Por un gobierno de lo inaplazable

Solo los corruptos le deberían tener miedo al cambio; ¿será que son tantos los corruptos que se puede bloquear el gobierno de lo inaplazable?

Por: Dicter Zúñiga Pardo
marzo 17, 2022
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2orillas.
Por un gobierno de lo inaplazable
Foto: Pixabay

El debate presidencial convocado al día siguiente de las elecciones de Congreso de la República y consultas presidenciales, por parte de la casa editorial de El Tiempo y Revista Semana, nos permitió ver un poco más del talante y capacidades de algunos de los candidatos a la primera magistratura del país, dos de ellos, según las encuestas, con las mayores posibilidades de llegar a ser envestidos con tal dignidad: los señores Federico Gutiérrez y Gustavo Petro.

Gustavo Petro, como siempre, como si se tratara de una labor pedagógica la que tiene a cargo, expone con claridad y amplitud sus propuestas, no se queda en meros enunciados y le da a su explicación un orden lógico que hace perfectamente entendible la forma cómo pretende desarrollar su programa de gobierno, independiente de los contratiempos que pueda tener por falta de apoyo y voluntad política de ciertos sectores.

Es así como, sin dejarse limitar en los temas y con un uso racional del tiempo, desarrolla con cierto detalle propuestas como la de la salud preventiva, la urgencia en la transición hacía el uso de energías limpias, el tema pensional y de auxilio a los sectores más vulnerables, el manejo de las relaciones internacionales, la democratización de la tierra y del agro, todo ello acompañado de cifras, formas de financiamiento, destinación de recursos, es decir, nada improvisada su exposición.

Federico Gutiérrez, por su parte, no explica cómo aspira lograr las metas que se plantea (nada ambiciosas por cierto, puro continuismo a pesar de la urgencia que tiene la sociedad de que se introduzcan cambios estructurales) y, con su característica patanería y grosería, se centra en atacar personalmente a Gustavo Petro, en tomar posiciones belicistas ante los problemas del país, en fin, no muestra capacidad intelectual para debatir sobre las propuestas de gobierno y sobre la realidad nacional e internacional.

Así pues, dice que pretende acabar las largas filas en hospitales y centros de salud, acabar con la violencia haciendo llegar helicópteros con tropas seguidas de médicos, psicólogos, trabajadores sociales, etc, llevar vías terciarias al campo, sin afectar la propiedad (latifundios), crear empresa, etc., mantener la importación agrícola y de insumos dentro de la lógica global imperante, conservar el sistema de salud medida por las EPS, salvándolas si es del caso ante malas administraciones… en fin, más de lo mismo.

En lo que toca con Ingrid Betancourt, esta mujer no tiene claridad de nada, es gaseosa, parece desterritorializada y desubicada, todo lo resume en atacar la corrupción, pero con la perversidad de incluir en su arremetida en tal sentido a Gustavo Petro, el único candidato que tiene mucho que mostrar en la guerra contra la corrupción, con descripción de casos, nombres y cifras.

Cuestiona la política energética, y, en contravía de las exigencias a nivel mundial en la materia, propone continuar con la explotación de hidrocarburos, no obstante liderar un partido como Oxígeno, que, según eso, de oxigeno solo tendría el nombre, ya que no reconoce la necesidad de tomar medidas inmediatas para evitar un desastre ambiental irreversible.

Ingrid y Fico de estadistas no tienen nada, son alfiles de un establecimiento que lo único que le interesa en este momento es bloquear la posibilidad de transformación que representa Petro y el Pacto Histórico, y para ello, más que proponer políticas públicas viables, que lleven a frenar el desastre y la tragedia en que se sume la población colombiana, se dedican a atacar al candidato que puntea en las encuestas, y que punteó claramente en las urnas, sin argumentos que resulten válidos para una inteligencia media que les escuche.

Resulta lamentable que ante lo evidente aún haya un buen número de personas apoyando a un establecimiento corrupto y criminal, es decir, a ungidos del uribismo como Fico, a ineptas oligarcas como Ingrid, o a anodinos como Fajardo.

Cada cuatro años nos encontramos con lo mismo, una gran cantidad de gente que durante el período presidencial se queja de la corrupción y del estilo de vida que les toca vivir, pero llegado el momento, creyéndose de mejor familia, asustados con "el coco", y con la promesa de un caramelo, como si fueran niños, salen a apoyar el sistema que los empobrece material y espiritualmente.

Estamos próximos a Haití como país con peor calidad de vida en América Latina, somos el segundo en la lista, y hay quienes al parecer ni se han dado cuenta de ello. Solo acomodados, arribistas y tarados pueden insistir en votar por lo mismo, aun cuando aquello que se propone como cambio no les vaya a perjudicar.

El bienestar del más necesitado sólo puede traer consigo más bienestar, y no sólo material, para el más acomodado... solo los corruptos le deberían tener miedo al cambio; ¿será que son tantos los corruptos que se pueda bloquear el gobierno de lo inaplazable?

*Abogado - Defensor de Derechos Humanos

-.
0
400
El regreso de Armando Plata Camacho, el gurú de la radio musical en Colombia

El regreso de Armando Plata Camacho, el gurú de la radio musical en Colombia

Fentanilo, la droga que está volviendo zombies a los gringos

Fentanilo, la droga que está volviendo zombies a los gringos

La historia de amor de la DJ Valentina Trespalacios y John Poulos que terminó en tragedia

La historia de amor de la DJ Valentina Trespalacios y John Poulos que terminó en tragedia

Anglogold Ashanti le dice adiós a Jericó en Antioquia: Quebradona no va mas

Anglogold Ashanti le dice adiós a Jericó en Antioquia: Quebradona no va mas

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus