Defender la historia del tango

Como muchas cosas en la historia, el tango ha sido contado desde una mirada dominante. ¿Por qué narrar su historia desde el hibridaje de culturas distintas?

Por: Laura Cecilia Bedoya Ángel
septiembre 27, 2021
Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Defender la historia del tango
Ilustración: Tomada de artmiamimagazine

Al investigador Asdrúbal Valencia Giraldo

“El junco de papiro hunde sus raíces en las aguas del Nilo. El tallo tiene el grosor del brazo de un hombre y su altura se eleva entre tres y seis metros. Con sus fibras flexibles, las gentes humildes fabricaban cuerdas, esteras, sandalias y cestas. Los antiguos relatos lo recuerdan: de papiro, embadurnado con brea y asfalto, era el canastillo donde su madre abandonó al pequeño Moisés a orillas del Nilo. En el tercer milenio a. C. los egipcios descubrieron que con aquellos juncos podían fabricar hojas para la escritura, y en el primer milenio ya habían extendido su hallazgo a los pueblos del Próximo Oriente. Durante siglos, los hebreos, los griegos y luego los romanos escribieron su literatura en rollos de papiro.”(1)

Ahora veamos que ese descubrimiento no fue en vano, pues cuenta Irene Vallejo, autora de este bello texto: “Tal vez allá, en el siglo III a. C., fue la única y última vez que se pudo hacer realidad el sueño de juntar todos los libros del mundo sin excepción en una biblioteca universal... En la época del gran proyecto alejandrino no existía nada parecido al comercio internacional de libros. Estos se podían comprar en ciudades con una larga vida cultural, pero no en la joven Alejandría. Los textos cuentan que los reyes usaron las enormes ventajas del poder absoluto para enriquecer su colección, lo que no podían comprar, lo confiscaban. Si era preciso rebanar cuellos o arrasar cosechas para hacerse con un libro codiciado, darían la orden de hacerlo diciéndose que el esplendor de su país era más importante que los pequeños escrúpulos.” (2)

Es de esperar que todos los lectores ya estén ubicados en la Biblioteca de Alejandría, y aunque su historia es apasionante, solamente la invité a este momento para hablar de los libros protagonistas de la biblioteca, y de aquellos más recientes que me den el pasaporte para viajar a la historia del tango y obtener una visión de su mundo.

Pensar que el tango no es asunto de un momento determinado, ni episodio de un festival o de un show, es preciso adentrarse en su historia para conocer su origen, influencias, transformaciones y personajes. Sobre todo, y ante todo, hay que entender su espíritu y su esencia para que el ejercicio del baile, la interpretación de la música y sus letras lleguen hasta un auditorio conocedor y suceda lo que hemos llamado apreciación con una ilustración previa. Igual asunto pasa con la música sinfónica que los estudiosos nos enseñan, es así que hay cierto número de movimientos, por lo general tres o cuatro, y cada uno de ellos con una estructura diferente y el mismo método se usa para reconocer un oratorio, ópera y demás.

Dejo para reflexionar algunos interrogantes que competen a la historia del tango. Veamos que se habla de una gran población que migró en un momento determinado al río de la Plata, especialmente a sus capitales, igual fenómeno ocurrió con Estados Unidos, Canadá y Brasil. ¿Por qué en estas últimas no nació una formación cultural como el tango? Hay otra pregunta: ¿por qué se dio ese fenómeno migratorio desde Europa?, ¿qué estaba pasando allí?, ¿cómo eran las condiciones políticas? y ¿si esto tuvo alguna influencia en los nuevos pobladores?, ¿cómo eran las relaciones socioeconómicas en sus países de origen? ¿Y cómo se reflejó en los sitios de acogida?

Ahora, habría que analizar desde el punto de vista etnológico el comportamiento de los distintos grupos que emigraron, pues algunos llegaron al campo para quedarse, otros solamente para trabajar en temporadas que han sido llamadas “migraciones golondrina”; se vio una porción de la población agrupada en los conventillos, y reflexionar en lo siguiente: ¿qué produjo esta comunidad desde el punto de vista de la comunicación, por ejemplo? Puesto que allí se podían contar fácilmente nueve o diez idiomas, por decir algo. Y tener en cuenta los otros elementos de cada cultura. Por último, ¿qué papel jugaron las mujeres que llegaron en este éxodo europeo y africano hasta Buenos Aires y Montevideo, principalmente?

Dice Eric Hobsbawm sobre la historia “Es claro que el pasado es (…) una dimensión permanente de la conciencia humana, un componente obligado de las instituciones, valores y demás elementos constitutivos de la sociedad humana. Por ende, todo puede ser comprendido desde una visión histórica”.

Ahora de lo que se trata es de analizar esa coyuntura que dio comienzo al tango que hoy es patrimonio por “su condición de hibridaje de auténticos criollos, fusión de elementos de las culturas afrouruguayas y afroargentinas, y de inmigrantes europeos”. (3) A este propósito es bien importante recordar esta frase de Stefan Zweig: “Y lo mismo ocurre en la historia, a la que admiramos como la poetisa y narradora más grande  de todos los tiempos, pero que en modo alguno es una creadora constante”. Aquí hay un llamado para entender el tango como producto del espíritu de su tiempo.

Quisiera decir que en ocasiones anteriores he mencionado que Medellín ha contado con personas cercanas al mundo del tango, lo han investigado y han escrito sobre el mismo, además se han ocupado de contarnos lo que ha sido el tango en nuestra ciudad, no sólo en letras, también hay un archivo fotográfico, toda una historia fascinante. Habría que agregar las emisoras culturales que hacen reseña de los tangos y los sitios que convocan a tertulias en las que hay disertaciones acerca de esta formación cultural y su contexto.

Otra mirada está puesta en las tesis de grado que quienes son candidatos a un título lo investigan con rigor para dejar su rastro en la academia.

Retomando el nacimiento del tango y como si fuera una obra de literatura o un mito, abrir una página en la que surgen las imágenes de Buenos Aires y Montevideo, ciudades semejantes a la Babel bíblica, donde además se conjugaban pensamientos y sentimientos aferrados al regreso, añorando un desembarco. Cómo olvidar el canto de los poetas; y las muchas transformaciones que tuvieron las letras insertadas en las canciones, donde entró la literatura universal con sus bardos, la tragedia, y la manera de imaginar a la mujer para sus versos, porque esta fue una de las puertas por las que ella entró en el tango.

No habrá mejor respuesta a las preguntas de la trayectoria del tango que las escritas en las páginas de la historia en las que dejaron sus letras investigadores, historiadores y cronistas porque allí vive el tango brotado de la emoción de una pluma y de la exigencia de la academia y seguro allí encontrarán todos los hechos que me han sido imposibles de narrar en una corta crónica.

Siento que es difícil terminar un artículo en el que se haga alguna referencia a la historia del tango, sin embargo, el título Posesión del ayer, texto con autoría de Jorge Luis Borges, me invita a poner un punto final:

“Sólo el que ha muerto es nuestro, sólo es nuestro lo que perdimos. Ilión fue, pero Ilión perdura en el hexámetro que la plañe. Israel fue cuando era una antigua nostalgia. Todo poema con el tiempo es una elegía. Nuestras son las mujeres que nos dejaron, ya no sujetos a la víspera, que es zozobra, y a las alarmas y terrores de la esperanza. No hay otros paraísos que los paraísos perdidos”.

 

Referencias

(1) Vallejo, Irene. El infinito en un junco. Penguin Random House. Grupo Editorial. Primera reimpresión: junio,2021. Impreso en Colombia.

(2) Ídem

(3) Declaración de la UNESCO, “El tango patrimonio intangible e inmaterial de la humanidad.2009”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-.
0
900
Los comentarios son realizados por los usuarios del portal y no representan la opinión ni el pensamiento de Las2Orillas.CO
Lo invitamos a leer y a debatir de forma respetuosa.
-
comments powered by Disqus
Nota Ciudadana
Estamos frente a una hoguera de libros

Estamos frente a una hoguera de libros