¿Por qué fracasó el equipo colombiano de ciclismo que corría en Europa?

La falta de presupuesto y el maltrato a los ciclistas del entrenador italiano Claudio Corti acabaron con un proyecto que sacó figuras como Esteban Cháves y Atapuma

Por:
Mayo 26, 2017
¿Por qué fracasó el equipo colombiano de ciclismo que corría en Europa?

Todo empezó a ir mal cuando los ciclistas del equipo de Colombia empezaron a publicar en sus redes sociales, a finales de 2014, que les debían cinco meses de salario. Unos fueron más allá. Llamaron a periodistas y contaron una serie de irregularidades que venían sucediendo desde el 2012. Ese año el Ministerio Colombiano del Deporte (Coldeportes), en cabeza de Andrés Botero, lanzaba el equipo de categoría profesional continental  Colombia. El gran objetivo sería regresar al Tour de Francia en el 2015. El hombre que dirigiría sería el ex ciclista italiano Claudio Corti acompañado del gran campeón colombiano Oliverio Rincón.

Lo mejor que hizo Corti como ciclista fue ganar en 1979 el campeonato mundial juvenil. Nunca se pudo consolidar en el pelotón internacional. Como manager estuvo al frente del  equipo sudafricano Barloworld que logró sacar a figuras de la talla de Chris Froome, el belga Geraint Thomas y el colombiano Mauricio Soler. Corti parecía ser el hombre indicado para volver a poner a Colombia en el Tour de Francia. Lamentablemente todo empezó a tomar un cariz diferente.

Las denuncias que empezaron a hablar los ciclistas eran graves. Hablaban del mal trato y el menosprecio que les daba Corti a sus ciclistas. Los trataba de indios y, además, no les pagaba. Los colombianos tenían que pagar de su propio bolsillo los arriendos de los apartamentos donde se quedaban en Italia y España donde tenían que competir. Corti se defendió. Dijo que los integrantes del Team Colombia ganaban un sueldo por encima del mínimo programado por la Unión de Ciclistas Internacional. Algunos ganaban 30 mil euros, otros 50 mil, e incluso los capos llegaban a los 150 mil euros anuales. Corti atacó el poco profesionalismo de los colombianos y, en su momento, afirmó que si algunos comían arroz con lentejas para el almuerzo era porque preferían comprarse el último Iphone. Dijo una y otra vez que si los colombianos le hubieran puesto más ganas los resultados deportivos hubieran sido mejores.

Eso estaría por verse. Los logros del Team Colombia no fueron para desdeñar. Después de 23 años, luego de que lo hiciera el mítico Manzana Postobón, se regresó a un Giro de Italia. Después de 17 años, luego de que el equipo Pony Malta nos representara, se regresó a una Vuelta a España. Además se logró sacar figuras que hoy deslumbran en Europa como Esteban Cháves, Jarlinson Pantano,  Darwin Atapuma y Daniel Martínez.

Hacer camino en Europa no ha sido fácil. La primera vez que Esteban Cháves cruzó el Atlántico ni siquiera terminó. En la Tirreno Adriático ni siquiera terminó. Corti lo recuerda desvelado llorando, mirándose las manos destruídas por las ampollas. Chávez había ganado en el 2011 el Tour de L’ Avenir, una especia de Tour de Francia para jóvenes. El profesionalismo no le resultaba fácil. Corti lo consoló, le dio confianza, lo preparó para el umbral que tenía que superar si quería llegar a ser el mejor del mundo. En la próxima competencia se desquitaría. Se impuso en la etapa reina de la Vuelta a Burgos y llegaría a ser tercero de la clasificación general.

En el 2013 vendría el primer escándalo por parte de Corti. Después de que el ciclista colombiano Frank Osorio renunciara al equipo después de una operación de rodilla que lo marginó del ciclismo, Corti decidió contratar, sin consulta previa, a su hijo Marco. El joven de 26 años había tenido un discreto papel en los equipos profesionales de Barloworld y el Footon Geox. Coldeportes recomendó que saliera del equipo. A Claudio Corti no le gustó la recomendación pero siguieron adelante.

Un año después ocurriría lo soñado: la invitación al Giro de Italia. El equipo tenía corredores de mucha talla como Fabio Duarte, Chalapud, Atapuma y Edwin Ávila. Se estuvo en fuga en varias etapas, nunca se consiguió una etapa, ni una camiseta pero la experiencia fue positiva. Lo que realmente no mejoraba era la relación con Corti. Cada vez que un ciclista colombiano se le acercaba salía regañado. El italiano contestaba desdeñosamente y, además, seguían los problemas con la alimentación. Un ciclista puede perder por etapa cerca de 5.000 calorías. Por lo general un desayuno de un corredor consiste en pastas, siete huevos, abundancia de carbohidratos. El Team Colombia se quejaba de que las comidas eran de una inusual frugalidad.

En el 2015 los grandes líderes se habían ido para otros equipos más poderosos. Los salarios se atrasaban más. La actuación en la Vuelta a España fue un desastre y, durante la Vuelta a Colombia de ese año Andrés Botero anunció que por las olimpiadas de Río que se venían en el 2016 deberían recortar el presupuesto lo que significaba el final del Team Colombia. Con esto terminaría una aventura que empezó bien, con victorias, y terminó entre la polémica y los cuestionamientos: los resultados que se esperaban de ellos nunca se lograron.

 

-Publicidad-
0
8946
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Embajador del Japón, del Santismo al Uribismo, con aroma de café 

Embajador del Japón, del Santismo al Uribismo, con aroma de café 

Nota Ciudadana
Fundación de OXY discriminó a periodista en Arauca

Fundación de OXY discriminó a periodista en Arauca

Nota Ciudadana
El futuro de Colombia

El futuro de Colombia

¿Quién es la odiada reina venezolana que se burla de los colombianos y por qué lo hace?

¿Quién es la odiada reina venezolana que se burla de los colombianos y por qué lo hace?