¿Quién es el chileno José Miguel Vivanco, el temido director de Human Right Watch ?

Tenía 12 años cuando Pinochet se entronizó a sangre y fuego y desde la Universidad empezó su combate contra la violación de los derechos humanos

Por:
junio 09, 2021
¿Quién es el chileno José Miguel Vivanco, el temido director de Human Right Watch ?

A sus sesenta años son muchas las batallas que tiene encima. Tenía doce años cuando el comandante de las Fuerzas Armadas Chilenas, el general Augusto Pinochet, ordenó bombardear el Palacio de la Moneda para borrar del mapa a su jefe, el presidente Salvador Allende. La Unidad Popular se había convertido en el primer partido en América Latina en llevar la izquierda al poder.  Como tantos otros niños, despertaron tomando chocolate y escuchando a los aviones caza sobrevolar Santiago ese 11 de septiembre de 1973. Su familia era católica, alineada con la línea progresista de la iglesia post Concilio Vaticano II, la  Teología de la Liberación y se oponían, con la cruz y la razón, al temible dictador.

Una de las primeras batallas que ganó este abogado de la Universidad de Chile, como líder estudiantil fue lograr la liberación del poeta Yndamiro Restano, poeta, periodista disidente y fundador del Movimiento Armonia detenido por el régimen de Fidel Castro en Cuba. Le había salido cara su oposición y sus voces de libertad en la isla.  Fue clave entonces la gestión de Gabriel García Márquez para influir con Castro y lograr la liberación del chileno.

Hace treinta años, en 1986 entró a formar parte de la organización internacional Human Right Watch, que había nacido casi que una década atrás como Helsinki Watch, con un propósito claro: ayudar a los grupos ciudadanos a verificar el cumplimiento de los Acuerdos de Helsinki  de 1975…. De  crecimiento de la organización resultaron nuevos Comités de observación (Watch Comitees) para cubrir otras regiones del mundo en la protección de los derechos humanos. Fue en 1988 cuando la organización adopto el nombre de Human Rights Watch con Robert L Bersnstein como primer director.

Cogió las riendas de Human Rights watch en 1994 y desde entonces es una voz que resuena

Vivanco descolló desde Chile por su liderazgo y en 1994 pasó a ser el Director o Presisente. e convirtió. Ya en su cargo empezaron las peleas más duras contras los autoritarismo y atropellos sobre todo en América Latina. Fue uno de los promotores de la extradición de Alberto Fujimori al Perú y no dudó en enfrentar a la concentración de poder cada vez mayor de Hugo Chavez en Venezuela. Se granjeó la animadversión del chavismo por sus constantes denuncias al régimen y sus violaciones a los derechos humanos. aunque su victoria más resonante ocurrió el 16 de octubre de 1998: la detención de Augusto Pinochet. Ese día pudo ver como, gracias a un plan concebido por él, el juez español Baltazar Garzón capturaba en Londres al dictador Augusto Pinochet, el hombre que había truncado la vida y asesinado a tantos amigos suyos en Chile.

Un aguacero cae todos los días sobre José Miguel Vivanco. Y llueven ataques de todos lados. En Colombia, uno de los principales contradictores ha sido Alvaro Uribe y el Centro Democrático que siempre busca descalificarlo.

Lo tildan de  un chavista camuflado, no hay un funcionario que despierte más resquemores en Maduro que Vivanco. Se burlaba de Chávez y sus anécdotas favoritas sobre el dictador son mostrar a Diosdado Cabello como el perrito faldero que surtía todo el tiempo de cajetillas de Marlboro que Chávez fumaba compulsivamente. Incluso a Diosdado no lo baja de mafioso. Después de entregar en septiembre del 2008 el informe Una década con Chávez que mostraba en blanco y negro el fracaso de la Revolución Bolivariana, lo echaron de Venezuela. Incluso los agentes del chavismo los retuvieron a él y a sus hombres en un ascensor.

Con Uribe ha tenido agarrones desde que este era el más joven y prometedor de los gobernadores que tuvo Antioquia. Vivanco viajó en 1997 a Andes, Antioquia, en donde tenía una reunión con él para hablar del espinoso tema de las CONVIVIR. Cuenta Vivanco que el gobernante se paró de la silla a los 10 minutos de estar reunidos, lo señaló con el índice y hasta lo amenazó de muerte. Siendo presidente se reunió en Washington con él, días después de concretarse el pacto de Ralito, otra vez Uribe se levantó de la mesa y esta vez le gritó que era “un embajador de las FARC”.

Sus relaciones con Colombia siguen siendo problemáticos. Este miércoles 9 de junio presentó un informe de la HWW en donde, de manera lapidaria, soltó frases contra el gobierno de este calibre “El presidente ha estado muy lento y no ha estado a la altura de la necesidad de condenar en términos inequívocos las violaciones gravísimas a los derechos humanos que se han producido en estas semanas del paro". Además su informe dice que no existe evidencia que este gobierno practique lo que tanto pregona: la cero tolerancia ante la violencia policial.

Vivanco sigue ganándose la inquina de buena parte de los que están de acuerdo con este gobierno. Lo siguen señalando como un indeseado y le piden de todas las formas que se vaya del país. Vivanco se acostumbró a ser un incómodo, una opción que tomó desde los veinte años cuando oponerse a Pinochet era ponerse una lápida encima.

-.
0
9100
Los muertos y desaparecidos que carga Luis Pérez: Operación Orión

Los muertos y desaparecidos que carga Luis Pérez: Operación Orión

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

La movida del veedor Calderón España que dejó el caso de Hidroituango en manos del contralor

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

Get Back: El privilegio de ver cómo los Beatles se autodestruían

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

El mea culpa de Iván Márquez por la entrega de armas sin condiciones

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus