Rionegro, Antioquia: el nadaísmo se apoderará por unas horas

Se asoma como la segunda interpretación que recibirá el municipio de una reunión que pretende conservar su primer hálito de inverosímil y sus tintes revolucionarios

Por: Juan Esteban Trujillo Marín
enero 17, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Rionegro, Antioquia: el nadaísmo se apoderará por unas horas

Finalizando el mes de enero del año en curso, una actividad aleatoria de una de las tantas ondas expansivas producidas por la piedra que, Gonzalo Arango lanzó una tarde incendiada, al inmenso lago del olvido, llamándola y fundándola como nadaísmo, se apoderará por unas horas de la agenda cultural del oriente de Antioquia, ofreciendo un espacio gratuito y de libre expresión, donde la voz de los nuevos aventureros será escuchada y vibrará al unísono.

Se asoma como la segunda interpretación que recibirá Rionegro de una reunión que pretende conservar su primer hálito de inverosímil, sus tintes revolucionarios, que animaron a muchos a seguir por el camino de la cuerda floja. Habiendo sido una reunión no apta para almas en miniatura, la pasada versión se celebró con la poesía como misión y el espíritu de la literatura como actitud y no como pose intelectual. Ergo, esta vez, el motivo de concentración es el antes y el después de Gonzalo Arango, trazando una línea de tiempo interesantísima: AG/DG (antes y después de Gonzalo Arango) que resulta bastante similar al AC/DC, ya que la figura del trueno que separa las dos tandas de letras de la mítica banda, simpatiza bastante con lo que es la figura de Gonzalo Arango, un ángel caído y de fuego, que orgulloso renuncia a los colores del cielo para internarse en las sombras de su alma; así se plantea un juego de concepto publicitario, donde las zonas de sombra de la conciencia humana por fin son iluminadas por el relámpago de la sabiduría.

Por otra senda, se ve como una jugosa oportunidad para demostrar a los jóvenes de que el arte también posee un núcleo de desequlibrio, de entrega a la melancolía del oficio, de sacrificio y de posteridad absoluta, que ya muchos antes de hacerse conocido el nombre del nadaísmo como movimiento, y el de Gonzalo como autor, ya habían adoptado como postura y forma oficial de vida, muchos pensadores y traidores del sistema imperialista, de los cuales se hablará ampliamente en la reunión.

Este recital con ínfulas de desconversatorio será una trinchera y guarida de seres anómalos, y pretende hacer un homenaje al mes en que nació el profeta Gonzalo Arango. A raíz de la primera versión, apoyada desde su base por Non Colectivo se evidenció una duda puntual y puntuda con el papel de la tecnología en los territorios de la bohemia y de la melancolía que caracterizó al movimiento que hasta la luna de anoche, seguía atrayendo a fanáticos y curiosos de todas partes del país. A continuación el texto en formato de moraleja, que a raíz de una agradable conversación gestada por un puñado de jóvenes en una casa cultural, se terminó convirtiendo en una teoría científica y también sustentable. Si usted desea conocer más del evento y estar atento al lugar, la fecha exacta y la hora, lo invitamos a estar al margen de la página oficial de Non Colectivo, ya sea en Facebook o Instagram, para que en los días finales de este mes, vaya y comulgue con una nueva visión del mundo.


Si Gonzalo tuviera Facebook

Qué sería del nadaísmo si se hubiera levantado en los cables y moderadores de luz de nuestra época, si se hubiera abierto paso, tembloroso y tambaleante, entre las pantallas y la publicidad al contacto y la información al instante, rápida y amarilla, de tendencias decadentes y filtros sobre filtros que cargan otros filtros. Qué sería si Gonzalo, fuera un obseso de las inyecciones digitales, si hubiera escrito su "Muerte no seas mujer", en un muro abandonado y también muerto de una sed social cualquiera, es decir, red social cualquiera: siempre se trata de la sed de algo o de alguien. Antes de morir pedimos agua.

Qué sería si Arango hubiera cambiado el rollo de la máquina de escribir por la luz blanca y la sensibilidad monstruosa de la pantalla del celular y sus sonidos robóticos. Cuántas fotos de perfil tendría, cuántos acontecimientos importantes resaltaría y explicaría: ¿lo habría borrado?, ¿lo habría bloqueado?... Yo creo que Gonzalo nos dejaría en visto a todos, eternamente, y a quien osara enviarle un toque, lo destruiría con un poema sanguinario de esos que tanto apetecía, revelando la idiotez de tal acto, en apariencia dizque subliminal.

Yo creo que a Gonzalo le habrían cerrado la cuenta y él ni cuenta se hubiera dado. Yo creo que el nadaísmo se hubiera escapado de todo este desperdicio, mal reciclado y mal digerido por el cerebro humano, que no es más que un frijol enorme de carne y venas, clavado a fuerzas en un cráneo. Y allá en la nada, donde nadie lo molestara y pudiera maldecir a los cuatro vientos, se hubiera refugiado con sombrillas viendo caer lluvias de información y pensando cómo escribir una carta abierta al mundo, la primera y la última carta del mundo, recomendando conservar el anonimato de todas y todos, abrazando la intimidad arrebatada, prendiendo velas violetas a la soledad, de cuya cera se formarían troncos de sangre, que el nadaísmo donaría a todos los locos que se están muriendo en un mundo de insoluble cordura.

Gonzalo Arango se siente triste. Gabo comenta: "Ya era hora". Andrés Caicedo graba su suicidio en vivo en YouNow. Hemingway cierra Twitter y se dispara con una escopeta. Poe habla de la muerte y los fantasmas en su canal de YouTube, tiene más de un millón de suscriptores y esto le da asco y le produce ataques de nervios a las tres de la madrugada. Baudelaire ni lo considera, solo tiene datos para su WhatsApp y como avatar proyecta la vieja fotografía de sus rosas marchitas. Nunca está en línea. Sartre se crea una cuenta en Instagram y sube fotos de sus cigarrillos y especialmente las colillas. Emil Cioran comenta con el numeral: #ElCinismoDeLosViciosos.

Ahora bien, supongamos que Gonzalo Arango ve en la tecnología la capacidad de llevar más lejos sus ideas, sus mapas y sus laberintos mentales. Regresemos a la idea del principio, verdad, arrastrémonos de vuelta entre todo ese lago de lodo. Gonzalo Arango crea un movimiento industrial y literario, arte anónimo y bizarro, y la primera regla es que solo se pueden enviar notas de voz de máximo diez segundos. Así, las frases cobrarán poder.

Con el tiempo crean una segunda regla y es la de no transmitir nunca nada en vivo, incluso si estaban ebrios de licor importado, nada merece ser grabado en imágenes para los demás si no está dirigido por Alfredo, el gordo cachetón o por Chaplin. El matoneo está más que aprobado, es una pequeña ley adjunta y secreta. Pero no importa qué tan gracioso sea lo que estaba sucediendo, no importa qué tan de moda se pondrían posteando patrañas demasiado humanas, no importa si marcarían lugares privilegiados en las tendencias del día, del mes, ni del año. No, es que no, si Gonzalo Arango tuviera Facebook habrían máximo mil usuarios; todos clandestinos, encerrados en mazmorras apartadas del mundo, escribiendo opiniones como si se tratara de las confesiones múltiples de un solo pecado: ser humanos.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
1384

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Rionegro: la orden de los vampiros

Rionegro: la orden de los vampiros

Nota Ciudadana
El fenómeno Rionegro

El fenómeno Rionegro

Nota Ciudadana
Publicación de las

Publicación de las "Rimas de Bécquer"

Nota Ciudadana
Se acerca el Festival Internacional de Poesía de Bogotá

Se acerca el Festival Internacional de Poesía de Bogotá