Opinión

Así le podrían robar las elecciones a Petro

El exalcalde de Bogotá deberá remar contra un sistema electoral corrupto tal y como ha puesto en evidencia la paciente investigación del Partido Mira en las pasadas elecciones

Por:
Febrero 15, 2018
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Así le podrían robar las elecciones a Petro
Petro en la reciente manifestación de Sincelejo, con plaza llena. Foto: Twitter Gustavo Petro

Gustavo Petro ha decidido no salir más a caminar por las calles de Colombia. Se va a conformar con llenar plazas en Sincelejo, Pasto y por donde pase. Tiene miedo. Hasta hace unos años matar candidatos de izquierda era una práctica común en el país. Así cayeron Gaitán, Pardo Leal, Pizarro, Jaramillo Ossa. No va a dar papaya. Él sabe que la bala saldrá de un espontáneo, de uno de esos sicópatas de redes sociales que imploran que el ángel de la muerte arrastre con sus alas cualquier vestigio de castrochavismo.

Petro sabe que los poderosos no necesitan matar candidatos presidenciales para sacarlos del camino. El sistema electoral parece estar hecho para mantener el statu quo. Miren nada más lo que pasó esta semana con la restitución de las tres curules que le hicieron al Mira. Gracias a la tenacidad de este grupo político quedó en evidencia cómo es que se roban las elecciones en Colombia. Voy a tratar de explicarlo que es complicado.

Pocos militantes de partido son tan disciplinados como los cristianos que conforman el Mira. El partido de la pastora María Luisa Piraquive logró demostrarle al Consejo de Estado que históricamente, en elecciones, la diferencia máxima que había entre sus votaciones a Cámara y Senado era del 3 % de votos. En las legislativas del 2014, inexplicablemente, la diferencia fue de más de 80 000 votos (20 %). Ellos sospecharon y en menos de un mes —­tiempo récord—, capitaneados por Carlos Alberto Baena, presidente del partido, impugnaron el resultado electoral. Fue una labor titánica. Recogieron los registros de las 95 000 mesas que había en las últimas elecciones. La dificultad estribaba en que el formulario E 14, el que tienen los jurados para registrar los votos, y el E 24, que es el de la comisión de escrutinio, no los pasan en Excel sino en fotos para hacer más difícil controlar los resultados. La revisión de los resultados debe hacerse de manera manual. Hay que tener el valor y la terquedad para hacer la revisión y comparación de los datos. En otras circunstancias, otro partido hubiera bajado los brazos ante este trabajo descomunal.

 

Con la paciencia de Job el Mira, durante más de tres años,
se convirtió en una registraduría y pudo comprobar
que se manipuló el 10 % de la votación total en las legislativas 2014

 

Con la paciencia de Job el Mira, durante más de tres años, se convirtió en una registraduría y pudo comprobar el fraude: en las pasadas elecciones se manipuló el 10 % de la votación total, más de 500 000 votos y en medio de ese saboteo le quitaron más de 16 000 del Mira. Intentaron desviar la atención mediática diciendo que Sofia Gaviria había perdido su curul por la irregularidad de la mancha de un plumón, cuando el fraude va más allá. ¿Será ésta una práctica usada en otras elecciones? ¿Qué tan limpio es el sistema electoral colombiano? ¿Por qué los medios no han contado la tumbada descarada que le quisieron hacer al Mira?

Petro puede puntear lo que quiera en las encuestas, pero las posibilidades de llegar a la presidencia son mínimas. No solo tendrá que aguantar el juego sucio que le impondrá el uribismo en redes, asociándolo a Chávez, acusándolo de ser un potentado que tiene casa en Chía y zapatos Ferragamo de $ 300 000 mientras otros tienen haciendas de más de doscientas hectáreas en Córdoba y caballos de USD 1 millón. Deberá remar contra un sistema electoral corrupto tal y como ha evidenciado la investigación del Partido de María Luisa Piraquive. Hemos mejorado, sin duda. Si entre agosto de 1989 y abril de 1990 mataron a tres candidatos presidenciales, ahora, con hackers al servicio de los poderosos y un sistema electoral maleable ¿Quién quiere mancharse las manos de sangre contratando sicarios?

Igual voy a salir a votar, así mi voto se termine perdiendo dentro de las fauces de un monstruo corrompido que muchos incautos confunden con democracia.

 

Publicidad
0
37172
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de Iván Gallo

¿Por qué aman a la Selección Colombia y desprecian a Nairo?

¿Por qué aman a la Selección Colombia y desprecian a Nairo?

Carlos Antonio Vélez resume todo lo que odiamos de RCN

Carlos Antonio Vélez resume todo lo que odiamos de RCN

Petro, un mal perdedor

Petro, un mal perdedor

El domingo es por votofinish

El domingo es por votofinish

Los pobres, feos y sucios fans de Petro

Los pobres, feos y sucios fans de Petro

´Los Vengadores´  y Cine Colombia están acabando con el cine nacional

´Los Vengadores´ y Cine Colombia están acabando con el cine nacional

Iván Duque, el extraño caso de un uribista metalero

Iván Duque, el extraño caso de un uribista metalero

Felices 90 años Maestro Guillermo Angulo

Felices 90 años Maestro Guillermo Angulo