Por una alianza estratégica en Antioquia para las elecciones de octubre

La apuesta debe ser por las fuerzas realmente democráticas, revolucionarias y progresistas, que son la condición sine qua non para la construcción de un frente amplio

Por: Tiberio Gutiérrez Echeverri
Abril 17, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Por una alianza estratégica en Antioquia para las elecciones de octubre
Foto: Twitter @Registraduria

1-El contenido de la participación de la Unión Patriótica (UP) y de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (La Rosa), en las elecciones locales y regionales de 2019 en el Medellín y el departamento de Antioquia, es de clase. Esto las diferencia claramente de los demás sectores democráticos y progresistas.

Para los sectores antes mencionados (UP-la rosa), las elecciones son un espacio y una tribuna para la denuncia del régimen político y para difusión de las propuestas democráticas del movimiento popular.

Los concejos municipales y las juntas administradoras locales son los espacios para la organización de las luchas populares y para la implementación de los mecanismos de participación ciudadana, como las veedurías ciudadanas, los presupuestos participativos, las consultas populares, la revocatoria del mandato, y demás instrumentos constitucionales de participación popular.

Los concejos municipales serán las tribunas para la movilización ciudadana contra la corrupción, la contaminación ambiental; por la defensa del espacio público, la movilidad ciudadana, la seguridad de la gente del común, el desarrollo urbanístico para una ciudad humana y democrática; por la vida, la paz, y la lucha política en un ambiente civilizado y democrático.

2-En los desarrollos de la situación política nacional, local y regional, tenemos que considerar, en primer lugar, la conformación de la alianza del Partido Liberal, Cambio Radical, y el Partido de la U, en el Congreso de la República, para negar las objeciones del presidente a la Ley Estatutaria de la JEP, con un nuevo presidente de la Cámara de Representantes y del Senado de la República para tramitar con las nuevas mayorías legislativas las reformas a la justicia, a la ley las TIC, al sistema de salud, el plan de desarrollo y la reforma pensional.

Para la defensa e implementación de la JEP, de la Comisión de la Verdad y de la Comisión de Búsqueda de Desaparecidos.

Para el control de los planes de desarrollo alternativo de las comunidades campesinas en la sustitución de los cultivos ilícitos y para los reinsertados de las Farc en las zonas de reincorporación, que se acaban jurídicamente el próximo mes de agosto.

Desde luego que a estas expresiones de unidad por las reformas democráticas en el Congreso de la República, se unen en forma consecuente los sectores alternativos de la Unión Patriótica, el Polo Democrático, la Alianza Verde, el Movimiento Alternativo Indígena y Social, y la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, que, con el acompañamiento de amplios sectores de la opinión pública y de la movilización ciudadana de masas, abrirán las compuertas de la apertura democrática.

-La reanimación de la lucha de masas con las movilizaciones estudiantiles, la minga indígena y campesina del Cauca y Nariño, la protesta de los profesores, la marcha nacional de los cafeteros y arroceros a Manizales, las protestas y las marchas de las familias desplazadas de las zonas cocaleras y mineras, el paro nacional del 25 de abril y sus posibles desarrollos y consecuencias para la unidad popular.

-El progresivo aislamiento político del Gobierno de Uribe-Duque, con el debate contra el tráfico de influencias del Ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla; con el debate por corrupción contra el Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez; la denuncia y suspensión de la directora de la Agencia Nacional de Tierras, Olga Merchán, por participación en política, por parte de la Procuraduría; la ineptitud de la Ministra del Interior, Nancy Patricia Gutiérrez, en el manejo de la crisis de la Minga Indígena del Cauca.

-El manejo errático de Duque promoviendo la guerra contra Venezuela como mandadero del presidente Trump, principal auspiciador del Grupo de Lima y del autodenominado “presidente interino” Juan Guaidó. Lo anterior con las tremendas consecuencias económicas y sociales para los habitantes de la ciudad de Cúcuta y para toda Colombia con los migrantes de Venezuela, la presencia de tropas del ejército ruso en Caracas y el levantamiento de la inmunidad parlamentaria al “presidente interino” Juan Guaidó.

-A esta situación calamitosa del gobierno Uribe-Duque, se une la perspectiva real de una alcaldía de los sectores alternativos para Bogotá, con la pérdida de la consulta interna del uribismo en el Centro Democrático, con Samuel Hoyos como candidato a la alcaldía de Bogotá.

-A estos elementos hay que agregar la posibilidad de un gobernador de Antioquia, o un alcalde de Medellín, con Aníbal Gaviria como candidato de Sergio Fajardo para derrotar en su propia casa al elector mayor de Antioquia, teniendo en cuenta los escándalos de corrupción denunciados por la Corporación Paz y Reconciliación en la gobernación de Antioquia, los manejos de los contratos de construcción en el proyecto hidroeléctrico de Hidroituango, y la violencia entre las bandas del narcotráfico en las comunas de Medellín y del Área Metropolitana del Valle de Aburrá.

3-Los datos al Concejo de Medellín en el 2015 y de las presidenciales del 2018, arrojan los siguientes resultados para los cálculos electorales de los sectores alternativos en las elecciones de octubre del 2019: Concejo: Centro Democrático 6 concejales; Partido Liberal 3 concejales; Partido Conservador 3 concejales; partido de la U 3 concejales; Cambio Radical 2 concejales; Alianza Verde 1 concejal y Polo Democrático 1 concejal; umbral 15.400 votos, y cifra repartidora 21.300 votos.

Para las elecciones presidenciales del 2018: primera vuelta: Iván Duque-532.329; Sergio Fajardo 308.914; Gustavo Petro 77.397; para la segunda vuelta: Iván Duque 693.334 y Gustavo Petro 208.427.

-De la lectura juiciosa se puede concluir que sin una lista unitaria integrada por los sectores progresistas es muy difícil alcanzar una curul en el Concejo Municipal, lo mismo que para hacer una presentación decorosa y con visión de futuro en cuanto se refiere a la alcaldía y a la gobernación; de aquí la importancia de una sola candidatura con el empuje, la iniciativa, la solvencia moral e intelectual y el valor civil, que pueda unir y arrastrar a amplios sectores de la opinión pública en torno a una lista unitaria para el Concejo de Medellín y para la Asamblea de Antioquia.

4-La participación de la rosa y del movimiento de mujeres “Estamos Listas” en la contienda electoral de octubre es la novedad de las elecciones locales y regionales, por lo cual, con tantas aspiraciones de los sectores progresistas cada uno por su lado, es imposible considerar hasta el día de hoy la posibilidad de una sola lista para el concejo municipal, lo que traerá, inevitablemente, la ausencia de los sectores alternativos en el Concejo de Medellín.

Hasta hoy en día no hay posibilidad de una sola lista entre Polo-Mais-UP-Rosa-, de tal manera que el concejal del Polo está peligrando, con muchas posibilidades de quemarse-infortunadamente-en la puerta del horno; una coalición entre Mais-UP-Rosa no la quiere un sector de Colombia Humana, porque, dicen con una actitud excluyente y vencedora, la rosa le quita votos; de tal manera que en estas circunstancias, a la UP y a la rosa, no le quedan sino un solo camino: la coalición en una sola lista al Concejo de Medellín, si es que se quiere de verdad tener una presentación decorosa, coherente y decente, ante la opinión democrática y progresista de la ciudad.

-A la UP y al PCC les queda muy difícil excluir de una lista unitaria los integrantes de la rosa, por las siguientes razones: estas organizaciones fueron desde un principio, cuando aún no se daba un peso por la solución política del conflicto armado, las primeras en levantar las banderas de la necesidad de los diálogos, las negociaciones y los acuerdos para la solución del conflicto armado.

-En el acuerdo final de paz del Teatro Colón (2016) quedó consignado la participación política de la rosa, a través de la configuración de su partido político Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (el partido de la rosa) como uno de los acuerdos fundamentales de la negociación de paz.

-La presentación de dos listas independientes al concejo municipal en el tarjetón, no tendría presentación ante la opinión pública democrática y progresista, además de que sería un desgaste inoficioso en recursos humanos, financieros, publicitarios y de resultados político-electorales en el sentido de que la unidad multiplica y da perspectivas hacia el futuro.

-El argumento de que la rosa en vez de sumar, quita votos. Es el argumento de los sectores que le llevan agua al molino de la exclusión y del sectarismo anticomunista, así porque sí, sin consideraciones serias sobre la unidad democrática, ni sobre la necesidad de la inclusión de los sectores democráticos que una vez estuvieron alzados en armas, pero que, al calor de una campaña mediática reaccionaria, lograron convencer a vastos sectores de la sociedad para asumir el odio, el miedo y la mentira como herramientas de exclusión y de marginamiento de amplias franjas de opinión democrática.

Empezando por el Centro Democrático que no solamente se opone a la participación política de la rosa, sino que está franca y decididamente por acabar con los acuerdos de paz, para volver a darle espacio a la lucha armada para que la oligarquía dominante pueda defender sus privilegios, empezando por las objeciones a la ley estatutaria de la JEP y por el silencio con los cien asesinatos de exguerrilleros que entregaron las armas.

En la perspectiva de desarrollo y profundización de la crisis estructural del sistema dominante, hace falta participar en las elecciones de octubre con una lista unificada, cohesionada y coherente alrededor de un programa, de una línea política de masas, que figure en el Tarjetón con un mensaje de unidad a través de los logos de UP y de La Rosa, atrayendo la atención, la simpatía y la votación de sectores democráticos y progresistas que no aún no han caído en el pantanero de la vacilación y de las componendas, y que podrían ver claramente las diferencias de identidad política entre las diversas opciones que le presenta la coyuntura, a tal punto que muchos sectores simpatizantes de la Colombia Humana, del Polo Democrático, de Alianza Verde y de mais, podrían votar por la lista unitaria de la UP y de la rosa.

En la capital del uribismo, del narcotráfico y del paramilitarismo, una lista unida de la UP y de la rosa al concejo municipal y a la asamblea departamental, no habiendo otra opción más amplia para considerar, podría ser una declaración inconfundible en defensa de los acuerdos de paz, es decir, en la defensa real de la apertura democrática, por encima de las “buenas” e hipócritas intenciones de los sedicentes defensores de la paz.

Es decir, una lista que abiertamente proclame la lucha por la apertura democrática, con una postura política que no se mimetice ni se esconda con una fraseología demagógica y mentirosa, que a la hora de nona quiere estar bien contemporizando con las corrientes reaccionarias del uribismo, tratando de captar votos con el argumento de una falsa “oposición democrática” al sistema dominante del neoliberalismo salvaje.

Con la proliferación de listas progresistas al concejo de Medellín, lo más seguro es que ninguna sacará el umbral ni la cifra repartidora requerida para elegir un concejal a la corporación, eventualidad ante la cual la Unión Patriótica y el partido de la rosa tendrían que tomar la iniciativa política de una coalición programática para presentar una sola lista al concejo y a la asamblea, asumiendo los riesgos y las responsabilidades de la lucha democrática frente la perspectiva de la profundización de la crisis estructural del sistema político dominante. Ante este panorama solo tenemos la seguridad de la unidad de las fuerzas realmente democráticas, revolucionarias y progresistas, condición sine qua non para la construcción del frente amplio por la vida, la paz y la apertura democrática.

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-Publicidad-
0
848

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Pros y contras de la nueva ley orgánica de regiones

Pros y contras de la nueva ley orgánica de regiones

Nota Ciudadana
Hasta los paisas se mamaron del uribismo

Hasta los paisas se mamaron del uribismo

Nota Ciudadana
¡San Felipe, Guainía, también es Colombia!

¡San Felipe, Guainía, también es Colombia!

Nota Ciudadana
Encienda una luz por la paz

Encienda una luz por la paz