Por qué recibe un trato de tercera del uribismo “¿Cuál trato de tercera? Soy uribista independiente” : Rafael Guarín

El exviceministro de defensa del presidente Santos, Rafael Guarín, explica porqué no le jaló a la lista de Uribe a la Cámara por Bogotá pero demuestra que lo seguirá fiel hasta el final

Por:
octubre 20, 2013
Por qué recibe un trato de tercera del uribismo “¿Cuál trato de tercera? Soy uribista independiente” : Rafael Guarín

Rafael Guarín, político desde temprana edad, recibió su carnet de militante del Partido Liberal de manos del expresidente Carlos Lleras Restrepo, con escasos dieciocho años fue secretario general del Partido y ahora es un “fiel escudero” de las tesis de Álvaro Uribe. En esta entrevista para las2orillas, el viceministro de defensa del gobierno Santos, Rafael Guarín, explica sus razones para no aceptar ir como tercer renglón en la lista del Uribe Centro Democrático para la Cámara de Representantes por Bogotá y sus valoraciones sobre el momento político y las perspectivas del proceso de paz en La Habana.

Luis Eduardo Celis (L.C) ¿Por qué un viceministro de defensa del presidente Santos, se vuelve su acérrimo contradictor?

Rafael Guarín (R.G) Porque llegué como uribista al viceministerio para continuar, profundizar y actualizar la política de seguridad democrática y me encontré con que, casi de forma imperceptible, comenzó a sustituirse por todo lo contrario: una política de debilidad, de legitimidad del terrorismo e impunidad para crímenes atroces.

Quién se volvió un contradictor de sus electores es el presidente Juan Manuel Santos. Es quien dio la espalda a la política de seguridad sobre la que cabalgó para ser elegido. Los resultados están ahí: las Farc se mantienen prácticamente en el mismo tamaño que cuando Álvaro Uribe dejó el gobierno, luego de 8 años en los que se redujo de forma constante.

El Plan Espada de Honor es un fracaso. Se propuso reducir al 50% las estructuras de las Farc a final de 2013, pero el conteo del pasado mes de agosto, realizado por el Ministerio de Defensa, señala que sólo ha disminuido en 700 integrantes respecto a junio de 2010. Además que las cuentas no le dan al gobierno: dice que en los dos últimos años se han neutralizado 7.599 miembros de ese grupo. ¿Quién miente? ¿O es que las Farc se duplicaron en dos años?

L.C ¿Por qué la insistencia en que este proceso de paz es de impunidad ante los graves crímenes de las Farc, si ese punto aún no se ha discutido?

R.G El marco jurídico para la paz permite la renuncia a la persecución penal de graves violaciones a los derechos humanos que no adquieran el carácter de crímenes de lesa humanidad. Dicha renuncia implica la no investigación, juzgamiento y condena por el aparato judicial. Los responsables, mayores y menores de esas graves violaciones no cumplirán cárcel sino pedirán excusas públicas o harán trabajo comunitario. Es todo un monumento a la impunidad, que además legitima el crimen como medio de acción política.

No es impunidad solo para las Farc y el ELN, sino también para los militares que no actuaron como tales, sino como criminales en la comisión de falsos positivos. Santos ha querido comprar el apoyo de las tropas con promesas de impunidad. ¡Eso deshonra el honor militar! Nuestros militares siempre han reclamado justicia, no impunidad. Mire el caso del coronel Plazas Vega.

L.C ¿Por qué un hombre con tanto liderazgo en el proyecto uribista recibe un trato de "tercera"?

R.G ¿Cuál trato de tercera? Soy uribista independiente, es decir, comparto con el expresidente la necesidad de un Estado capaz de garantizar los derechos sobre la seguridad pero tengo mi propia opinión. Creo que en Colombia el gran problema ha sido que no hemos construido un Estado fuerte, basado en el imperio de la ley y la legitimidad democrática. Mi tarea es contribuir a conseguirlo a través del debate público. En eso estamos desde la academia, los foros y los medios de comunicación. Ahí lo seguiremos haciendo, por ahora. ¡Ahí soy útil!

L.C ¿Cómo quedan las relaciones con Álvaro Uribe y con el uribismo después de la conformación de la lista a Cámara de Representantes por Bogotá?

R.G ¡Igual que antes! Lo de la lista a la Cámara era sólo una opción sujeta a una evaluación personal y familiar. Al final preferí quedarme en la academia y seguir trabajando desde el llano de la sociedad civil. No necesito credencial parlamentaria para incidir en las decisiones, menos para participar en la discusión pública. Las tareas las vamos a seguir adelantado con la independencia que da no estar amarrado a una bancada, ni sometido a criterios que no siempre se comparten. Con el expresidente tenemos una excelente comunicación y coincidencia plena en muchos temas.

Al igual que el expresidente Álvaro Uribe, el viceministro de Defensa Rafael Guarín cree que en La Habana se negocia con total impunidad frente a los crímenes de las Farc. Foto: Archivo particular

Al igual que el expresidente Álvaro Uribe, el viceministro de Defensa Rafael Guarín cree que en La Habana se negocia con total impunidad frente a los crímenes de las Farc. Foto: Archivo particular

L.C ¿Cómo analiza las perspectivas políticas del uribismo en la contienda política al  Congreso de la República?

R.G El Centro Democrático logrará una porción muy importante del Congreso. Le permitirá a esta institución transformarse en un mecanismo efectivo de control político, a partir de un liderazgo claro y de una bancada disciplinada.

¡Me van a saltar y duro! Pero el uribismo se parecerá mucho a los auténticos partidos de izquierda. No quiero ofender a nadie, pero la disciplina de los camaradas será la misma que caracterice a los parlamentarios uribistas. Es mejor un partido disciplinado y coherente que una masa parlamentaria dedicada a la mermelada y la corrupción.

Si se logra consolidar la mayoría, sobre esta se construirá una coalición que derrote a Santos o a su candidato.

L.C Y las posibilidades del uribismo a la Presidencia de 2014

R.G ¡Todas! Con un presidente candidato con 28% de opinión favorable y 77% que rechaza su reelección, el Centro Democrático puede afianzar un liderazgo alternativo y consolidar una coalición que encauce el descontento ciudadano y muestre un camino a Colombia.

Santos está tan mal que hasta el Polo Democrático le puede ganar.

L.C ¿Qué cambios propone al actual proceso de negociaciones entre el Gobierno y las Farc?

R.G El éxito del proceso depende de una sola cosa, la decisión de las Farc de abandonar la violencia, deponer las armar y saltar al debate democrático. Esa decisión aún no se ha tomado. Mientras no exista, ese grupo continuará masacrando colombianos, dedicado a la extorsión, el desplazamiento, el robo de tierras, la minería ilegal y el narcotráfico, mientras se presenta ante el país y la comunidad internacional como revolucionarios o altruistas, palabra que le encanta a un apologista de la impunidad como el Fiscal Eduardo Montealegre.

El desgaste del proceso es evidente y su coincidencia con las elecciones es fatal para todos. ¡Lo que se necesita es la decisión de las Farc!

Y por parte del gobierno, más eficacia en el combate a las estructuras del grupo criminal. Mejor funcionamiento de la justicia, eficiencia, transparencia y menos propaganda para conseguir doblegar la voluntad de acción violenta de las Farc. Esa es la clave de la paz.

Foto Interior 2

El excomisinado de paz Carlos Holmes Trujillo como Rafael Guarín está también dentro del uribismo. No la tiene fácil para lograr ser el candidato a la presidencia, pues la terna es con Pacho Santos y Oscar Iván Zuluaga. Foto:Archivo particular

L.C ¿Cómo valora la futura mesa con el ELN?

R.G Farc y ELN, diálogo y violencia, todos son elementos de una sola estrategia. Ambos grupos procurarán obtener en la mesa con el ELN lo que no puedan conseguir en La Habana. Será en ese sentido una negociación difícil.

El ELN decidió afrontar un eventual proceso elevando sus acciones terroristas; en vez de avanzar en la construcción de escenarios políticos que los favorezcan y le dé legitimidad a un diálogo con el gobierno. Eso demuestra que siguen en imaginarios trasnochados y que se les olvida que la guerra irregular es fundamentalmente política, cosa que las Farc entienden perfectamente.

Gabino, así como va, está destinado a seguir grabando videos que el país ni se da por enterado. Ese grupo no es más relevante que cualquier Bacrim y su mantenimiento en la violencia o su desmovilización ni siquiera depende de ellos, depende de las Farc. Triste final.

L.C  El uribismo debería integrarse a un proceso del cierre del conflicto armado, mediante los mecanismos de diálogos y negociaciones y en qué condiciones.

R.G Quien tiene en verdad la llave de la paz es el uribismo. ¡No se equivoquen! Hasta las Farc terminan reconociéndolo cuando plantean que el uribismo debe participar en el proceso. Timochenko, Márquez y Catatumbo saben que la vulnerabilidad jurídica que tendrá cualquier acuerdo sólo es posible solventarla con sostenibilidad política, proveniente de un pacto en el que estén todas las fuerzas de la nación. ¿Cómo puede existir esto sin el uribismo? No hay que confundir unidad nacional con mesa de la unidad nacional, que es lo que hace con miopía Santos pensando no en la paz, sino en su reelección.

Un acuerdo debería traducirse en una especie de Pacto de la Moncloa, en España, que permitió superar la dictadura franquista y consolidar la democracia. Eso no es posible sin Uribe, les guste o no. En mi criterio el uribismo no debería participar en ningún proceso que no ponga como principal punto el respeto a los derechos de las víctimas, entre los cuales está que se investigue, juzgue y condene a los victimarios.

-.
0
1040
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

El Estado sí derrotó la guerrilla

En redes
El pantallazo del trino de Uribe

El pantallazo del trino de Uribe

Nota Ciudadana
Álvaro Uribe: el gran ganador con el Coronavirus

Álvaro Uribe: el gran ganador con el Coronavirus

Nota Ciudadana
Caricatura: El pobre viejecito

Caricatura: El pobre viejecito