¿Por qué Inti Asprilla y Camilo Romero no se salen de la Alianza Verde?

Como minoría están dando la pelea al interior del partido y para ello están buscando apoyo entre la militancia activa y los simpatizantes. Aun así, parece que van perdiendo

Por: Fredy Alexánder Chaverra Colorado
julio 22, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué Inti Asprilla y Camilo Romero no se salen de la Alianza Verde?

Camilo Romero tiende a repetir que la Alianza Verde es un partido de tendencias y sectores. Un verde de todos los colores. Para la muestra, cuando se midió en la consulta presidencial de 2014, lo hizo frente a un Peñalosa apoyado por Uribe. Romero venía de militar en el Polo con el cual llegó al Congreso siendo el senador más joven y como su séptima mayor votación, es decir, no es propiamente un verde de origen (algo que se lo tiende a recordar el exgobernador Carlos Amaya).

A siete años de esa elección, el verde se ha transformado, ya no es un movimiento donde habitan pacíficamente múltiples matices, pues ante el empeño de la senadora Angélica Lozano por arrojarlo a la Coalición de la Esperanza tras su ruptura con el Pacto Histórico (como si el Pacto Histórico solo fuera Petro), el sector más crítico a esa movida, encabezado por Romero e Inti Asprilla, viene siendo mirado con malestar y rechazo.

La estrategia es la siguiente: Angélica Lozano, Juanita Goebertus y Carlos Amaya, principales emisarios del verde en la Coalición de la Esperanza (y ansiosos porque aterrice Alejandro Gaviria), están empeñados en tomarse el control absoluto del partido, para lograrlo, han alineado a la dirección y parte de la bancada en el Congreso en su veto al Pacto Histórico, así eventualmente esperan entregarle el partido a Fajardo vía Coalición de la Esperanza, tan convencidos están de la victoria de Fajardo que, en un reciente trino, Lozano afirmó que: “gobernará sin rabia”.

Poco importa que Fajardo no sea del verde o que solo lo busque cuando necesita un aval, el apoyo de Lozano, Goebertus y Amaya al exgobernador (con varias investigaciones encima y hundido en las encuestas) ya pasó a convertirse en un tema personal. Motivado por una fuerte animadversión hacia Petro y en clara sintonía con la posición de Claudia López.

Lozano, Goebertus y Amaya efectivamente han logrado alinear a buena parte de la dirección y la bancada en ese objetivo. A ello han contribuido los sistemáticos ataques de Petro (aunque ya va bajando el tono); las tensiones asociadas al modelo de gobierno en Bogotá (con la bancada de Colombia Humana en el Concejo ya declarada en oposición) y un afán por diferenciarse de lo que consideran los “extremos”. Entre los cinco precandidatos verdes, solo dos con reales intenciones de aspirar (Romero y Amaya) y tres más interesados en figurar (Sanguino, Londoño y Ortíz), el único que ha cuestionado esas movidas y ha reclamado por una unidad sin vetos, ante la posibilidad de repetir el escenario que le otorgó la victoria a Duque en 2018, es Camilo Romero.

En ello ha encontrado eco entre los representantes Inti Asprilla, Freddy Muñoz y moderadamente en Katherine Miranda. Romero y los tres congresistas han criticado las movidas de una dirección instrumentalizada por Lozano y han confrontado públicamente a Goebertus y Amaya, esto a riesgo de ser calificados por sus copartidarios como ruedas sueltas, agentes del petrismo o voceros de la izquierda radical.

Sobre Romero y Asprilla, algunos sectores les han solicitado que se retiren del verde y se sumen al Pacto Histórico, el exgobernador como precandidato presidencial (al lado de Petro, Roy, Alexánder López y Francia Márquez) e Inti como candidato al Senado; sin embargo, en una lógica de costo-beneficio, su retirada del verde les podría resultar muy costosa. A Romero porque le implicaría suspender sus actividades en el Centro de Innovación Política y ciertamente le afectaría los encuentros que viene adelantando con militantes y simpatizantes en todo el país. Además, porque llegaría al Pacto Histórico con las manos vacías.

Con Asprilla el panorama se vuelve mucho más enrevesado porque si renuncia de facto quedaría inhabilitado para aspirar al Congreso por otro partido (para aspirar por otro partido debía haber renunciado con un año de anterioridad a las elecciones).

De retirarse del verde, dejarían acéfalo el único contrapeso a Lozano y Amaya. Algo que a la larga implicaría la entrega total del partido al sector más derechoso y eventualmente al fajardismo (o al sector liberal de Alejandro Gaviria). Es claro que como minoría se están dando la pelea al interior y para ello están buscando apoyo entre la militancia activa y los simpatizantes; sin embargo, parece que van perdiendo el pulso y que sí o sí el verde aterrizará en la Coalición de la Esperanza y a las huestes de Fajardo. ¿Qué será de Romero e Inti Asprilla en ese escenario?

-.
0
6600
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Desde Italia, Gustavo Petro juega a romper el Partido Verde

Desde Italia, Gustavo Petro juega a romper el Partido Verde

Nota Ciudadana
¿Iván Marulanda, la estrategia de Fajardo para irse a “ver ballenas”?

¿Iván Marulanda, la estrategia de Fajardo para irse a “ver ballenas”?

Nota Ciudadana
¿Es posible la protesta social sin ESMAD y sin capuchos?

¿Es posible la protesta social sin ESMAD y sin capuchos?

En redes

"Se lo digo en la cara Peñalosa, usted es un mentiroso" Debate por el basurero Doña Juana