Presidente Petro, el que se mete el pase de coca es igual de esclavo que quienes la fabrican

Petro se tiró un discurso que hizo que Greta Thunberg tuviera una explosión de placer medioambiental. La perla fue exaltar la droga por encima de la energía

Por: Juan Carlos Camacho Castellanos
septiembre 23, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Presidente Petro, el que se mete el pase de coca es igual de esclavo que quienes la fabrican

Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos

Confucio

Nuevamente, don Petro se “luce” con un discurso que los seguidores del líder bien amado definen de histórico. El prelado del buen sentir colombiano, según él, llega a la ONU (un organismo burocrático tan que solo sirve para que pernocten en ese espacio los inútiles representantes que van a disfrutar de un empleo con pingues beneficios económicos) y lanza una perorata como aquella que lanzó, en un sospechoso estado de ebriedad, en la ciudad de Ibagué mientras andaba en su campaña cazabobos.

Y aunque no se sabe si era guayabo o whisky lag, el salvador, ahora del planeta, se cree Mario Moreno (Cantinflas) y se tira un discurso que hizo que Greta Thunberg tuviera una explosión de placer medioambiental y que los progres del planeta se llenaran de esperanza al ver a su gurú mesiánico desbordar con su verborrea los espacios ya insuficientes para tanto aire caliente (bastante contaminante) generado por tanto discurso inútil que se emiten, por esos que se creen salvadores del universo, en el hemiciclo de las Naciones Unidas (mientras el planeta es un caos de Naciones Hundidas).

Y la perla de ese discursito de campaña es la exaltación de la droga frente a los recursos energéticos que permiten que, a falta de otras alternativas, se mueva este mundo en el que tenemos que sobrevivir. Decía Don Petro (no me consta su doctorado) que, lean bien, la cocaína solo provocaba unas cuantas muertes por sobredosis (restando importancia al dolor, a la tragedia que provocan esas muertes), olvidando que esa (y otras drogas) generan no solo fallecimientos sino tragedias colaterales muy complejas, indigencia, delitos diversos, daños genéticos y psicológicos, entre otras consecuencias que apareja la fabricación, distribución, venta y consumo de estupefacientes.

Otra cosa que olvida don Petro (no me consta que sea “su excelencia”) es que sus amigos narcos (que son legión) utilizan para preparar la COCAÍNA una gran cantidad de gasolina (ese demonio que él ataca en la ONU) que se genera a partir de la explotación del excremento del diablo (como definió el venezolano Juan Pablo Pérez Alfonzo al petróleo); entonces, Don Petro, ¿es que ya sus maravillosos consejeros y científicos tienen una alternativa limpia para poder ofrecer a sus compañeros traficantes para sustituir ese ingrediente tan importante para fabricar la cocaína?

Acaso, don Petro (que es mi empleado a regañadientes porque es un servidor público) no recuerda que para llegar a la cumbre de la ONU no se fue a pie, cruzando el Darién (como muchas víctimas del Socialismo del Siglo XXI) sino en un inmenso avión de la Fuerza Aérea Colombiana que no se mueve por obra y gracia del Espíritu Santo, sino con GASOLINA, ese terrible elemento que ayuda a que el líder de marras y su comitiva se muevan por el mundo haciendo turismo político a costa de los contribuyentes colombianos. Don Petro y sus acompañantes se mueven, no solo en avión, sino en camionetas blindadas que se desplazan quemando cuantiosas cantidades de GASOLINA, mientras los ciudadanos tienen que usar el colapsado sistema de transporte público para poner su granito de arena en beneficio del planeta.

Y, volviendo al tema de la droga (respetando la libertad individual de meterse en su cuerpo la porquería de su elección mientras eso no me afecte o afecte la integridad de los demás, y que luego, los consumidores, asuman las consecuencias de sus actos pagando de sus bolsillos los tratamientos de desintoxicación y no con mis impuestos), recuerden que al final las personas que se atan a un cigarro de marihuana o se dan un pase de cocaína (entre otras drogas) terminan siendo esclavos de los que fabrican y comercian esas porquerías; mientras aquellos siguen creyendo el cuento de que drogarse es un ejercicio de “libre desarrollo de la personalidad” cuando, paradójicamente, terminan siendo cautivos del éxtasis pasajero y de las miserias y dolores que los acompañan hasta que consiguen los recursos (de manera licita o ilícita) para la próxima dosis.

También le puede interesar:

Petro se les paró duro a los gringos en la ONU

 

-.
0
1000
Tiembla la Universidad de la Sabana y los colegios del Opus Dei en Colombia

Tiembla la Universidad de la Sabana y los colegios del Opus Dei en Colombia

El fervor católico del fundamentalista General Henry Sanabria se empieza a sentir en la Policía

El fervor católico del fundamentalista General Henry Sanabria se empieza a sentir en la Policía

Emcali, más allá de los dos escandalosos megacontratos

Emcali, más allá de los dos escandalosos megacontratos

Isabel Cristina Zuleta, la voz furiosa contra Hidroituango y ahora a favor de los pequeños mineros paisas

Isabel Cristina Zuleta, la voz furiosa contra Hidroituango y ahora a favor de los pequeños mineros paisas

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus