Que el boom de la información no lo agobie en estos días

El coronavirus se ha metido en la vida cotidiana, transformando hasta los aspectos más íntimos. Por eso no está de más protegerse ante el bombardeo excesivo de contenidos

Por: Valeria Esteban
abril 16, 2020
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Que el boom de la información no lo agobie en estos días
Foto: PxHere

Pensábamos que pasar el confinamiento obligatorio en la tranquilidad de la casa, en unión con la familia, con internet a bordo, Netflix sin excusas y los canales tradicionales de televisión informándonos lo que sucede en Colombia y en el mundo con el coronavirus haría la vida menos intranquila... también, que estaba bien por unos días salir solamente a hacer las vueltas básicas como proveerse de alimentos...

Pues no, no solo es necesario poseer todo lo anteriormente mencionado, a la vez es importante aprender a entender, digerir y/o desechar el volumen de información que a diario es publicada a través de las diferentes redes sociales, especialmente WhatsApp, donde con videos, en la mayoría de los casos, pretenden educarnos o bromear acerca del COVID-19. Y eso no es todo, por ahí se reciben cadenas de oración diarias, canciones hechas con el corazón roto en todos los países, audios de médicos que se quejan de sus condiciones o aconsejan (desde gárgaras de sal o bicarbonato hasta inhalaciones con jengibre antes de dormir), textos de empresarios (grandes o pequeños) contando su realidad, memes que se burlan de la situación, etc.

Esa comunicación que seguramente a muchos le ha funcionado para distraerse y pasar el tiempo, a otros tantos les ha traído tensión e incertidumbre, que se propaga como otra epidemia más en los hogares. La comunicación entre los miembros de la familia se puede ver claramente afectada, porque hay demasiada información circulando, además de poco espacio y tiempo para digerirla. La agenda diaria parece agotada con tantos rumores y verdades, predicciones, chistes y noticias falsas, que le quitan el respeto a una gran tragedia que vive la humanidad y que nos tiene a todos “viviendo como en una pesadilla”.

La fatiga interna en los hogares y enfrentarse un día a día al que no estábamos acostumbrados perturbó definitivamente aquella comunicación que por falta de tiempo toleraba y pasaba por alto muchas cosas. Ahora nos cambió completamente la rutina a todos (niños, jóvenes, grandes y adultos mayores), lo que ha hecho que se disparen los índices de intolerancia, violencia verbal y física, tristemente en algunos casos.

Ahora, el reto es a reinventarnos como familia, aprender nuevamente a comunicarnos sin dejarnos agobiar por el boom explosivo de información que entra a nuestros hogares diariamente, especialmente a través de las redes sociales. Aunque, claro, es importante también reconocer que medios tradicionales como Caracol y RCN en sus noticieros han dado un paso adelante en información veraz, oportuna y de pedagogía ante la pandemia mundial. Sea como sea, necesitamos una comunicación más limpia, positiva, solidaria, de servicio y de ánimo, que ayude a dar tranquilidad y paz. Es aquí donde nos toca meternos el chip nuevamente de hablarnos en un mejor tono y de manera más asertiva, sin desconocer claramente lo que ocurre alrededor, pero sabiendo asumirlo y comentarlo con discreción y madurez en el núcleo familiar.

Que el encierro obligatorio nos deje buenas lecciones para que no convirtamos nuestra mente, nuestros corazón y hogar en campos de batalla permanente, donde se debaten diariamente entre la razón, la emoción y el boom explosivo desmedido de la información. Somos una raza que es capaz de combatir hasta el virus de la insensatez de algunos medios de comunicación y las redes sociales irresponsables.

-.
0
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus