Qué es lo que Petro dice que hará si gana la presidencia

Análisis de la entrevista que el candidato progresistas dio en el programa de Vicky Dávila en La W

Por: Allison Benson Hernandez
febrero 22, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Qué es lo que Petro dice que hará si gana la presidencia

Desde hace varios días, cada vez que hablo con un colombiano, desde Facebook hasta una fiesta, sale el tema de Petro. Decidí que para tener algo que decir tenía que informarme, pues no sé realmente qué es lo que Petro dice que hará si gana la presidencia, no sé realmente qué hizo Petro de alcalde y no sé realmente quién es Petro: ¿el exguerrillero?, ¿el déspota de izquierda?, ¿el hijo del pueblo? Así que me puse la tarea de oírlo en la entrevista que le hizo Vicky Dávila, me senté a escuchar con toda la atención la hora y 40 minutos. Tomé nota de todo lo que dijo y luego hice un “mini análisis”. Comparto el ejercicio, segura de que hay personas dispuestas a alejarse de la alharaca de los odios y los mensajes inagotables en las redes para saber qué es lo que este candidato tiene por decir.

Petro habla sobre cinco reformas sociales fundamentales:

i) La reforma a la salud, para quitar las EPS y tener un sistema de salud digno.

ii) La reforma a la educación como derecho universal a la educación superior gratuita.

iii) La reforma a la justicia, para que sea independiente y autónoma.

iv)  La reforma a la política para que sea independiente de la corrupción.

v) El tránsito (gradual) de la economía extractiva a la agricultura y la industria.

El “mini análisis” cubre estos puntos y unos adicionales, incluyendo el tema del castrochavismo, su pasado en el M19, su relación con las Farc y su fama de mal administrador.

Sobre educación. Petro está en contra de Ser Pilo Paga, él propone más bien crear 300.000 cupos nuevos en universidades públicas, para hacer la educación universal y gratuita. Esto es multiplicar por cuatro el actual presupuesto de educación superior, para llegar a 15 billones, sería de lejos el primer renglón del presupuesto. Sobre cómo financiaría esto, dice con tributos y “cortando inversión no prioritaria”, como 4G, que tenían que haber sido financiadas por los privados. Petro argumenta que las propuestas de Fajardo y Vargas Lleras de apuntarles a Ser Pilo y Paga y a la educación técnica para los jóvenes de menores recursos crean hoy las bases para la desigualdad de mañana.

 omentario: Comparto la visión de que la educación superior debe apuntarle a lo público, aunque no se puede desconocer que Ser Pilo Paga ha generado impactos positivos, como lo ha demostrado el estudio de la Universidad de los Andes. Sin embargo, creo que la educación técnica es necesaria. No toda la gente de un país puede ser universitaria. La industria y la agricultura necesitan técnicos. Países de Europa como Lituania le apostaron en grande a la educación superior, y ahora están preocupados porque todos sus profesionales se están yendo a otros países, pues no hay trabajo para todos. Por otro lado, hay estudios que muestran que reducir la desigualdad en educación no reduce la desigualdad salarial. Esto necesita mucho más que una apuesta por la educación. Por supuesto, queda también la duda de cómo se van a financiar los 15 billones de pesos, pues no dijo cuáles tributos aumentaría ni cómo. Recortar el gasto en infraestructura (4G) no puede ser una opción, es de las principales prioridades del país.

Sobre salud (y pensiones). Propone quitar las EPS, y  más bien tener un computador que asigne citas directamente, en clínicas privadas o públicas. Busca eliminar el intermediario, que lo que hace es cogerse recursos. Menciona también que la plata de las pensiones de los colombianos la tiene el Grupo Aval y el Sindicato Antioqueño, y que esos ahorros se han usado para las lógicas privadas, mientras que no hay pensiones: “el ahorro no da para pensión, le devuelven el ahorro más intereses, pero no es una pensión”. Dice además que “el problema del sistema no está en la edad de pensión, la solución es ampliar el aparato productivo de Colombia, la agricultura e industria. Ampliar el número de trabajadores (formales)”. Argumenta que no se necesita un régimen de pensión individual, sino de reparto simple, donde los pensionados reciben de los cotizantes. Dice que los que ganan bastante pueden tener también una pensión voluntaria privada, adicional al pilar universal. Aclara que respetaría el derecho adquirido del grupo de las megapensiones (como las de los congresistas), pero que hay que ponerles un impuesto para recuperar parte, pero “no me voy a poner a expropiar las pensiones”.

Comentario: Argumentar que las EPS pueden ser reemplazadas por un computador que asigne citas es simplista. Sin embargo, las crisis de varias EPS han dejado claro que se requieren reformas. De hecho, desde hace meses el partido Liberal presentó al Congreso una reforma para eliminar las EPS; o sea, esto no es un invento de Petro. Sobre pensiones, estoy de acuerdo con que hay que hacer una reforma estructural, y que esto implica generar trabajos formales. Hay que tener en cuenta que el modelo de repartición tendrá problemas a futuro, pues la pirámide poblacional tendrá más viejos que jóvenes.

Sobre justicia. Habla de una reforma a la justicia, para independizarla y hacerla autónoma. Pero no da detalles sobre cómo hacerlo, y no encontré en internet información al respecto. Petro no habla tampoco del punto de la reforma a la política, solo dice que los únicos que deben tener miedo de su llegada son los corruptos.

Comentario: Creo que todos los candidatos (y todos los colombianos) están de acuerdo con la necesidad de una reforma a la justicia. No podemos seguir en un sistema donde las cortes tienen precio, la ley no es para todos, las cárceles están inundadas y los juzgados no dan abasto. La pregunta es quién tiene soluciones concretas sobre cómo hacerlo.

Sobre los miedos de que Petro traiga el castrochavismo. Empieza por aclarar que el castrochavismo no existe. Existe el castrismo,  sobre el cual dice “nunca me he sentido seducido por Castro, ni por el mundo comunista soviético”. Y añade que el M19 estuvo muy lejos de eso, abogaba era por el estado social de derecho, que es lo que somos en Colombia, una visión progresista del liberalismo, no tiene nada que ver con el castrismo ni el comunismo. Lo otro que existe es el chavismo “que tiene que ver con el surgimiento de movimientos nacionalistas alrededor de los recursos naturales”, mucho más similar a los países del medio oriente que a Latinoamérica. Petro dice que se aleja de esa visión, porque cree que “hay que alejarse de la monoexportación del petróleo, carbón y  gas. “Eso es una apuesta de Vargas, no de Petro”. Dice que esa apuesta no tiene futuro, porque el cambio climático va por otras vías, y toca es transitar gradualmente para alejarse de la monoexportación, apostándole a la agricultura, la industria y el turismo.

Vicky le dice que todos los candidatos se esmeran en decir que Maduro es un dictador, él no. Petro responde diciendo que lo que pasa en Venezuela hoy es una política que se supedita al gobierno, una constitución de un solo color, buscando crear un solo partido. Habla también del debilitamiento de los derechos políticos, y dice que esto también se ve en Colombia, que él es el Leopoldo López de Colombia, donde por temas administrativos se le quitan derechos políticos a la oposición. Luego aclara que él está en contra de la situación política de Venezuela, donde “hay unos déficits de democracia que van casi al absoluto”. Dice que en ambos países hay una vulneración de la democracia. Que es lo que ha pasado acá con el asesinato de los líderes sociales, y que Colombia “es un régimen autoritario”. Concluye que lo que “toca es ponerle colores a la democracia, que todo el mundo pueda participar, que la política sea libre.”

Comentario: En efecto, el castrochavismo no existe. Es un lema de marketing político que hace daño a la democracia, porque descarta de entrada cualquier propuesta progresista, cualquier reforma social o democrática. Por décadas, en Colombia se estigmatizó la izquierda tildándola de guerrillera, una de las razones por las cuales Colombia es el único país de América Latina donde nunca ha habido un gobierno de izquierda. Ahora que la guerrilla se desmovilizó, tocaba inventarse otra forma de deslegitimar al que piensa diferente, al que piensa en justicia social; y el castrochavismo es ese comodín. Dejémonos de vainas, dejemos de disfrazar con fantasmas fallecidos o inexistentes la realidad: que en Colombia hay unos poderosos a los que no les conviene perder sus rentas, de la tierra, de los monopolios ineficientes de camiones o contratos estatales; y que hay otros que son muy ingenuos para reconocer esto, y tragan entero. Lo que sí me parece traído de los cabellos es que Petro compare a Colombia con Venezuela, y que diga que Colombia es un régimen autoritario. Colombia, por más democracia clientelista y desigual que sea, no es un régimen autoritario… o que le pregunten a Santos cuánta autoridad le queda después de sus dos mandatos, no puede ni sacar una ley, ni hacer que el 15% de los colombianos aprueben su gestión.

Sobre los miedos de que acabe la propiedad privada. Dice “a la gente le han hecho pensar que voy a expropiar, pero ¿yo porqué haría eso?, ¿qué sentido tendría?” La propiedad privada es un derecho en la Constitución, donde dice que tiene una función social (desde la época de López Pumarejo en 1936). La función social de la propiedad privada en la tierra rural colombiana es producir alimentos, a lo cual en 1991 se le añade “la propiedad privada es un derecho que tiene una función social y ecológica”. Continúa diciendo “para nada estoy proponiendo que en Colombia se estatice la economía, ¿para qué voy a proponer un sistema que ya fracasó hace décadas en la Unión Soviética?” “nunca lo hemos defendido, nunca hemos creído que eso sirve. Si no quiero estatizar la economía, ¿qué quiero? La palabra exacta es democratizarla”. Da el ejemplo del aseo en Bogotá, cuando quitaron el monopolio (de las empresas privadas), y crearon una empresa pública moderna, y contrataron a 14.000 recicladores que aumentaron el reciclaje. “¿14.000 no es una democratización? ¿14.000 no significa iniciativa privada? (…) sí, son privados, son personas individuales”.

Vicky le pregunta si expropiaría al que tenga una propiedad rural inactiva. Responde “eso está en la Ley hace tiempos, desde 1936. No, yo se la voy a comprar, no al precio que yo quiera, al precio que determinen los peritos”. Petro dice que el problema es en lo rural, no es un tema urbano, no es un tema con Ardila Lülle de que le vaya a quitar su casa ni su fábrica de gaseosas, ni les va a decir que meta una familia en su casa porque es muy grande. “Eso no tiene nada que ver con nuestro problema”. “Lo que queremos es desatar la iniciativa privada, en millones de colombianos”.

Dice que si nos vamos a separar de la minería, toca apostarle a la agricultura. “Pero tenemos la desigualdad de la tierra más grande del mundo, eso se llama feudalismo. Colombia no quiso acabar su feudalismo, los intentos fracasaron en violencia. Tú tienes potreros de tierra fértil sin producir, la mayoría poseída por el narcotráfico, por eso hubo desplazamiento”. También hay megalatifundistas, que hace 40 años no existían, ahora hay personas que tienen 1 millón de hectáreas. Lo que hay que hacer es “aumentar sustancialmente el impuesto predial, como lo hacen en EEUU”.  Él cobraría el techo del impuesto predial, que hoy es del 12 por mil. Como consecuencia, el poseedor improductivo la va a tratar de vender, y cuando empiezan a vender, baja el precio de la tierra. Aclara que la tierra la puede comprar un particular, si es para ponerlo a producir, o lo puede comprar el Estado, pero que al tener la tierra no va a crear un sistema de producción estatal, sino que va a entregar esa tierra en arriendo, o se la entrega a campesinos pequeños y medianos. “Estaríamos haciendo una reforma agraria”. Dice “yo pienso que toca entregárselas a título gratuito” “que en el campo colombiano crezca una clase media, que hoy no existe, se volverían granjeros. Esto es un modelo de iniciativa privada en el campo. Que además tiene que ser asociativo, porque hay que propiciar una industrialización de la producción, y esa agroindustria debería ser propiedad de los mismos productores agrarios”. Aclara que “esto es un mecanismo de crecimiento del mercado interno” que empiezan a aumentar el consumo, es el aumento de la demanda interna, que es clave para industrializar a Colombia. “En lugar de la estatización, que me acusan falsamente, es acrecentar la iniciativa privada, pero a millones de colombianos, que hoy no pueden tenerla”.

Comentario: Total y completamente de acuerdo. Colombia es un feudo, y eso no es un invento de Petro, lo dicen los datos del Censo Agropecuario que muestran que el 1% de las explotaciones o unidades de producción más grandes controlan 81% de la tierra en Colombia. Esto es llanamente indeseable, y es el motivo de fondo por el que los caciques de este país están en contra del proceso de paz. No habrá crecimiento y no habrá paz si no se hace algo para controlar el megalatifundio, que pone un par de vacas para justificar que está usando la tierra, y mueve poderes políticos para no pagar impuestos. Colombia necesita sembrar el doble de hectáreas que tiene sembradas, y para eso se necesita que los campesinos productores de alimentos accedan a la tierra. Y que quede claro que esto no significa ir en contravía de la agroindustria. En Colombia se necesitan ambas cosas, dependiendo de la calidad del suelo y de las escalas óptimas de producción. Ni la ley ni Petro están diciendo lo contrario. Nótese también que pagar impuestos no es lo mismo que obligar a la venta. ¿O es que estamos vendiendo nuestros carros porque no nos alcanza para el impuesto? Es un descaro que en un país donde la riqueza está tan ligada a la tierra, no se pagué predial rural. Eso es simplemente un subsidio a los ricos. Queda un tema importante, cómo hacer que la tierra se dé al campesino que la va a usar,  y de manera productiva, y que no se vuelva un recurso para el clientelismo.

Sobre quién es Gustavo Petro. Dice “Gustavo Petro es un luchador”. Cuenta que estudió en Zipaquirá, en un colegio público lasallista, donde también estudió García Márquez. Habla de que tiene cultura católica. Se metió al M19 a los 17 años, influenciado por el tema religioso de la justicia social. Estudió economía en el Externado. Estuvo hasta los 25 años en el M19, pero de clandestino, es decir, seguía siendo un estudiante y tenía su vida en familia. Lo que él hizo en ese tiempo fue construir un barrio, y terminar su carrera. Luego se volvió concejal, y ahí confesó que era del M19, en el momento del acuerdo con Belisario Betancur. Pero cuando se acabó el acuerdo lo empezaron a perseguir. Lo iban a matar. Cuenta que lo llevaron a la cárcel La Modelo por porte de armas, tenía 24 años. Estuvo en 4 cárceles durante año y medio. Salió en 1986 y estuvo en la clandestinidad, en Santander y luego en Tolima. En el monte vivía preocupado con la posibilidad de que hubiera un enfrentamiento y tuviera que usar su fusil. Esto lo llevó a iniciar con la diligencia del M en el Tolima, unos diálogos de paz regionales. Él sabía que estar en el monte no iba a cambiar nada en Colombia. También comenta sobre la toma del Palacio de Justicia, dice que no tuvo nada que ver, estaba preso en ese momento, y que “el palacio fue un error político”.

Comentario: El ejemplo de la desmovilización del M19 y de la incorporación de algunos de sus miembros a la vida política es un ejemplo de éxito. Por eso me enerva que haya personas que no solo no quieren pasar la página de la guerra con las Farc, sino que quieren re abrir la página de la guerra con el M19. A Petro no se le puede achacar esto, 30 años después, y menos cuando él ni siquiera estuvo en combates, ni planeó atentados.

Sobre su relación con las Farc. Dice “Petro y Timochenko somos de corrientes diferentes”. Comenta que lo que le cobran a Timochenko de asesinatos, es el costo de las estrategias que ellos decidieron tomar. Luego cuenta que las Farc vieron a Petro (y al M19) por mucho tiempo como traidores, por salirse de la guerra, pero que para él “la guerra fue inocua, una guerra innecesaria”.

Vicky le pregunta si recibiría los votos de Timochenko, si se aliaría con él (como lo asegura Vargas Lleras). Petro dice “yo no haría alianza política” con las Farc. Y habla sobre el acuerdo, diciendo “si el Estado incumple su palabra (con el acuerdo) la violencia que viene es peor” “la paz hay que construirla es con la sociedad, no con las Farc (…) Incluidos los uribistas”.

Comentario: Petro no es el candidato de Timochenko, es el contrincante de Timochenko. Cada voto que le den a Timochenko es un voto menos por Petro, y por cualquier candidato.

Sobre alianzas políticas. Dice que hubiera preferido a De la Calle y a Clara en la consulta, y  que “yo espero pasar a la segunda vuelta, y espero que el liberalismo de conciencia que hay en la sociedad colombiana, se pueda juntar con los progresistas”. En otra parte de la entrevista dice que “quiso correr el riesgo de una consulta con Fajardo y de la Calle”, sabiendo que ellos podían ganarle. Pero que ellos dijeron que tocaba ver el tema programático, que tocaba hablar de la reforma a la salud.

Comentario: Creo que Fajardo y de la Calle necesitan unirse con Petro. El centro y la izquierda están fragmentados, y así solo se le facilitan las cosas a la derecha. La necesidad del país (implementar el acuerdo de paz) debe primar sobre la rigidez de principios. Esta coalición no debe ser vista como una homogenización del centro- izquierda, sino como una coalición masiva por la paz y la justicia, como se hizo en la segunda vuelta de Santos-Zuluaga.

Sobre el problema de la basura en Bogotá. Habla de que los concesionarios guardaron los camiones de basura (que son propiedad de la ciudad, porque eran parte de la concesión) “para sabotear a Petro”. Dice que la ciudad compró después la flota más moderna del país de camiones, y montó la empresa más grande de aseo de Colombia, propiedad de la ciudad. Dice que después Peñalosa coge la empresa, que hubiera podido prestar el servicio también en otras ciudades (como ETB hace), con utilidades para la sociedad y “se la tira por su anacronismo sectario”. Enfatiza que fue Peñalosa, no él, el que se tiró la empresa, y además no obligó a que los empleados de la empresa pública pasaran a la privada, que se hubiera podido hacer, pero que Peñalosa “no siente la opción preferencial por los pobres”.

Comentario: Hay estudios que muestran que la tarifa de aseo con Petro se redujo a la mitad y que el reciclaje aumentó.

Sobre las críticas por su mala administración. Responde que durante su gobierno Bogotá tuvo la tasa de ocupación laboral más alta de la historia estadística. Redujo la pobreza a la tercera parte, duplicó el valor de las empresas públicas de la ciudad (ETB, EEB, acueducto), puso fibra óptica en la mitad de la ciudad, y sentó las bases del transporte multimodal (el cable de San Cristóbal, los proyecto del metro subterráneo).

Comentario: Estos resultados son relevantes, pero también es verdad que otros fueron fracasos (comedores comunitarios, jornada única escolar). Lo otro que no se puede desconocer es que la falta de continuidad en los miembros de su gobierno fue costosa en términos de ejecución. Además, buenas ideas, planes y metas pueden tener muchos, pero el diablo está en la ejecución.

 En conclusión. Petro termina la entrevista diciendo que quiere construir paz con justicia social y que “esto implica reformas sociales, no es expropiación, no es el comunismo, no es el petróleo repartiéndose a manos llenas entre la gente. Eso no es, es la producción, el trabajo, el saber, las energías limpias, las redes, pero fundamentalmente una hermandad entre los colombianos, de solidaridad. Este es el momento de empezar a pensar en el comienzo de una era de paz en Colombia”.

Esta frase, como el resto de su entrevista, me sorprendió. Sus propuestas son realmente sensatas. Eso no quiere decir que vaya a votar por él. Sigo creyendo que no es el líder que necesita Colombia hoy, un líder que reduzca la polarización, un líder que sea capaz de enfrentar los retos de la implementación de la paz. En todo caso, si algo es cierto de la historia de Colombia es que cambiar el statu quo es una tarea casi imposible. Los poderes políticos, los intereses económicos, y las manos negras, siempre están ahí para ahogar el cambio. Las reformas que Petro propone (mucho más buenas que malas) son difíciles de conseguir.

-.
0
23036
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Preguntas incómodas y respuestas inesperadas de Duque y Petro

Preguntas incómodas y respuestas inesperadas de Duque y Petro

Nota Ciudadana
Las propuestas de Petro, entre el populismo y la demagogia

Las propuestas de Petro, entre el populismo y la demagogia

Nota Ciudadana

"Petro está poniendo sobre la mesa temas que definen el futuro de Colombia"