Premiado el general Mejía, el creador de los héroes multimisión: nuevo comandante de las FFMM

Preparó a los soldados para aceptar el Acuerdo de Paz con las Farc sus enemigos históricos y luego para asumir sus nuevos roles al lado de la gente en pueblos y veredas

Por:
noviembre 30, 2017
Premiado el general Mejía, el creador de los héroes multimisión: nuevo comandante de las FFMM

Apostados a cada lado de la vía Panamericana - que conecta Cali con Popayán - estaban los uniformados del Batallón de Artillería No. 3 Palacé. Fueron envíados desde Buga hasta Corinto para evitar que las protestas indígenas bloquearan la carretera. Estaban alertas y preparados para todo. Pero a las 6:30 de la tarde el río La Paila bajó con la fuerza represada de casi 12 horas de lluvia en la cuenca en el Macizo Colombiano e inundó medio pueblo. Y fueron los soldados los primeros en acudir al rescate. De sus propios enseres y equipos médicos dispusieron para intentar mitigar el desastre, que sin la prontísima habría dejado más muertos y heridos.

Lo mismo hicieron los soldados que estaban metidos en la selva de El Tandil, en Tumaco. El 5 de octubre, en hechos aún sin resolver pero que apuntan a que la Policía disparó contra campesinos cocaleros, los capitanes Carpio y Forero dejaron aún lado todo para socorrer a los campesinos. Cortaron árboles e improvisaron camillas en las que acostaron a los heridos, mientras usaban el suero de dotación para estabilizar a los que estaban más críticos. En Tandil el Ejército tiene más aliados que nunca antes.

El General Mejía ha combatido. Dirigió la Brigada de Fuerzas Especiales. Es un militar que inspira respeto entre los que están por debajo de él en el rango. Por lo menos en los que creen que el Ejército es mucho más que disparar, y por eso algunos de vieja guardia lo ven como un traidor a la disciplina castrense. Pero él siempre tuvo claro que con soberbia no iban a derrotar a los oponentes. Por eso cuando recibió la IV Brigada en el 2009 - justo después del escándalo de los falsos positivos que fue especialmente duro en Antioquia - decidió mirar de frente a las víctimas. A las madres que habían denunciado que sus hijos fueron asesinados y disfrazados como guerrilleros, Mejía las invitó y les pidió perdón.

Fue él quien decidió que el Ejército no podía solo disparar. Fue él quien se pensó el Plan de Héroes Multimisión que le permiten al cabo Carranza salir todas las mañanas a recolectar semillas. Fue él quien decidió que el ejército tenía que volver a ser la institución más querida por los colombianos, como lo fue hasta los escándalos por falsos positivos. El General Mejía montó toda la campaña para que los soldados se vieran como los hombres de hierro que le ponen el pecho a una bala, pero también son los mismos que llevan por delante siempre una brigada de salud por delante.

El General Parra comanda una de las brigadas más complicadas en Colombia: La XII Brigada que opera en el Caquetá. Hasta hace seis años todavía estallaban pipetas en las calles de los batallones, y cuando salían no solo tenían que cuidarse de los guerrilleros, sino que en cada pueblo tenían que ver como la gente se escondía tras las puertas. Los veían como el enemigo.

Ahora cuando los soldados del General Parra llegan a un pueblo, los niños salen corriendo a recibirlos. Los abrazan. La mayoría de alcaldes ponen música. El General Parra está liderando el proyecto Pasión Caquetá, que consiste en usar los privilegios del Ejército para ayudar a la gente que vive más olvidada por el Estado. A donde solo llega el Ejército, el General Parra manda odontólogos y médicos, asesores bancarios y consejeros de proyectos productivos para que apoyen las ideas y necesidades de la gente. Todos ellos llegan un día después del grupo de avanzada: un escuadrón de payasos que animan las jornadas de Pasión Caquetá.

Un perro labrador iba siempre a la cabeza del grupo de desminado del Ejército. Luego pasaban los soldados con el detector de metales. Todavía caminan las trochas colombianas buscando minas, pero nunca se salen del camino. Esa era la labor del grupo de desminado, hasta que nació la Brigada de Desminado. Hoy tiene diez batallones de desminado humanitario, que no buscan limpiar el camino por donde pasa la tropa, sino que tiene otra meta: declarar en el 2021 que en Colombia no hay minas antipersonales. El reto es enorme porque Colombia es uno de los países del mundo con mayor cantidad de minas; en el 2006 1232 personas murieron por pisar un explosivo camuflado en la naturaleza los batallones de desminado humanitario tendrán que quitar cada una de esas minas. Verificar cada denuncia de mina cuesta $850 dólares, halla o no artefacto explosivo.

El proceso comienza con un soldado que recibe la denuncia. La reporta a su jefe, quien coordina todo el proceso para enviar al equipo de 8 soldados que tendrán que limpiar el terreno. Tienen una rutina a la que no pueden modificarle ni un suspiro. Solo así se aseguran que no vaya a morir el soldado que, agachado y con un cepillo, va cazando las minas. El Batallón XX del Coronel López está terminando de demarcar las zonas del Valle donde han denunciado - sobre todo Florida y Pradera - y aunque no han empezado a levantarlas, todas las mañanas sus muchachos repiten el procedimiento. Tienen que imaginarse cómo será cuando lleguen al terreno, y todas las tardes terminan el día fingiendo un accidente. Así hacen que la reacción sea instintiva, y esa sistematicidad ha logrado que en diez año solo se haya presentado un accidente, que además fue culpa de un aparato que no tenía pilas.

El Ejército sigue siendo un grupo de guerra. El sector Defensa será el único con más presupuesto en el 2018 que en el 2017. El Ejército sigue enfrentando escándalos internos de corrupción. El Ejército sigue teniendo misiones que lo enfrentan a los ciudadanos, como cuando tiene que despejar vías en el Cauca, o cuando tiene que entrar a proteger a los erradicadores de coca.

Pero hoy el Ejército Nacional tiene claro que tiene que externderle la mano a los colombianos y que para poder derrotar a los ilegales necesita tener a los habitantes de cada lugar de su lado. Por eso juntos a los fusiles, los soldados cargan semillas de frailejón o narices de payaso. Los campesinos que viven en las zonas de guerra ya no son posibles informantes, sino que el General Mejía los declaró como el objetivo principal: hay que conquistar sus corazones. El general Alberto Mejia lo hará ahora desde como comandante de todas las Fuerzas militares del país.

-.
0
2697
El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El empresario venezolano que ha hecho de Harina P.A.N. un emporio en Colombia

El fantasma de Yuliana Samboní y sus gritos atormentan a la mujer que ahora habita en su casa 

El fantasma de Yuliana Samboní y sus gritos atormentan a la mujer que ahora habita en su casa 

¿Qué pasó con Renata González, la Playboy colombiana?

¿Qué pasó con Renata González, la Playboy colombiana?

Cinco años después: así se ve la casa de Yuliana Samboní y el penthouse de Rafael Uribe Noguera

Cinco años después: así se ve la casa de Yuliana Samboní y el penthouse de Rafael Uribe Noguera

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus