¿Qué son cien años?

A Luis Eduardo le encargaron hacer un boceto de un árbol genealógico. Como resultado del proceso, surgió este escrito

Por: Luis Eduardo Martínez Arroyo
diciembre 04, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Qué son cien años?
Foto: Pixabay

Me llamó anteayer Eduardo Martínez Barajas desde Florencia (Italia) para solicitarme que le enviara un boceto del árbol genealógico de su abuelo paterno, inquietud que le ha surgido a raíz de algunas lecturas que ha hecho de textos sugeridos por su papá (Eduardo Martínez Gordón). Él, como yo, cultiva el defecto de hurgar en los orígenes de sus más cercanos parientes para encontrarle explicaciones a las conductas propias y de aquellos. Supongo que por tener él juventud y dotarse de unos mejores instrumentos para investigar correrá con mejor suerte que yo, que no he podido entender por qué, si los hermanos de mi abuelo materno eran nueve (con él sumaban diez), la finca de la heredad tenía un nombre que expresaba un número menor que este.

Como se ve, no son confiables mis elementos de trabajo para llevar a cabo la labor que la señora Margoth Ardila Casares, hija de quien es destinatario hoy de este homenaje, me ha encomendado, supongo que avalada por sus hermanas: Sebastiana, a quien no sé por qué conocemos como Maritza; Gladys, ¿hay alguno aquí que no sepa que ella es Lady?; Ludy y Marlene, ¿cómo estás, Licho? Rol que se limitará de manera muy breve a presentarles a quien nos ilumina con su vejez tranquila, extraña a penurias presentes, mas no exenta de dolores pasados cercanos o lejanos según se los mire. Argemiro, Jorge y Matilde, hijo y nieto los primeros, le fueron arrancados por los negociantes de la muerte, los que aún campean y se pasean orondos por nuestras veredas y poblaciones, y la tercera, su perseverante compañera que lo arrancó de manos extrañas, lo dejó de manera sorpresiva y emprendió el viaje ineludible.

Su vocación ha sido la comunicación y la ha ejercitado con prestancia de la manera menos silenciosa posible, no obstante, su figura lenta, la ha transformado en lo que a todos fascina: en el transporte a mundos de los menos imaginables. La palabra música deriva de musa que es inspiración y esta ha acompañado a nuestro personaje durante buena parte de su bien vivida centuria. Lo ha hecho con la ejecución del cornetín, la trompeta, el redoblante, el bombardino, el barítono, el bombo y los platillos, al lado de sus hermanos Isaías, Pedro Rafael y en menor medida el benjamín de la familia Guillermo quien ya hoy es un mozalbete octogenario; de su primo Héctor Ardila del que se conoce su merecida buen fama en el toque del bombardino y quien según el nonagenario Felipe Donado Álvarez dejaba escuchar sus ecos desde Palomino hasta Coyongal. Todo ello militando en la banda 2 de febrero que se dio el lujo de recorrer buena parte del sur de Bolívar por el río Cauca poblaciones como Montecristo, Tabretera (la nostalgia lo invade), El Bagre (Antioquia); por el otro sur del departamento Convención (Norte de Santander), El Banco (Magdalena), de nuevo por el Cauca Zaragoza (Antioquia) y un largo etcétera, poblaciones en las que hicieron famosa la danza Soledad y trabajo.

La 2 de febrero estuvo integrada además por los hermanos Álvarez Rangel Juan Francisco y José del Carmen y en la posterior generación Trinidad y tuvo la impecable dirección de Concepción Martínez Pardo de quien se hacen elogios por sus dones musicales, sin que, lastimosamente, hubiera dejado creaciones de su inspiración conocidas.

Pareciera que la cuna de nuestro centenario agasajado viviera en una especie de equilibrio, pues aquí donde el amargor echó semillas y raíces y se quedó para siempre (el micro país) y se extendió le corre paralelo y le susurra al oído el bien de la longevidad. Con Rafael del Socorro Ardila Martínez han alcanzado este estado de gracia Lucío Martínez Martínez, quien murió a los 95 años, Desiderio de Arco, de quien se dice excedió el siglo lo mismo que su esposa Ana Toribia, Simona Arroyo Martínez, cuasi centenaria; Pacha Ardila Pérez y su pareja Martín Cañas. Están vivitos y muy frescos la matrona Rosalía Álvarez Arroyo con 94 años, Sebastián Martínez Martínez, 92; Manuel María Martínez Arroyo, con 90. Alcanzó también esta cima antes de irse Saturnino Álvarez Rangel, el Pollo Satu. Que se sepa los longevos personajes antes enumerados eran y son amantes de la música. Don Luis Felipe, usted que anda en labores de recuperación de la naturaleza presente un proyecto ante las autoridades ambientales para que se pueble este terruño de árboles de música.

Padrino Socorro, con gusto, aunque no con la competencia debida, he redactado estas notas de reconocimiento a su prolongada existencia que extiendo a sus hermanos María, Victoria y Guillermo, a sus hijas ya mencionadas y a su prolongación familiar de sobrinos, nietos, bisnietos, tataranietos, choznos….

-.
0
200
Richard Aguilar, detenido por corrupción pero con monumento a su ego

Richard Aguilar, detenido por corrupción pero con monumento a su ego

El invento de Tulio Gómez que revivió a almacenes La 14

El invento de Tulio Gómez que revivió a almacenes La 14

'Lula' de cara a la reconquista de Brasil y buscando desbancar a Bolsonaro

'Lula' de cara a la reconquista de Brasil y buscando desbancar a Bolsonaro

Con Encanto llegaron las flores colombianas a Corea y a Japón

Con Encanto llegaron las flores colombianas a Corea y a Japón

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus