Tras 840 días sin soluciones, la Nación Wayúu prepara manifestaciones

El Estado y el Cerrejón continúan incumpliendo, por ello el movimiento se alista para movilizarse por el cumplimiento de sus derechos

Por: OLGA LUCÍA MENDOZA QUIROGA
abril 04, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Tras 840 días sin soluciones, la Nación Wayúu prepara manifestaciones
Foto: Facebook Nación Wayúu Ong

Las continuas amenazas, intimidaciones, secuestros y asesinatos han seguido ocurriendo en el departamento de La Guajira (1) y en varias zonas de Colombia, especialmente en contra de líderes sociales y activistas que protegen el derecho al agua y a la vida en los territorios invadidos por el extractivismo minero y en donde las comunidades han sido víctimas de la expropiación de tierras por parte del Estado y las multinacionales. Sin embargo, no solo han sido amenazas de actores incógnitos. En los meses de agosto, octubre, noviembre y diciembre del 2018, la Nación Wayúu denunció atropellos e intentos de arresto arbitrarios por parte de la Policía Nacional de Colombia a miembros del movimiento, atentando contra la dignidad, la vida y el buen nombre.

La situación de los líderes en Colombia es preocupante, tal como lo señaló Michael Forst, relator de la ONU, quien considera tras su visita a Colombia en diciembre de 2018, que: “La situación de líderes, es la más dramática que he visto” (2).

No sólo han sido incontables las intimidaciones a los miembros del movimiento, sino que además, en febrero del 2019 la Nación Wayúu denunció el incendio de la enramada de Katsaliamana, sitio de reuniones de las autoridades tradicionales, el cual tiene, no sólo un carácter espiritual, sino que además constituye por la misma razón el símbolo de resistencia del movimiento, ya que es allí desde donde los miembros han consolidado el proceso de reunión y fortalecimiento para exigir sus derechos y que por lo tanto representa un serio atentado contra la palabra y contra las tradiciones ancestrales, fundamentales en la solución de conflictos para la etnia (3).

El próximo 7 de abril del 2019 se cumplen 840 días de resistencia de la Gran Nación Wayúu, en el territorio ancestral de Katsaliamana, en la Guajira Colombia, quien ha venido denunciando la violación sistemática a sus derechos fundamentales como pueblo indígena en cuanto a territorio, autonomía y, principalmente, el derecho al agua, cuya vulneración ha originado la crisis humanitaria que se viene evidenciando en el departamento desde el 2014.

Organismos como la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría, diversas fundaciones y ONG, activistas, periodistas han hecho evidente la crisis de la etnia, que cuenta con medidas cautelares por parte de la CIDH desde el 2015 y el reconocimiento por parte de la Corte Constitucional, que determinó en la Sentencia T302 de 2017 el estado de cosas inconstitucionales en la región, causado fundamentalmente por la falta de acceso al agua, tal como lo expresa en el apartado 6.3. “El agua constituye fuente de vida y la falta del servicio atenta directamente con el derecho fundamental a la vida de las personas”.

En otro apartado, la Corte Constitucional señala que “Las comunidades wayúu, en especial las ubicadas en la Alta Guajira, sufren una vulneración grave y persistente de su derecho al agua, en especial en relación con las dimensiones de disponibilidad y accesibilidad. En efecto un número importante de comunidades no cuenta con fuentes de agua potable y quienes cuentan tienen dificultades importantes para acceder a ellas. La ausencia de agua potable incide de manera decisiva en los problemas de desnutrición de los niños y niñas wayúu. Sin agua potable dispobible, accesible y de calidad, ningún esfuerzo de alimentación o de atención en salud podrá solucionar la crisis de muertes de niños y niñas en la Guajira”.

La Corte ordenó además a Corpoguajira a “realizar un estudio independiente para determinar si la relación de la ausencia del agua con la minería es causal, y en qué lugares del departamento” (4).

La misma sentencia ordena al Estado colombiano una serie de medidas para superar con urgencia la crisis, de las cuales ni siquiera la más básica y fundamental se ha cumplido: “crear un sistema que permita mejorar la información disponible para la toma de decisiones por todas las autoridades competentes para realizar acciones tendientes a la superación del estado de cosas inconstitucional”.

Lo único que se ha hecho desde la emisión de la sentencia, en el 2017, han sido visitas de seguimiento, audiencias que se van en palabras, en donde todo queda en discursos y promesas, y en donde las instituciones del Estado no asumen la responsabilidad en ejercer el liderazgo en la puesta en marcha de las medidas, ya que son ellas quienes cuentan con el conocimiento y experiencia en el desarrollo e implementación de proyectos de esta magnitud, delegando esta responsabilidad a las comunidades, dejándoles tareas imposibles de cumplir, tales como la realización de proyectos y propuestas y su entrega a las entidades del Estado, cuando las comunidades no cuentan con los conocimientos técnicos para manejar el lenguaje institucional. Y así se va diluyendo la responsabilidad y todo sigue igual.

Las comunidades continúan sin agua, sin posibilidades de mantener sus métodos tradicionales de subsistencia, ya que no pueden plantar ni criar chivos, así que están dependiendo de la ayuda humanitaria cuando llega, viendo impotentes cómo sus niños siguen muriendo acrecentando la dramática y escalofriante cifra que se acerca a los 5.000 muertos en los últimos 8 años y a los 37.000 reportados en estado de desnutrición en el mismo lapso (5) en manos de un sistema de salud y un ICBF que no cumple con los requisitos de consulta previa y que no respeta sus tradiciones de curación y de pertinencia cultural (6).

Un tema fundamental en este escenario es la represa de El Cercado. Denuncias de periodistas aseguran que el agua de la represa es utilizada por la minería, y ya la Procuraduría, al pedir declarar el estado de cosas inconstitucionales en la Guajira, señaló que “En relación con el tema del acceso al agua, el Ministerio Público advirtió que no se evidencian avances significativos para lograr el suministro del líquido vital. En este sentido, solicitó revisar el tema de la represa de El Cercado, fuente de abastecimiento de la comunidad por solo cumplir uno de los fines para los cuales fue construida y revisar la responsabilidad que tiene el Cerrejón en los problemas de suministro de agua a la región”. A pesar de todo, la represa continúa sin ser abierta (7).

No obstante, esto no para aquí. El Cerrejón, la empresa conformada por multinacionales extranjeras que explotan carbón en la región hace más de 40 años, ha sido parte fundamental en la crisis de acuerdo con la sentencia T704, en donde se le ordena a esta empresa reparar los daños económicos, ambientales, culturales y sociales a la región, tampoco ha cumplido con sus promesas. Ya ha pasado un año desde la primera mesa de concertación y a la fecha no se ha implementado un plan de acción con cronogramas, responsabilidades y presupuestos, en el cual la empresa se comprometa realmente con las comunidades.

Y por si esto no fuera poco, las comunidades se enfrentan a una nueva amenaza: la instalación de parque eólicos que ponen en peligro sus territorios, y que alterarían aún más sus medios tradicionales de subsistencia, tejidos sociales, económicos, y sobre todo, la autonomía sobre su cultura y tradición.

Por todas estas razones, que no son pocas, la Nación Wayúu, junto con organizaciones como el Comité cívico para la dignidad de la Guajira, Sintracarbón, la CUT y miembros de otros movimientos de mucha fuerza en la zona, programan el próximo 27 de abril y 1 de mayo una serie de manifestaciones cuyo principal propósito es exigir el retorno del agua a las comunidades, así como el cumplimiento de las sentencias antes mencionadas.

El movimiento también manifiesta su apoyo incondicional a la Minga indígena que viene desarrollándose en el país desde hace más de 20 días por motivos similares a los que enfrenta la comunidad wayúu, en el norte de Colombia. Ya el pasado 24 de marzo hicieron una manifestación en solidaridad a la Minga en el Cauca, bloqueando por cuatro horas la troncal del Caribe (8).

El presidente de la Nación Wayúu, José Silva, mencionó además el apoyo de activistas a nivel internacional que, comprometidos con la causa, en este momento están buscando conexiones con ONG para que de manera internacional se conozca el incumplimiento de la sentencia T 302, que declara el Estado de Cosas inconstitucionales en la Guajira, y de la ST 704 que exige al Cerrejón reparar los daños sociales, económicos y culturales que ha dejado la actividad minera tras 40 años de explotación.

(1)

Febrero 2019. Amenazan a líderes wayúu.

Febrero 2019. Asesinan a José Víctor Ceballos Ballesteros, miembro del Movimiento Nación Wayúu y docente. 

27 de noviembre 2018. Raúl Antonio Paz Jusayu, miembro de la asamblea permanente de la Organización Indígena Sumaain Wayúu, es asesinado.

1 de octubre de 2018. José Silva y Ramón Viecco, miembros de la Nación Wayúu, son víctimas de un atentado.

10 de octubre 2018. 2 días antes de la reunión con la Corte Constitucional y otras entidades del Estado, los movimientos indígenas recibieron amenazas.

28 de septiembre del 2018. Matilde López sufre un atentado en su vivienda. Ella defiende los derechos humanos de la desnutrición en niños hace años.

3 de septiembre de 2018. Secuestran al esposo de Yelenca Gutierrez, miembro de la Nación Wayúu. Días después es liberado. 

11 de agosto de 2018. Siguen atentados y amenazas contra líderes wayúu. tras la marcha pacífica en contra de las políticas del ICBF. 

24 de junio de 2018. Asesinan a Evelia lideresa y docente wayúu. 

(2) “Situación de líderes sociales en Colombia es dramática”: relator de la ONU

(3) Incineran casa de reuniones wayúu en Katsaliamana, Guajira

(4) Acción de tutela para proteger los derechos fundamentales a la salud, al agua y a la alimentación de los niños y niñas del pueblo wayúu del departamento de La Guajira

(5) Los niños siguen muriendo por desnutrición.

En la última semana han muerto 10 niños por desnutrición en La Guajira

“4.770 niños muertos en La Guajira es una barbarie”: Corte

(6) La sentencia T 302 sigue sin cumplirse

Audiencia en La Guajira por derechos a la salud, agua y alimentación de niños wayuu

(7) La represa continúa sin ser abierta

Procuraduría pide declarar estado de cosas inconstitucionales por crisis en La Guajira

Represa del río Ranchería en La Guajira tiene presunto daño patrimonial de $637.000 millones

Mientras guajiros sufren de sed, obra que costó $700 mil millones no da ni agua ni energía

(8) Apoyo a la Minga Indígena Nacional

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
8599

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
En el mes de las madres: dos mujeres wayuu ejemplo de valentía y lucha

En el mes de las madres: dos mujeres wayuu ejemplo de valentía y lucha

Nota Ciudadana
Katsaliamana, 300 días de la protesta pacífica de la etnia wayúu en Colombia

Katsaliamana, 300 días de la protesta pacífica de la etnia wayúu en Colombia

Nota Ciudadana
Siguen los atentados contra líderes de la Nación Wayúu

Siguen los atentados contra líderes de la Nación Wayúu

Nota Ciudadana
Conmemoración de los 540 días de resistencia pacífica en Katsaliamana

Conmemoración de los 540 días de resistencia pacífica en Katsaliamana