Opinión

Por qué la gente se disfraza

En Barranquilla, pasando por Galapa, Baranoa, Campeche, Sabanalarga y Usiacurí encontramos diversas respuestas, tres de ellas memorables

Por:
Marzo 06, 2019
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Por qué la gente se disfraza
“Estar disfrazado de Carlos Vives es propagar esa imagen de hombre Caribe. Lo vi en Sabanalarga, además, su compañera, iba disfrazada de Shakira”. Foto: David Lara Ramos

Por qué la gente se disfraza es hacer una pausa en medio del jolgorio para expresar vivencias y sentires en torno al carnaval. Como peregrino, en recorridos desde Barranquilla, pasando por Galapa, Baranoa, Campeche, Sabanalarga y Usiacurí encontramos respuestas diversas en ese otro que no es, y que quizá ni sea ese que creemos es. Aquí tres respuestas memorables.

 

  1. El burro intelectual

“La gente que se disfraza salta la línea de la cordura y penetra en una dimensión cuántica en las que maneras preexistentes son negadas como si se tratara de una súbita disociación síquica o una alteración consciente que despersonaliza al sujeto y lo convierte en un ente de goce infinito.

“En ese instante, como si se trata de un hechizo, se revela una realidad categórica única: la del disfraz.

“Estamos ante una dimensión a la que se llega transformándose; una conquista del que se pone la máscara; del que se convierte en otro, del que niega su finita existencia para trascender eternamente como figura desdoblada.

“Quien se disfraza trasciende. Un cuerpo que ni es efímero ni fugaz. Es un cuerpo consciente que habita la inconciencia. Cautivo y cautivado en ese otro cuerpo que es nuestro y ajeno en umbrales infinitos, piense en María Moñito, brother. La gente no se acuerda del ser humano que lo representaba, ahora es solo ella… ese es un viaje.

 

  1. La tía Nora de académica

“El disfraz es una expresión social y cultural para ponerse a tono con el espíritu colectivo de la fiesta.

“La muestra creativa de un sujeto que quiere representarse ante los demás. El goce, la música y el cuerpo que se conjugan para crear una alianza vital en torno a todo este festejo que llamados carnaval.

“En los disfraces la gente buscar recrear realidades vividas. Es la oportunidad de expresar identidades que son tuyas y de otros al mismo tiempo. Trascienden la individualidad y se hacen colectivas. Disfrazarse es un deseo… de ser, de existir, de permanecer. Ese otro que te habita, como decía Borges o Jaramillo, ya no me acuerdo porque llevo como media de ron.

“Son esas otras identidades que uno tiene y que se comparten en un solo ser. Hay un deseo de ser alguien, el carnaval brinda la oportunidad de cumplir ese sueño.

“A mí, por ejemplo, no me gusta Carlos Vives, pero sí me gusta lo que representa él en el mundo de las músicas. Estar disfrazado de Carlos Vives es propagar esa imagen de hombre Caribe. Lo vi en Sabanalarga, además, su compañera, iba disfrazada de Shakira. Una conjunción mundial, de dos ciudadanos del Caribe. Esa representación me cautivó. También se mofan de estos personajes, pero se llega a una fantasía, porque esos seguidores que van detrás de “Carlos” y “Shakira” como si fueran de verdad entran en la puesta en  escena que el carnaval genera, gente que pide autógrafos y quieren fotos con el disfraz, eso es precioso, es lúdico, es inocente, es el Caribe en escena, por dios”.

 

Foto: David Lara Ramos

  1. Disfrazado de mujé

 “Esto no es más que un rebusque, mi llave. La gente echa carreta sobre por qué uno se disfraza de mujé, que es la parte oculta que uno tiene, que es esa parte femenina negada por el machismo, que es la manera de manifestar eso que quisimos ser y no pudimos porque nos reprimieron.

“Que usamos el carnaval para salir del closet y poder abrazar a otros machos, nada de eso compa, esa no es conmigo, yo la tenga clara. Yo no soy marica, te la canto de una. Estos manes que se las pican y que saben del carnaval, dicen que ven aquí una fantasía homosexual… nojada, que macho es macho, y mujé es mujé, y que de la comunidad, LTBEYE, yo no mi brother.   Aquí lo que pasa es que me rebusco pa’ la lista de los libros de mis dos hijas, y yo no tengo que explicarle a ellas nada, ellas saben por qué me disfrazo de mujé, pero marica ni la peluca.

“Esta es una mamadera de gallo, yo salgo con mi muñeca vieja, de mis hijas, buscando cuanto macho encuentro por la calle, esa sí es una realidad, hay mucho man irresponsable, que abandonan a los hijos que tienen con otra mujé, y baten cultura y seriedad, pero son unos bandidos, ese sí es un drama real, ese es un malparido, entonces uno llega con el papelón: “Ahí estás, perro, con tu otra mujé, aquí nos tienes a la niña y a mí pasando hambre (entonces le tiro la muñeca en sus brazos), claro, ya tuviste lo que querías, me perjudicaste, maldito, y la niña sin ropita, y mírame a mí, sin plata pa’ un buen vestido, pero eso sí a tu mujé, la tienes con la mejor pinta, con la pulsera y la cadena de oro, miserable, mal padre”. Eche, y entonces el man, se baja del bus (saca dinero) y ahí tengo entonces mi rebusque efectivo”.

“Fíjate, que aunque es de recocha y disfraz de carnaval, algunos viven esa realidad, tienen hijos con otras mujeres que no atienden, luego lo que yo hago vestido de mujer no es que yo sea gay, como le dicen ahora, sino es también un viaje que apoya a esas mujeres que sus maridos abandonan después que la preñan… y ves tú también hombres disfrazados de mujé preñá (embarazada) luego esa vaina que tú me preguntas de por qué me disfrazo no tiene nada que ver con identidad, como me dijiste, ni con sueños, ni nada esa vaina… yo me gozo está vaina de ponerme los sostenes de mi mamá, de rebuscarme la plata pa’ los libros de mis hijas y punto, lo demás es pura carreta fina.

-Publicidad-
0
474
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus

Otras Columnas de David Lara Ramos

Rubén Darío Álvarez narra la vida de Chela Ceballos

Rubén Darío Álvarez narra la vida de Chela Ceballos

La Bogotá de Antonio Morales

La Bogotá de Antonio Morales

Alberto Abello, buen viaje, maestro amado

Alberto Abello, buen viaje, maestro amado

Guillermo Valencia el narrador de Lamba (II)

Guillermo Valencia el narrador de Lamba (II)

Guillermo Valencia Hernández, los inicios (I)

Guillermo Valencia Hernández, los inicios (I)

Decálogo del cambambero

Decálogo del cambambero

El país de los zorros y la desesperanza

El país de los zorros y la desesperanza

“Solo la verdá”, gaitas sin pesares ni dolores

“Solo la verdá”, gaitas sin pesares ni dolores