla, con sus cabezas visibles, Antonio Bohórquez, Alberto Luna y Álvaro Brieva, y a los Indignados con el pésimo servicio de Electricaribe. Tratábamos con él los asuntos más palpitantes de nuestra querida ciudad de Barranquilla y de nuestro departamento del Atlántico, como las alzas permanentes de los impuestos, tasas, estampillas, valorizaciones. Impulsó discusiones sobre el Plan de Ordenamiento Territorial que la Administración Distrital impuso por decreto, en realidad una verdadera reforma tributaria territorial por la cantidad de exacciones al contribuyente y que hoy tiene a Barranquilla como una de las primeras ciudades en cargar tributos a ciudadanos y empresas. Es la llamada “prosperidad a debe”, que nos tiene endeudados hasta más allá del 2034, así sea dejando importantes obras de infraestructura. Una de las empresas más golpeadas por Electricaribe es precisamente La Libertad, pues ha sufrido en varias ocasiones apagones súbitos que han dejado pérdidas multimillonarias, como el último del domingo pasado, sin que la Distribuidora de energía haga los resarcimientos del caso, ya preparándose para ser entregada a nuevas trasnacionales por el gobierno nacional. Las empresas privadas foráneas y/o nacional repetirán el ciclo perverso cuyo móvil principal son las ganancias a través de las tarifas, como el de GN Fenosa, cual mito de Sísifo con su roca gigante que siempre se devuelve desde la cima.

Estamos seguros de que el tarifazo eléctrico que se nos viene encima hubiera sido rechazado por don Roberto, como lo advirtió en su columna de La Libertad la juvenil abogada Melissa Aníbal. Esta casa periodística está en muy buenas manos, con la doctora Luz Marina Esper Fayad al frente y continuando la tradición de ese hombre de bien. Loor a don Roberto Esper Rebaje.

 

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
904

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus