Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones
Opinión

Qué peligrosos que son los “colombianos de bien”

Los “colombianos de bien” están de vuelta y ahora se abrazan a hombres con los pantalones bien puestos como Alejandro Ordóñez

Por:
Enero 11, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Qué peligrosos que son los “colombianos de bien”
El “Dotor Uribe” y Alejandro Ordóñez, los líderes de los “colombianos de bien”

Durante los ocho años de Uribe casi todos sus seguidores que eran, según las improbables encuestas, más del 75 % de la población, se autodenominaron “colombianos de bien”. Los que nos cansamos de esta aproximación a una tiranía, los que no aceptamos al líder y lo fustigamos en redes sociales, éramos considerados traidores a la patria, terroristas, y los que llegaron a excederse en Facebook, como el universitario Nicolás Castro quien prometió torpemente asesinar a Tomás y Jerónimo en redes, simplemente iban presos como si esto fuera la Chile de Pinochet.

Después de que el traidor Santos los desilusionara decidiendo acabar con la guerra perpetua que prometía Uribe, los “colombianos de bien” desaparecieron. Durante siete años estuvieron en silencio pero, a cinco meses de elegir presidente, han regresado. Con la izquierda fracturada y los progresistas empantanados en discursos farragosos como los de Fajardo, los “colombianos de bien” se han envalentonado y ya no son tan uribistas como antes. Es que el “Dotor” Uribe los ha desilusionado. No le perdonan que hayan escogido a un moderado como Iván Duque, quien en su Twitter apoyó en su momento el matrimonio igualitario promovido por Obama y que muchos radicales de derecha como Ricardo Puentes lo consideran un castrochavista más, por encima de alguien de mano firme y corazón grande como Rafael Nieto Loaiza que prometía algo que a los “colombianos de bien” les resulta irresistible: hacer trizas el acuerdo de paz con las Farc, llevarlos de nuevo al monte y darles candela. Ese es el único diálogo que puede aceptar esta gente echada pa´lante y que llora cada vez que escucha el himno nacional.

No, los “colombianos de bien” ahora se abrazan a hombres con los pantalones bien puestos como Alejandro Ordóñez, quien reemplazará la Constitución por los diez mandamientos e intentará devolverle a la Iglesia todos sus privilegios. Les dará a los seguidores otra vez la idea de que la mujer debe estar en la casa atendiendo al marido, siendo violada sistemáticamente por él ya que es una condición sine qua non del matrimonio, prohibiendo bajo castigo de azote el condón, y persiguiendo solapadamente a ateos, comunistas, amigos de la paz y demás proscritos. Como a esta dictadura hay que maquillarla y darle la apariencia democrática que siempre ha tenido, no habrá campos de concentración para los homosexuales sino que simplemente se les dará unos cursos, dictados por su pupila Ángela Hernández, para que vuelvan a ser hombres de raca mandaca, de esos que llegan borrachos después de misa a gritar a la esposa. Parece que su método es infalible o si no miren lo que acaba de publicar en su cuenta de Twitter.

La otra opción que tienen los “colombianos de bien” es Vargas Lleras, otro hombre que habla duro y da en la jeta marica. El ex vicepresidente no cree en las encuestas y él sabe que si llevó, con su maquinaria perfectamente aceitada, a hacer que Santos ganara en segunda vuelta con su baja popularidad y la impopular promesa de traer la paz a Colombia, ¿qué maravillas no logrará ahora que volvió a sintonizarse con los “colombianos de bien” y ahora promete destrozar los acuerdos de paz?

Si, los “colombianos de bien” están de vuelta. Ya dicen impunemente que Jaime Garzón estuvo, al fin y al cabo, bien asesinado porque era un terrorista simpatizante de las guerrillas. En Youtube ven durante horas a otros “colombianos de bien” como Oswaldo Ortiz —un pastor que apoya a periodistas golpeadores de mujeres— o Miguel Arrázola, el tristemente célebre Pastor del No. Los colombianos de bien tienen su dedo índice listo para hacer lo que mejor saben: señalar al homosexual, al marihuanero, al artista, al que cree en Mujica, a los que no van a la Iglesia ni escuchan canciones de Alex Campos y a todos esos uribistas mediocres que le darán su voto a Iván Duque, el castrochavista.

Si llegan a ver “colombianos de bien” en sus redes no los borren, estúdienlos, analícenlos y tómenselos muy en serio. Están de vuelta, son mayoría y van a volver a ganar.

 

Publicidad
0
3378
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Iván Gallo

Ojalá que RCN no acabe con el actor que hace de Jaime Garzón

Ojalá que RCN no acabe con el actor que hace de Jaime Garzón

Si el “rating” sigue en picada, y se mantiene la costumbre, le echarían tijera al papel de Santiago Alarcón y mandarían “Garzón vive” al hueco de la medianoche, como a Andrés Parra y “El comandante”
Desde niños los hombres colombianos aprendimos a odiar a las mujeres

Desde niños los hombres colombianos aprendimos a odiar a las mujeres

La gran mayoría de la gente con la que crecí cree que no puede haber amistad entre hombres y mujeres porque ellas solo están para cumplir nuestros deseos sexuales
Señores de Cine Colombia entiendan que ya nos cansamos de las comedias de Dago

Señores de Cine Colombia entiendan que ya nos cansamos de las comedias de Dago

Ya no aguantamos más la ramplonería, los lugares comunes, los chistes repetidos, y la influencia del sempiterno Hugo Patiño de Sábados Felices
Me cansé de los pupis izquierdosos recogedores de perritos chandosos

Me cansé de los pupis izquierdosos recogedores de perritos chandosos

Los gomelos de izquierda necesitan reafirmar que son socialistas bienpensantes. Miren sus perfiles de Facebook no más. Dan asco
¿Por qué odiamos a Shakira?

¿Por qué odiamos a Shakira?

Los grandes artistas no son queridos en su tierra: la criticamos porque cantó con Maná, porque habló argentino con De la Rúa y catalán con Piqué. Ahora no puede cantar y la extrañamos
María Fernanda Cabal no es bruta, se hace… como Natalia París

María Fernanda Cabal no es bruta, se hace… como Natalia París

La gente que se desgarra las vestiduras porque se atrevió a decir una falacia histórica, que fue un invento de Gabo la masacre de las bananeras, lo que hace es alimentar al monstruo
¿Por qué ya no quieren tanto a Uribe en el Centro Democrático?

¿Por qué ya no quieren tanto a Uribe en el Centro Democrático?

La preferencia de Álvaro Uribe por Iván Duque —joven y sin el fanatismo de otros delirantes— molesta al ala más dura del partido
Se acabó el paro de pilotos… y Avianca nunca bajó los pasajes

Se acabó el paro de pilotos… y Avianca nunca bajó los pasajes

Los pasajeros de Avianca no seremos más que actores secundarios de la venganza de Efro. Él ya hizo sus cuentas y sabe cómo cuadrar caja: subiendo los pasajes un 300 %