¿Por qué es tan importante la vitamina C?

Alivia la mayoría de infecciones virales, controla muchos tipos de cáncer y depresión

Por: Joaquín Teherán Lora
noviembre 28, 2015
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
¿Por qué es tan importante la vitamina C?

El ácido ascórbico, más conocido como vitamina C, es una sustancia única, de extrema importancia y necesidad para el cuerpo del ser humano, ya que con ella le hace frente a múltiples problemas biológicos que se oponen a su supervivencia.

Es tan importante para el cuerpo humano esta sustancia que sin ella el hombre no podría vivir. Sin ácido ascórbico no puede haber vida. Es una sustancia de necesidad vital.

La Vitamina C alivia a la mayoría de las infecciones virales, controla muchos tipos de cáncer, alivia a varios tipos de depresión, decrece el dolor y modifica el curso de muchas enfermedades como la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica, picadura de arañas, mordeduras de insectos y reptiles venenosos.

Por regla universal, todas las sustancias de necesidad vital para el hombre son producidas por su propio cuerpo. Y pongo tres ejemplos a continuación: la insulina, la hormona triyodotironina (T3) y la coenzima Q10, sustancias que son  necesarias y vitales para el sostenimiento de la vida en el ser humano, son producidas internamente por el propio cuerpo.

Pero, vaya sorpresa: ¡El cuerpo humano no puede producir A. Ascórbico!

Sí. Así como lo lees. No producimos ácido ascórbico a pesar de que dependemos de él para vivir.
En algún momento de la evolución, la naturaleza nos hizo una mala jugada al ocasionarnos una falla genética que impide la síntesis de A. ascórbico, por lo que tenemos que obtenerlo en los alimentos para poder sobrevivir.

En la naturaleza somos, junto con los primates, la única especie cuyo cuerpo no puede producir ácido ascórbico.

El ácido ascórbico es un compuesto relativamente simple en comparación a otras enormes y complicadas moléculas producidas por los organismos vivos. Contiene 6 átomos de carbono, 8 de hidrógeno y 6 de oxígeno (C6H8O6), muy similar a la glucosa y estrechamente relacionado con ella.

Precisamente, es a partir de la glucosa en las plantas y los animales que se produce enzimáticamente el ácido ascórbico. Se produce en cantidades relativamente grandes tanto en las plantas más simples como en las más complejas.

Se sintetiza también en las especies animales más primitivas, así como en las más altamente organizadas.

En casi todos los mamíferos, el ácido ascórbico se fabrica en el hígado a partir de la glucosa de la sangre. La conversión de glucosa en vitamina C se hace por etapas, cada una de las cuales es controlada por una enzima diferente. Es decir, una enzima para cada etapa.
La mutación que se produjo en el mono y en el hombre destruyó la capacidad de fabricar la última enzima necesaria en la serie: la oxidasa L-gulonolactona.

En el día de hoy, millones de años más tarde, todos los descendientes del mono y del hombre, tienen las enzimas intermedias, pero carecen de la última. Es por esto que el hombre no puede “fabricar” el ácido ascórbico en su hígado. Esa fue la mala jugada que nos gastó la naturaleza.

Leer más....

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

-.
0
1333

Si encuentras un error de sintaxis, redacción u ortográfico en el artículo, selecciónalo y presiona Shift + Enter o haz clic acá para informarnos. ¡Muchas gracias!

Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
¡Urge un revolcón en la salud!

¡Urge un revolcón en la salud!

Felicidad Interna Neta

La invención de enfermedades

Médicos y científicos peleando por sus verdades

Médicos y científicos peleando por sus verdades