Opinión

“Rata de alcantarilla”: el insulto con el que César Augusto Londoño me rompió el corazón

El manizalita es la prueba fehaciente que uno no se hace más sabio a medida que envejece. No le gustó que le recordara su lambonería con los poderosos

Por:
junio 22, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
“Rata de alcantarilla”: el insulto con el que César Augusto Londoño me rompió el corazón
¿Les parece ético que este señor salga en el yate del dueño del Once Caldas con combo de amigos incluido?

A mí cada vez que César Augusto Londoño habla mal de Las2Orillas no sé, se me abre un hueco en el pecho. Me da física angustia y vergüenza que un señor de su categoría afirme que trabajo en un pasquín de tres pesos. Yo tenía 21 años y mataron a Jaime Garzón. Una de sus frases, dichas al final de su intervención en CM&, resumió el odio que yo sentía por los colombianos “Buenas noches, país de mierda”. En ese momento, el 13 de agosto de 1999, César tenía 39 años, la misma edad de su amigo asesinado y todavía el cinismo de los años no lo había contaminado. Creía en la integridad, en que la mejor forma de escalar profesionalmente no era sobándole la chaqueta a sus jefes. Y por eso tantos pelados crecimos admirándolo.

El periodismo deportivo colombiano vive, desde el 2018, con la salida de Iván Mejía, un recambio. Ahora es difícil para los fósiles de siempre, mantener vigencia. Espacios como los de ESPN o Win Sports han impulsado figuras más jóvenes como Nicolás Samper, Julián Capera, Daniel Angulo y Steven Arce han mandado a la vieja guardia de a sus cuarteles de invierno. Amparado en su amistad, en su espíritu servil con poderosos directivos de Caracol, César Augusto se aferra como a un clavo ardiendo a El pulso del fútbol, junto a otro contemporáneo suyo, Oscar Rentería Jiménez, el único programa en donde tiene incidencia este joven de 66 años.

Debido a mi probada falta de criterio a mí, como a todos los viejos de mi edad, nos encanta El pulso del fútbol. Los muchachos no lo escuchan. Tengo un amigo que tiene 22 años, se llama Gustavo “El Caballo” Márquez y el man no se explica esas ganas de perder el tiempo escuchando a esos señores de edad haciendo un programa con el formato de hace 50 años, “no tiene ni música de fondo” dice él y aunque al muchacho le acompaña casi siempre la razón, a mí la edad me ha convencido que entre menos ruido haya, mejor, por eso el bar ideal es el que no tiene música, pero eso es otro cuento. Yo escucho El pulso del fútbol porque no aprendí a envejecer, yo escucho El pulso a pesar de César Augusto al que no le gusta que uno, como fan, le haga críticas.

¿Cómo voy a estar de acuerdo con esa posición descaradamente oficialista de apoyar la designación de Néstor Lorenzo como entrenador de la Selección Colombia? ¿Cómo voy a permitir que un programa que sigo desde sus orígenes, hace 24 años, le haga el juego a Gustavo Serpa e insulte a los hinchas de Millonarios diciendo que no es fracaso que Gamero lleve cinco campeonatos sin una estrella? ¿Cómo resignarse a escuchar un programa que apoyó solapadamente a Fico, luego Rodolfo Hernández y ahora se acomode celebrando el triunfo de Petro? ¿Cómo admitir que nos insulte la inteligencia un señor que jamás habla mal del dueño del Once Caldas, Jaime Pineda, quien no sólo acabó al otrora grande del fútbol colombiano –único equipo de la Liga, junto a Nacional, en ganar una Copa Libertadores- sino que está pensando en llevarse al grande de Manizales a Itagüí? A César Augusto debería darle pena decir que es periodista, un periodista no puede tener este grado de intimidad con los dueños del equipo que él está en la obligación de criticar. ¿Les parece ético que este señor salga en el yate de Pineda con combo de amigos incluido? Esta foto es una vergüenza al legado que un señor de 66 años como él debería proteger:

Lagarto es todo aquel que se arrastra a las faldas del poder y esta foto lo resume. ¿Qué necesidad César Augusto?

El pulso del fútbol fue grande por el espíritu crítico que le imprimieron sus creadores, Iván Mejía y Hernán Peláez, hoy es solo un lugar para lavar la imagen de personajes tan cuestionados como los chupadores de whisky de la Federación. Y todo eso que hemos dicho contra la acabada que le ha pegado César Augusto al Pulso es verdad y eso despierta ampolla y por eso es que brama el señor diciéndonos “Ratas de alcantarilla”, cuando usted se ahoga recurre a la bajeza a la vulgaridad.

Y aún así maestro, estaré tan viejo, tan caduco, que sigo fiel, más como un perro como a una rata, de ese programa que se hunde, de ese programa decadente que sólo escuchamos viejos que nos aferramos a una radio que ya va a desaparecer muy pronto y que nadie extrañará, ni siquiera sus seguidores, señor experiodista César Augusto Londoño.

-.
0
12300
¿A qué le temen los empresarios en un gobierno de Petro?

¿A qué le temen los empresarios en un gobierno de Petro?

Informe Final de la Comisión de la Verdad, Renuncia de Zapateiro, ¿Fin a las corralejas?: El Resumen

Informe Final de la Comisión de la Verdad, Renuncia de Zapateiro, ¿Fin a las corralejas?: El Resumen

"Vimos la masacre por tv como si se tratara de una telenovela barata": Francisco de Roux

Dejar una vida de riquezas por los pobres: las enseñanzas del padre Francisco de Roux

Dejar una vida de riquezas por los pobres: las enseñanzas del padre Francisco de Roux

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus