Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Rebuscarse la vida en el lugar equivocado…

Orito, La Hormiga, Puerto Asís son el pan nuestro de cada día, así no sepamos dónde quedan estos pueblos olvidados por el Estado, desbaratados por la guerrilla, las bacrim, y el rencauchado ELN

Por:
Julio 14, 2016
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.

Está de moda hablar del Putumayo. Que si las voladuras de oleoductos, que si la Corte impide sacar el petróleo porque le ha dado por cuidar el medioambiente, que si los autóctonos no han sido consultados, que por qué diablos pararon de fumigar con glifosato, que siguen sembrando coca, que tanto dinero desperdiciado en proyectos salvadores que quedaron a la deriva, que lo que pasa es que todos son una manada de perezosos… en fin.

Orito, La Hormiga, Puerto Asís y el río San Miguel ya nos suenan tan familiares como Anapoima, Barichara, Puerto Triunfo o El Rodadero; pertenecen al pan nuestro de cada día, así no sepamos dónde quedan estos pueblos olvidados por el Estado y desbaratados por la guerrilla, bacrim, y qué decir del rencauche del ELN, que se creció en un 100 % desde que las Farc decidieron cambiar de uniforme.

Leyendo el libro Del otro lado, escrito por Alfredo Molano Bravo, donde en seis capítulos narra testimonios de hombres y mujeres que tuvieron que decidir, en medio de una violencia no elegida, entre ser asesinadas o buscar al otro lado del río un refugio en Ecuador para reinventarse la vida.

 

Cómo el río San Miguel ha llevado
cientos de cuerpos hinchados
flotando hasta el mar

Cómo esas poblaciones, desplazadas también, del Tolima, los Santanderes, Antioquia y el Valle son sus actuales habitantes. Cómo el río San Miguel ha llevado cientos de cuerpos hinchados flotando hasta el mar. Cómo en esos piedemontes la lluvia espesa y la selva húmeda tapan con tierra y lodo esas fosas comunes donde yacen sin nombres ni dolientes tantos seres inocentes que simplemente llegaron a rebuscarse la vida en el lugar equivocado.

“Mi madre nació en un pueblo que no conozco porque cuando estuve en edad de conocer, ya no existían abuelos ni fincas (…) Me cuentan que la tropa nos perseguía y que fuimos a dar al Putumayo, a Orito, donde todo el mundo termina porque es un pueblo movido por el petróleo (…) Allá también se vive con miedo, hay mucho sapo, y cuando llega un forastero todo el mundo se queda callado, nadie chista nada (…) A mi hijo lo mató un guerrillero hecho a sangre, y cuando a una mujer le matan un hijo, la vida se le acaba porque le matan el amor”.

Tierra de nadie. Tierra de todos. Tierra que gira alrededor del petróleo, la siembra de coca, el rebusque por el río San Miguel; olvidada por el Estado. Sería interesante que ministros y congresistas doblaran sus corbatas de seda importada, tomaran el vuelo de Satena a Puerto Asís y se desplazaran entre baches, humedad y lluvia a estos pueblos para conocer la realidad de primera mano antes de sentarse en sus sillones de cuero a impartir órdenes y a legislar.

Posdata: gracias, Ecuador. Al otro lado del río miles de colombianos han podido continuar sus proyectos de vida, tener a salvo sus hijos y trabajar. ¡Gracias por haberles proporcionado esa segunda oportunidad!

@josiasfiesco

Publicidad
Queremos seguir siendo independientes, pero no podemos solos. ¡Apóyenos! Con la tecnología de TPaga
$20.000 $50.000 $ 100.000 $300.000
Donaciones en pesos colombianos ($COP) a la Fundación Las Dos Orillas. NIT 900.615.503 para la operación de Las2orillas.co
0
337
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Josías Fiesco

Los engañados, esta es la hora

Los engañados, esta es la hora

No más politiquería, mermelada, el año que viene será el año del criterio en las urnas, el año del cambio de rumbo de Colombia
Conocí al héroe

Conocí al héroe

La maravillosa historia de un superhéroe que lo superó todo y se dedicó, con pasión, a ayudar a los demás. Jeison Aristizábal, la discapacidad solo existe en el corazón
Turbulencia con altura

Turbulencia con altura

Avianca ha manejado de la mejor manera el conflicto en lo que atañe a los usuarios, el servicio al cliente ha sido impecable
Si nos capan de nuevo…

Si nos capan de nuevo…

Estas son las elecciones más importantes de la historia nacional contemporánea. Un punto de quiebre. Tenemos suficientes elementos de juicio para barajar las cartas. ¡A cambiar de rumbo!
Los indiferentes tienen un ego superior

Los indiferentes tienen un ego superior

Eso de la democracia lo miran de reojo, con desprecio y desinterés, son rebeldes de tiempo completo, “no le siguen el juego a los políticos”, los dejan jugar
Otra misa…

Otra misa…

La vida es sagrada. Pero no, en las calles de Bogotá sigue valiendo un celular
Nadie pidió en Barcelona una curul

Nadie pidió en Barcelona una curul

El odio está incrustado en el corazón de la globalización, y en medio del tsumani apocalíptico los organismos internacionales se convierten en eunucos burocráticos incapaces de hacer algo por detenerlo
Un baño de rosas donde huele a podrido

Un baño de rosas donde huele a podrido

Lo que han llamado posconflicto no puede ser una frivolidad de “aquí no ha pasado nada”. La paz no se logra con un baño de rosas maloliente