¿Por qué no puedo ser profesora si soy mujer trans?

¿Por qué seguimos las mujeres trans queriendo ser profesoras? ¿Es que no nos cansamos de ver cómo nos toca escapar de los palos y las piedras?

Por:
diciembre 26, 2021
¿Por qué no puedo ser profesora si soy mujer trans?
Foto: Cortesía

Inicio este texto pensando en el 'qué dirá' una persona común, de esas que me violan a diario con sus miradas invasivas o sus “opiniones” acerca de quién soy y quién debo ser.

En el 'qué dirá' una de esas que en redes sociales se la pasan cazando cualquier escrito que refiera a mujeres transgéneras, y que, desde sus privilegios, escribe con sus hábiles dedos comentarios de odio y desprecio hacia nuestras vidas.

Pienso en sus vidas diseñadas para odiar y encasillar a una mujer como yo dentro de la putería, del fetiche sexual andante en que me convertí desde el día que decidí que me conocieran como la mujer que soy, que he sido y que seré.

Eso, cuando me va bien. Pero cuando me va mal, como ha sido, que me estén acusando de las peores atrocidades por mi estupidez de seguir en una profesión que no está diseñada para mí. ¿En qué momento se me metió en la cabeza eso de ser profesora? Es que... cómo no se me iba a pasar por la cabeza que me iba a topar con todos esos padres de familia, que de día se muestran muy protectores y me acusan de barbaridades en contra de sus hijos solo por el hecho de existir.

Tan protectores que nunca tienen tiempo para realizar una tarea con ellos. A ellos solo les importa que nací con un pito. Un maldito pito. Ese pito del porno que consumen en las noches.

Ahora veo distinto los videos de celebridades acosadas por paparazis. Yo tengo a esos paparazis apenas pongo un pie fuera de mi casa. Sus ojos son las cámaras que buscan el pito, que buscan la voz gruesa, las manos grandes, para una historia que construyen, que no me la preguntan, sino que la crean para perpetuar el “sigue siendo un hombre maligno”.

Los paparazis me siguen a mi trabajo, y viven de ser docentes, de ser tombos, de trabajar en el barrio, de liderar algún culto; ese gran culto al pene. Porque para esta gente soy eso, un pene maligno, ni más ni menos. O tal vez sí, más de toda cosa horrible que me puedan achacar estos jueces de mi existencia.

¿En qué momento me dio por ser docente? Quería formar personas, verlos graduarse, tener trabajos, familias. Algunos irían a la universidad, otros no, y no importaba, se trataba de formar seres humanos que lograran llevar a cabo un proyecto de vida, siendo buenos ciudadanos.

Qué lejos estaba de la realidad. Porque la realidad son padres y madres inculcando racismo, xenofobia, homofobia, transfobia… ¿Se me queda alguna fobia por fuera? No importa, todo lo que no sea como ellos, o inferior a ellos, será odiado hasta la muerte. Ya me cansé de perpetuar la idea de que “a la gente le hace falta conocimiento”.

Esa gente sabe de respeto por la vida del otro, y aun así lo anulan con una. ¿Cuál conocimiento, si se la pasan hablando de su sapiencia en biología, y otras materias más, solo para decirme que todos esos campos niegan mi existencia? Porque ahora todos saben sobre mí, todos opinan sobre mí. Todos, incluyendo esos que se la pasan despreciando la labor docente delante de sus hijos.

¿Ahora qué hago, cuando este trabajo de más de 10 años me ha quitado un montón de salud? Sí, las fobias te joden la salud física y mental. ¿No me crees?

Ni lo vas a creer porque tú no has vivido lo que yo he vivido. Y como haces siempre, vas a seguir hablando desde tu comodidad, en la que no tienes problema por ser tú, por salir a la calle siendo tú, uno más del montón. A ti te bastó con tener un pene o una vagina, eso es lo que te hace hombre o mujer; bien por ti.

¿Por qué seguimos las mujeres trans queriendo ser profesoras? ¿Es que no nos cansamos de ver cómo nos toca escapar de los palos y las piedras? ¿No nos cansamos de enfrentar acusaciones infundadas? ¿Por qué seguimos en esto?

Sin salud, sin posibilidad de volver a un aula de clase, Talento Humano desconoce toda recomendación y quiere que renuncie. ¿Para qué se metió a profesora?

Treinta y cinco mujeres trans muertas en Colombia en lo que va del año. ¿Por qué nació mujer en este país?

Volver a un colegio podría significarme ser la siguiente en esa lista.

-.
0
500
Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

Las ventajas de vivir en Bogotá: conseguir neveras desde 700 mil pesos

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

La cápsula que reemplaza a la incómoda colonoscopia

Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

Los once hijos de Fidel Castro regados por el mundo

Cinecolombia, de los Santo Domingo, siguen mandando en el negocio de las salas de cine

Cinecolombia, de los Santo Domingo, siguen mandando en el negocio de las salas de cine

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus