Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

¿Quién es la mujer detrás de La Niña?

En el colegio Ana Estupiñán se creía la más fea y los piojos la perseguían. 15 años después fue la Polita, Helenita Vargas y para siempre será la Niña

Por:
Mayo 03, 2016
¿Quién es la mujer detrás de La Niña?
Foto: Caracol Televisión

Cuando era niña Ana María Estupiñán creía que era tan fea que nadie jamás querría besarla. Su pelo negro, crespo y rebelde, le tapaba el rostro. Para acabar de mermar su autoestima una invasión de piojos obligó a su madre a raparla. Sin pelo creía que todos se burlarían a mandíbula batiente de su aspecto. Ocurrió todo lo contrario. Las profesoras se sorprendieron con el fulgor de sus ojos grandes, con sus labios carnosos. Ana María era hermosa y no lo sabía.

15 años después, ya convertida en una de las mujeres más deseadas de Colombia, ayuda desde Casa sobre la roca, la iglesia a la que es fiel, a todos aquellos que han pensado, incluso en suicidarse, por no soportar lo que ven cuando se miran al espejo. A sus 25 años ha sabido cumplir todas las promesas que su debut en Padres e hijos, se esperaban de ella. Desde que tiene uso de razón sabía bailar y cantar. Su papá, Juan Carlos Estupiñan, fue su primera fuente de inspiración. Él era director de comerciales televisivos y, por todos los actores que había tenido en sus manos sabía que su hija tenía el don. El método fue simple: nunca hacer sentir a la pequeña Ana María especial, siempre ser crítico, siempre pedirle más. Le quedaba difícil, la niña era un portento que declamaba y se aprendía, con suma facilidad, cualquier poema que se le cruzaba. Era una fuerza de la naturaleza.

Su éxito se hizo nacional cuando encarnó a Helenita Vargas en la serie La ronca de oro. Descrestó a todo el mundo cuando se dieron cuenta que no necesitaba ser doblada porque ella efectivamente sabía cantar. No se conformó, quiso ser la mejor. Se iba a ir a Nueva York, a estudiar en el Actor Studio, la misma academia en donde se pulieron Robert de Niro, Marlon Brando, James Dean, cuando le llegó una propuesta de Nickelodeon para protagonizar Tony la chef. No alcanzó a llegar a la gran manzana y se quedó a vivir en Miami. Al poco tiempo, cansada de vivir sola, se trajo a su papá, a su mamá Liliana García y a las gemelas María Andrea y Maria Paula, sus hermanas. También, en la Florida, conocería a Mattias Byling, el estudiante de aviación con el que lleva ya año y medio.

lanina-anamariaestupinana

Ana María, que hasta hace muy poco decía que su sueño era llegar virgen al matrimonio, sólo comparte el amor de su novio con la actuación. Interpretar a alias Sara, la niña que fue reclutada por la guerrilla cuando apenas tenía 7 años y que, a los 15, intenta volver a la vida civil, es, sin duda su reto más grande.

Ella se sorprendió cuando se encontró con Juanita Uribe en los L.A screenings hace un par de años. Uribe, quien con El patrón del mal se consagró como una de las libretistas más importantes de América Latina, le dijo que había escrito un personaje especialmente para ella. Estupiñán no tembló ante el reto. Ella, que se acostumbró a escuchar desde su iglesia a todas esas niñas que sufrían por su autoestima, ahora tenía que vérselas ante una niña que había tenido que soportar la crudeza de haber sido reclutada para combatir en el monte.

Poco se sabe de la verdadera niña. Dicen que vivía en el Doncello, Caquetá, que a los 15 años apareció en su casa cuando ya su familia creía que estaba muerta. Lo único que traía de su peregrinaje en los campamentos de las Farc fue una granada desactivada, un fusil sin balas y las ganas de ser médico para ayudar a los demás. Al principio fue duro acostumbrarse a la suavidad de un colchón, a la vida en familia, a vivir sin la adrenalina de las emboscadas, del combate. Conocer a su alter-ego la inspiró.

Ana María, que alguna vez fue Policarpa Salavarrieta y Helenita Vargas, ahora se transforma en el rostro de uno de los 6.000 niños que los grupos armados han reclutado en Colombia. Gracias a su actuación deslumbrante, a sus ojos brillantes, esos que se ocultaban tras los crespos negros y llenos de piojos en la época del colegio, un país está entendiendo que el único camino que queda es el de la reconciliación.

Publicidad
0
77050
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Vicky Hernández responde a la “desinformación”

Vicky Hernández responde a la “desinformación”

La artista no está tan mal como lo hizo ver un programa de televisión
Las Hermanitas Calle no despegaron en su debut

Las Hermanitas Calle no despegaron en su debut

La nueva serie de Caracol, tuvo un rating de 10.5 puntos con el que no superó al enfrentado Diomedes. La vendendora de rosas sigue mandando
Herencia de Timbiquí: el tortuoso camino hasta llegar al éxito musical de La Niña

Herencia de Timbiquí: el tortuoso camino hasta llegar al éxito musical de La Niña

Su compositor Begner Vásquez, se fue de Timbiquí cuando sintió que se le empezaba a quedar pequeño. Cantando en buses convirtió al grupo en embajadores del Pacífico en el mundo
La Viuda Negra, la Madre Laura y Diomedes en la pantalla chica

La Viuda Negra, la Madre Laura y Diomedes en la pantalla chica

Por lo menos 3 bio novelas y 5 adaptaciones llegarán a la pantalla colombiana en los próximos meses. Lo más reciente, la viuda negra, estrenada en Caracol.