¿A quién beneficiará la hidroeléctrica Talasa, en Carmen de Atrato (Chocó)?

Talasa es un enclave extranjero que utiliza un recurso natural del Chocó para aumentar las ganancias de fondos de inversión y empresas del otro lado del planeta

Por: Jorge Iván Salgado Vélez
agosto 08, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿A quién beneficiará la hidroeléctrica Talasa, en Carmen de Atrato (Chocó)?
Foto: Wikipedia

 

Según estudios oficiales, sin incluir proyectos con capacidad menor a 100 megavatios, Colombia tiene un potencial hidroeléctrico de 93.085 megavatios.

Con su clima lluvioso y su bosque tropical superhúmedo, sus tres maravillosas cuencas hidrográficas, y sus abundantes caídas hidráulicas, de ese total al Chocó corresponden 6.500 megavatios.

Por ello, en el Chocó pueden construirse centrales hidroeléctricas de todo tamaño. Sin embargo, las únicas existentes son las microcentrales de Cupica y Mutatá en Bahía Solano. La central hidroeléctrica de La Vuelta, en Lloró, construida por la empresa minera Chocó Pacífico en la década del veinte del siglo pasado, funcionó hasta la década del ochenta y sigue abandonada.

Por las absurdas políticas de los distintos gobiernos, el prodigioso potencial hidroeléctrico del Chocó permanece desaprovechado y contrasta con la carencia de energía de más de sus cien mil habitantes, que siguen utilizando fogones de leña y mechones de petróleo de la época colonial.

Cuando el Presidente Juan Manuel Santos anunció la semana pasada la ejecución del proyecto hidroeléctrico Talasa, en Carmen de Atrato, que incluye tres centrales que generarán 171 MW, algunas personas pensaron que se cambiaba de política y que vendrían grandes beneficios al Chocó.

Pero eso no es así. El Proyecto Talasa es un proyecto privado de una multinacional australiano-china denominada Macquarie Development Corporation, MDC, donde no existe un centavo de inversión pública.

La Macquarie recibe casi gratis el inmenso tesoro de parte del caudal del río Atrato en su cuenca alta. Además, estará exenta de múltiples impuestos al establecerse que las áreas de sus torres de transmisión tienen el carácter de zonas francas y recibirá sin límite en el tiempo inmensas ganancias por la venta de energía al sistema nacional, diseñada para complacerla por la llamada “confianza inversionista”.

Solo migajas recibirá el Chocó: $180 millones el cabildo indígena de Sabaletas, $450 millones el cabildo indígena El Fiera, $865 millones anuales para Codechocó y el municipio de El Carmen de Atrato y otras ínfimas bagatelas, como un puñado de empleos, una placa polideportiva y una casa-cárcel.

Talasa recuerda el trueque de oro por espejos en los días de la Conquista y las tropelías de la Chocó Pacífico en el San Juan. Talasa copia la conducta de la multinacional canadiense Atico Mining con el saqueo del cobre en el mismo municipio de Carmen de Atrato.

Talasa no incluye participación estatal nacional, departamental o local, ni aportará energía a las zonas todavía en tinieblas del Chocó.

Talasa es un enclave extranjero que utiliza un recurso natural del Chocó para aumentar las ganancias de fondos de inversión y empresas del otro lado del planeta. Talasa acrecienta el porcentaje de privatización de la generación eléctrica y presionará el alza en las tarifas.

-.
0
7445
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus