"¿Qué garantía puede tener un exguerrillero para sacar un crédito con el Banco Agrario?"

Si bien había un compromiso en el acuerdo que facilita el acceso a la tierra, las dificultades burocráticas los vuelven un sueño imposible. Testimonio de un exFarc

Por:
enero 17, 2020

Mientras varios medios cubrían lo que pasaba en el stand de ECOMUN en Agroexpo 2019, mostrando con optimismo los logros que los mismos exguerrilleros con sus manos y esfuerzo han desarrollado, mientras ministros y funcionarios públicos sacaban pecho por los méritos de otros, decidí pasearme por el stand de las entidades publicas encargadas de la definición de las política agraria del país para explorar, una vez más, y reconfirmar mi tesis de que este gobierno no tiene interés alguno de resolver el tema de la tierra para los proyectos productivos de los exguerrilleros de las FARC-EP­—en su mayoría agrícolas—o para mirar si existe algún resquicio pequeño para acceder a tierra por vía crediticia.

Me encontré esta vez ya no frente a funcionarios del Banco Agrario que hace un par de meses ya nos habían desilusionado de la posibilidad de acceder a un crédito para adquirir tierra, sino frente a funcionarios de Finagro y la Agencia Nacional de Tierras. La primera, la entidad que subsidia, por decirlo de alguna manera, los créditos para pequeños, medianos y grandes productores agrícolas; y la segunda, la entidad encargada, entre otras tareas, de desarrollar planes para el acceso de pequeños campesinos a la tierra. Les expliqué la situación generalizada de los exguerrilleros que pretenden desarrollar proyectos productivos, la mayoría sin tierra. Lo primero que les comenté es que por vía gubernamental no había una política clara de asignación de tierras a los exguerrilleros y que por tanto me interesaba averiguar sobre la ruta de acceso a crédito en la línea de población reincorporada que ya existe y esta definida incluso en la propaganda del banco agrario cuando uno entra a las oficinas y en su página web.

Al preguntar por los requisitos me encontré con varios obstáculos que de entrada dejan a la población reincorporada por fuera de esta política. Lo primero y más preocupante, es que para acceder a esta línea de crédito, los bancos que tramitan los subsidios de Finagro (Banco Agrario, o cualquier otro banco de primer nivel) exigen garantías de parte de los tomadores de los créditos. La pregunta es: ¿qué garantía puede tener un exguerrillero cuya gran parte de su vida estuvo en la guerra, de origen campesino y no tiene ningún tipo de capital que pueda colocar como prenda de garantía? ¿No sería obvio para quien diseñó esta política que lo más seguro de encontrar entre la población reincorporada era que no tuvieran ningún tipo de bien mueble o inmueble que pudieran colocar como garantía?

El segundo obstáculo, diría yo más burocrático, consiste en que se debe, como requisito especial para adquirir tierra, estar incluido en el Registro de Sujetos de Ordenamiento, RESO, cuyo tramite, según explicó la funcionaria de la ANT, podría demorar más de un año y solo después de llenar el formulario FISO (Formulario de Inscripción de Sujetos de Ordenamiento). Lo paradójico de esta situación es que, por un lado, nunca se ha informado a la población reincorporada sobre este requisito indispensable que, aunque corresponde a las tradicional tramitomanía colombiana, debería haber sido socializado con anticipación por parte de la ARN para que de manera expedita todos los reincorporados hubieran diligenciado este documento y estar ya actualmente registrados en el RESO.

Ante la preocupación que me generó esta situación le pregunté al propio director de la ARN Andrés Stapper sobre esta tramitomanía y en especial sobre cuál era la política desde el gobierno para ofrecer algún tipo de respaldo a los créditos para excombatientes y básicamente mencionó que se está tramitando la creación de un fondo de garantías que pudiera atender esta situación.

Finalmente, para completar mi desilusión, la funcionaria de la ANT termina diciéndome que además de todos estos tramites, distantes para los exguerrilleros, como para cualquier campesino, todos deberían tener un buen historial crediticio que les permitiera tener un “score” ajustado a las normas del banco para ser beneficiario de un crédito bancario. Así las cosas, es claro que la política pública de acceso a tierras para excombatientes la diseñan personas que no entienden (o no quieren entender) la dimensión de los retos de la paz. ¡Que descuidados los exguerrilleros no haberse endeudado en tiempos de guerra para haber acumulado un buen puntaje en Datacrédito en tiempos de paz!

-Publicidad-
0
1100
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
¿A qué fue Enrique Santos a La Habana?

¿A qué fue Enrique Santos a La Habana?

En Caquetá, en las selvas del sur: tres años de la firma de la Paz

En Caquetá, en las selvas del sur: tres años de la firma de la Paz

El contrato de los $800 millones que quiere el bufete de De La Calle - Garrigues

El contrato de los $800 millones que quiere el bufete de De La Calle - Garrigues

La historia real que inspiró a Karen Torres en el papel de María

La historia real que inspiró a Karen Torres en el papel de María