Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Rappi: ¿tan buena como la pintan?

“No importa si has hecho 150 pedidos en efectivo y 100 en TC, si no eres amigo de Felipe, Andrés, Simón, no eres nadie para Rappi”

Por: Juan Felipe Borrero
Febrero 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Rappi: ¿tan buena como la pintan?
Foto: Archivo las2orillas.co

Hola, desde hace poco más de un año he trabajado en Rappi, una empresa que ha crecido exponencialmente en los últimos 2 años. Aunque se supone que esta compañía está hecha para las personas, no es así. Además, quienes están detrás de ella ahora se olvidaron de ser una.

Comencemos por el área más perjudicada en muchos aspectos de Rappi, el área de operaciones, trabajadores bajo los cuales está la responsabilidad más grande, son los que se aseguran que no suceda nada desde el momento que el pedido entra a la plataforma hasta el momento en que llega a la puerta del cliente. Pero, ¿cómo lo hacemos? Con nuestros propios equipos electrónicos. ¿Acaso no se supone que una empresa seria debe proveer a sus trabajadores todas las herramientas necesarias para cumplir con su labor? Pues Rappi no lo hace, para entrar es requisito tener un computador portátil y un smartphone, muchos ya se imaginarán el deterioro al que se ven sometidos los equipos, expuestos a daños permanentes e inclusos robos y no, Rappi tampoco responde si alguna de estas cosas llega a pasar. Si tu portátil ya no sirve por el uso diario de domingo a domingo y no puedes conseguir uno nuevo, fue un placer haber trabajado allí. Ni siquiera hacen un mantenimiento de los mismos, pero como dicen por ahí, la necesidad tiene cara de perro y es que muchos de los que trabajamos ahí estudiamos y encontrar un trabajo que se acomodé a esto no es fácil.

Otro punto al que están sometidos los trabajadores de operaciones de Rappi es a jornadas de 9 horas continuas, 6 días a la semana, sin ningún tipo de break, descanso o como le quieran llamar. Ese descanso de 15 minutos que se supone es reglamentario, no existe. Son 9 horas sentados bajo una buena cantidad de estrés, con un riesgo laboral alto. Para que dimensionen, ni siquiera tenemos tiempo para almorzar o un espacio en dónde hacerlo, no hay una cafetería, ni un espacio en donde poder distensionarnos. Debemos almorzar o comer ahí mismo en nuestro puesto de trabajo, encima de esos computadores que día a día son más lentos. Llevamos meses solicitando dichos break y la respuesta es que nuestro querido director de operaciones, Cristobal Caicedo, lo está pensando, ¡vaya difícil decisión la que tiene!

Cuando no podía sentirme más decepcionado, hace unas 2 semanas, cuando la app Ubereats lanzó una promoción que redimiendo un código de $30.000 se podía solicitar una hamburguesa, baja este señor que les comentaba arriba a exigirnos que debíamos usar nuestras cuentas personales de Ubereats para hacer pedidos ficticios a direcciones falsas, además, solicitando que le dejáramos ver nuestros celulares con el pedido hecho para comprobar que hiciéramos caso, solicitando pantallazos del pedido. ¿El motivo? Rappi ese mismo día, una hora después, lanzó la misma promoción, un código de 30.000 para pedir hamburguesas. No sé coómo catalogar lo que hizo Rappi, pero sin duda fue algo de competencia desleal, muy desleal.

Y si pensaban que ahí terminaba todo, el día de hoy nos llega un correo que palabras más, palabras menos, dice que vamos a solicitar nuestro almuerzo (luego llegó otro para pedirnos que solicitáramos la comida) por Uber y que cuando el domiciliario llegara debíamos reclutarlo para que dejase de trabajar en Uber y viniera a Rappi. ¿Cómo? Diciéndoles que fueran a una de las oficinas de Rappi a hacer su registro, donde les esperaba un delicioso combo de hamburguesas premium. ¿Competencia desleal de nuevo? Juzguen ustedes.

Para terminar se que muchos de los usuarios a nivel Colombia de la aplicación han visto cómo esta ha desmejorado el servicio, calidad y en muchas otras cosas, pero ¿saben el por qué? Por decisiones irreales para las que la plataforma no esta capacitada. Queriéndose parecer cada vez más a la muy autosuficiente plataforma de Ubereats, ha querido copias muchas cosas, con éxito nulo. Por ejemplo, el sistema de tablets en los restaurantes aliados donde llega el pedido apenas lo hace el usuario para que el restaurante o agilice y así optimizar tiempos (como en Uber o Domicilios.com). ¿Cuál es la diferencia? Estoy seguro que en ninguna de esas dos compañías se quedan cientos de ordenes diarias  sin que llegue un rappitendero por ellas. Luego, el proceso es doble, pues se debe mandar a un rappitendero a que recoja dicho orden, la pague y la lleve a la oficina. Por eso a cientos de usuarios solo les aparece el nombre del restaurante en la app y no el nombre de un rappitendero. Esto en vez de ayudar solo causa molestia con los gerentes de los restaurantes aliados y sobrecostos para la empresa. Y esto sí, en modo de chisme, Rappi ha tratado hasta de contactar a los programadores de Uber en Colombia para hacer de la plataforma algo mucho más autosuficiente.

Día a día vemos cómo cada vez más usuarios se sienten decepcionados de lo que Rappi es ahora, y es que cómo no, si para la empresa aquellos usuarios premium, es decir, aquellos usuarios que si hacen un pedido se debe correr para agilizar todos los procesos y entregar en tiempo récord. Por ejemplo, eso de que un pedido de express se entrega en 30 minutos es un mito, excepto para los premium, que son nada más y nada menos que los CEO o personajes importantes dentro de la misma compañía o sus mejores amigos y amigas. No importa si has hecho 150 pedidos en efectivo y 100 en TC, si no eres amigo de Felipe, Andrés, Simón, no eres nadie para Rappi y ese pedido que solicitaste como almuerzo será un bonito calentado para el desayuno del próximo día.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
41575

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Bicipuente de la Av. Cali junto al Club los Lagartos: peligro para los que montan en bicicleta

Bicipuente de la Av. Cali junto al Club los Lagartos: peligro para los que montan en bicicleta

"Solicitamos urgentemente al IDU o a la entidad correspondiente el arreglo inmediato de este puente"
Video: El misterioso robo al grupo de Revoquemos a Peñalosa

Video: El misterioso robo al grupo de Revoquemos a Peñalosa

Estaban recogiendo firmas en la entrada de Filbo. Al final del día denuncian que les robaron la maleta con 4,000 firmas
La bellaquería de nuestros tiempos

La bellaquería de nuestros tiempos

"William Ospina tiene mucha razón cuando miramos lentamente los grandes problemas que se viven en la tierra de Macondo"
Igualdad de derechos para los profesores del sector privado

Igualdad de derechos para los profesores del sector privado

"Los profesores pertenecientes al sector privado deben sufrir las consecuencias de una normativa expedida hace más de 60 años”