¿Qué tiene el Centro Democrático contra la educación?

¿Qué hay detrás de la abierta y descarada guerra que el partido de gobierno le ha declarado al magisterio colombiano?

Por: Andrés Esteban Bejarano
septiembre 30, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Qué tiene el Centro Democrático contra la educación?

En 1995 Milton Friedman, principal autor de la corriente estadounidense del neoliberalismo, publicó un artículo en el Washington Post titulado Public Schools: Make them Private. Allí el economista, apoyado en la creciente desconfianza de la gestión pública que caracterizó la última década del siglo XX, afirmaba la necesidad de descentralizar la enseñanza a través de la privatización del sistema escolar, dejando a la educación a merced del mercado. Esta era la segunda vez que Friedman prescribía en materia económica la política educativa estadounidense. Anteriormente había formulado el sistema de vouchers, que promovía la elección de las familias en el servicio educativo, estableciendo un modelo de financiación adecuada a la demanda y que impulsaba la competencia con el fin de asegurar la calidad en el servicio educativo.

Ambos postulados del economista norteamericano están hoy en el centro del debate por cuenta de las senadoras uribistas María Fernanda Cabal y Paloma Valencia. En sus cuentas de Twitter ellas aprovecharon la incertidumbre que ha producido la pugna entre el gobierno y fecode por el regreso a las aulas y las clases presenciales. En sus trinos se deja ver claramente una postura a favor del libre mercado, con una propuesta de bonos y la necesidad de promover la elección, como lo enunció Friedman.

Sin embargo, y a pesar de la hegemonía de la visión liberal en el campo educativo, que reduce el hecho social mismo de la educación de un derecho a un servicio sujeto a la rentabilidad, la competencia y la capitalización; lo que está claro es la abierta y descarada guerra que el partido de gobierno le ha declarado al magisterio colombiano. Es bien sabido que en Colombia el modelo de financiación a la educación está dirigido por los preceptos del mercado, al igual que los fines formativos, que se han centrado en producir capital humano que posibilite la competencia en la economía globalizada, antes que formar ciudadanos. Por esto, las afirmaciones de las representantes del Centro Democrático no tienen otro propósito que atacar las propuestas de Fecode, reafirmando un sistema ya instalado.

Foucault aseguró que todo poder genera una resistencia. El magisterio colombiano ha sido la principal fuerza de resistencia a los domgas del mercado en las políticas educativas que hoy el Centro Democrático abandera tanto en el gobierno como en el Congreso. Por esto, es natural que los profesores colombianos sean el objeto de los ataques del partido de gobierno, a sus ojos, el magisterio es un enemigo. En efecto, Fecode es un enemigo poderoso, puesto que su poder efectivo se basa en la fortaleza de la sindicalización del magisterio y la única forma de domeñar su fuerza es a través de la privatización del sistema educativo.

La privatización es un medio eficaz para debilitar Fecode, pues en el sector privado los términos contractuales del profesorado despojan de los beneficios que el magisterio ha alcanzado a través de la lucha social. Por otra parte, al liberarse de los sindicatos con la privatización, se genera el mercado educativo. Una estrategia de doble propósito.

Las agresiones en este gobierno al magisterio han sido constantes, basta recordar el proyecto de ley del representante uribista Edward Rodríguez sobre la regulación de la libertad de cátedra de los profesores para impedirles hablar de política en el aula (otro dogma neoliberal, que considera que el aula debe ser despolitizada) o las constantes estigmatizaciones de las movilizaciones de Fecode.

La educación vista desde esta posición del libre mercado ha demostrado que, contrario a sus aspiraciones, no ha logrado otra cosa que profundizar las desigualdades sociales, produciendo nuevos marginados que no acceden a la educación o a una de pésima calidad, y por tanto, negando el derecho de miles de niños a acceder al conocimiento y la cultura. La educación, vista así, ya no es un medio de movilidad social, sino de perpetuación del status quo: los ricos acceden a la educación que pueden pagar y los sectores populares se les deja al garete de la incapacidad estatal de asegurar educación de calidad, por cuenta de un modelo que termina, a su vez, financiando a las escuelas con mejores resultados en pruebas estandarizadas que, generalmente, son las que han gozado de capitalizar la educación. Esta contradicción agrava enormemente las inmensas brechas sociales que se han producido en este país.

En últimas, de lo que se trata es del enfrentamiento en el campo de batalla de la educación entre dos maneras de entender a la educación, una pelea constante entre quienes ven en la educación un negocio y quienes ven en la educación un derecho. De este modo, es evidente que el Centro Democrático, partido de gobierno, tiene un claro interés en menoscabar a Fecode, porque su ideología está en contra de toda educación que no pueda convertirse en un factor de reproducción de capital.

-.
0
1103
1.680 casos nuevos y 26 fallecimientos más por Covid en Colombia

1.680 casos nuevos y 26 fallecimientos más por Covid en Colombia

El misterioso Álvaro Pulido, la cabeza que más vale para EE. UU.

El misterioso Álvaro Pulido, la cabeza que más vale para EE. UU.

El cuestionado pasado de Alexander Vega que no pesó para terminar de registrador

El cuestionado pasado de Alexander Vega que no pesó para terminar de registrador

El curtido general que se inventó la operación para capturar a Otoniel

El curtido general que se inventó la operación para capturar a Otoniel

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus