Todas las historias, todas las miradas, desde todos los rincones

Providencia, el despreciado paraíso colombiano que se están gozando los europeos

En la olvidada isla uno no se siente en Colombia sino en otro continente. Hay más franceses e italianos que nacionales

Por: Enrique Trheebilcock Olmos
Julio 17, 2017
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Providencia, el despreciado paraíso colombiano que se están gozando los europeos

Hace poco más de un año fui a Providencia. La isla sorprende por su calma, por la sensación de lejanía que hay allá y por un detalle que no se ve en ningún otro sitio turístico del país: no se veían casi turistas colombianos. La mayoría eran rubios ojiazules y hablaban inglés, alemán, francés o cualquier otro idioma de esos que se oyen por allá en el otro lado del mundo. La gente de la isla me decía que eso es normal. A Providencia llegan más europeos que colombianos.

Y aunque me crucifiquen por decirlo, mejor que sea así. Mientras el turista colombiano no tenga ni la educación ni la cultura viajera que sí hay en otros países mejor que sean los extranjeros quienes se gocen este pequeño paraíso. Providencia es un micro-mundo a casi 800 kilometros de la costa dónde en 17 kilometros cuadrados conviven algo más de 5000 personas. Es frágil en términos ambientales, culturales y económicos. Hay más de un turista colombiano que no entendería eso.

En esta pequeña isla nunca se ve al turista repleto de bolsas con perfume y trago que abunda en el centro de San Andrés. A Providencia solo llegan los que de verdad quieren llegar. La escala obligatoria ayuda a preservar la sensación de domingo permanente que se respira allá. Hay solo dos formas de llegar hasta ella; por aire y por mar pero ambas obligan al paso por la vecina San Andrés. La mayoría de personas escoge volar. Las avionetas tardan menos de media hora entre la una y la otra. Por su parte, el recorrido de los 90 kilómetros entre ambas islas por mar tarda aproximadamente 3 horas hacia Providencia y 2 de regreso, viajando en catamarán. El trayecto de ida implica enfrentar la dirección de las olas, mientras que para el de regreso solo hay que navegar junto a ellas.

Una publicación compartida de Enrique Trheebilcock (@enriquecart) el

Entre las amenazas que acechan a la isla está la ampliación del aeropuerto que realiza la Aerocivil. El día que puedan llegar aviones directamente desde Bogotá, repletos de turistas, Providencia podría entrar en una crisis. De entrada, la capacidad hotelera podría rebosarse. Ni hablar de los limitados recursos que hay en la isla. Habría sobreexplotación.

Solo hay que visitar cualquier playa de Cartagena un viernes santo o primero de enero para entender el riesgo que corre Providencia. El turista colombiano no sabe hacer silencio. Siempre hay que viajar en grupo o en pareja porque hacerlo solo no es una opción. Para ir a la playa hay que llevar música y cinco latas de cerveza que después del paseo quedan como adornos entre la arena. Es un turismo del consumo. Se gasta plata y se impacta el ambiente local.

El problema aquí no es que los extranjeros disfruten los rincones de nuestro país. Bienvenidos sean todos, de hecho, tenemos mucho que aprender de ellos. Pasa que es triste ver que la gente de afuera valora y respeta nuestro patrimonio mejor que nosotros mismos. Cada colombiano debería hacer el esfuerzo de visitar Providencia al menos una vez en su vida. La isla casi que fuerza al visitante a hacer silencio y estar en contacto consigo mismo. La falta de taxis o buses hace de las caminatas con el mar de fondo sean plan obligado. La regular señal del celular obliga a dejarlo a un lado.

Hoy día es difícil encontrar un sitio donde se respire tanta virginidad en el aire. La contaminación del resto del planeta no ha alcanzado este lugar que busca protegerse de ella. Cada construcción debe respetar la arquitectura raizal de la isla y las edificaciones con más de dos pisos están prohibidas. Providencia nunca sabrá el significado de palabras tan citadinas como “trancón”.

A grandes rasgos, Providencia es una versión más comprimida y pura de San Andrés; los mismos elementos están presentes pero con mayor intensidad. Se nota en su gente, música, gastronomía y cultura. Las islas saben a pie de limón, a helado de maíz, a empanada de crabfish, y también a las carnes sazonadas de pescados, langostas, caracoles, camarones entre otros mariscos.

Al salir de Providencia y Santa Catalina es necesario volver a pasar por San Andrés antes de regresar al mundo donde el transmilenio y los trancones son la cruda realidad de los mortales. Afortunadamente es así pues hacer la transición de forma abrupta no debe ser bueno para la salud mental de nadie. Cuando haya regresado a su lugar de origen notará que el mundo siguió andando sin usted. Que la gente en redes sociales se indignó por el escándalo de turno y los periódicos tuvieron noticias para todos los días. En ese momento muy seguramente se cuestionará si lo que acaba de archivar en su recuerdo fue real o si se lo soñó. Entonces serán las fotos de su celular las que le confirmen que no fue un sueño, que los atardeceres en South West Bay y las noches en el lover´s bridge fueron reales y que la isla de Providencia en verdad existe.

Una publicación compartida de Enrique Trheebilcock (@enriquecart) el

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Publicidad
0
5425

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Hay cerdos en las pesebreras de Cartagena

Hay cerdos en las pesebreras de Cartagena

"La ciudad amurallada es sólo una máscara, una mentira mal contada."
Don Pablito: de trotamundos a vendedor ambulante

Don Pablito: de trotamundos a vendedor ambulante

A sus 60 años, este hombre recuerda sus años viajando por el mundo. Hoy vive de un modesto negocio en Soacha
El reclamo de la Isla de Providencia a Pascual Gaviria

El reclamo de la Isla de Providencia a Pascual Gaviria

Indignación frente a su columna de opinión en El Espectador
Turismo como polo de desarrollo

Turismo como polo de desarrollo

¿Cuáles son las posibilidades de oferta turística en Cali y el Valle del Cauca?